¿Comer nata es conveniente si se busca adelgazar?

La nata es una fuente rica en grasas y su consumo debe ser bajo

¿Comer nata es conveniente si se busca adelgazar?
Foto: shutterstock

La nata se obtiene cuando se separa de la leche, y es un producto rico en grasa. A pesar de esto, es posible usarla e incluirla en la dieta, pero en pequeñas cantidades. Aquí te contamos cómo hacerlo.

Aportes de la nata

De acuerdo a un artículo del portal Vitónica, aunque su nutriente principal es grasa saturada, en su mayor proporción, si se consume de forma moderada, aporta nutrientes valiosos para la salud. Pero para obtener sus beneficios, su consumo debe ser equilibrado.

De hecho, existe la nata ligera, la cual contiene menos grasa que la nata tradicional. De hecho, la cantidad de grasa que contiene la nata tradicional puede rondar entre el 30 y el 50%; la doble nata, por otro lado, llega a tener un 55% más de grasa.

Tomando esto en consideración, alguien que quiera bajar de peso no se animaría demasiado a consumirla, y las razones son evidentes. Pero, si se sabe escoger, es posible disfrutar de los valores nutritivos de este alimento.

De hecho, es rica fuente de vitamina A, también de vitamina D y de potasio, y en menor medida, de calcio. Al no ser fuente de proteínas, como otros alimentos del grupo lácteo, se recomienda consumirla en pocas cantidades.

Cómo incorporarla en la dieta

desayuno
Foto: Shutterstock

La nata se puede usar en diversos platillos. También se puede convertir en un excelente sustituto de la mantequilla. La nata se digiere mejor que otros cuerpos grasos. Puede consumirse en el desayuno, o usarse para alguna receta del almuerzo.

Por eso, se debe considerar el uso de la nata para sustituir otros productos grasos o para alternar con otros tipos de grasa, recordando siempre que debe consumirse con moderación debido a sus altos niveles de colesterol y grasas saturadas.

Por último, quienes deseen adelgazar, tienen la opción de consumirla o no, pero al mismo tiempo, debe eliminar otros tipos de alimentos que sean ricos en grasas saturadas tales como la mantequilla, las papas fritas y otros alimentos ricos en colesterol.