¿Es posible prevenir la diabetes a través de la alimentación?

El remedio contra la diabetes está en nuestras manos, encuentra en la alimentación a tu más fiel aliado

Descubre los mejores consejos de alimentación para prevenir y controlar la diabetes.
Descubre los mejores consejos de alimentación para prevenir y controlar la diabetes.
Foto: Shutterstock

En las últimas décadas los casos de diabetes tipo 2 han aumentado de forma alarmante. Según datos revelados por la Organización Mundial de la Salud en todo el mundo la diabetes se ha cuadruplicado desde 1990, se estima que 442 millones de adultos tienen diabetes, es decir 1 de cada 11 personas. 

Lo cierto es que la diabetes es una condición que se relaciona en gran parte con diversos factores relacionados con el estilo de vida de las personas. También existen grupos que son más propensos a presentar pre-diabetes y a lo largo desarrollar diabetes. Entre los principales se encuentran: tener más de 45 años, la población hispana/latina, tener familiares directos con diabetes, padecer sobrepeso u obesidad, tener altos niveles de colesterol y triglicéridos, la vida sedentaria, diabetes gestacional y alteraciones hormonales como el síndrome de ovario poliquístico.

La buena noticia es que la prevención de la diabetes no es una tarea imposible, de hecho está en nuestras manos y se basa en reconocer la importancia de una alimentación equilibrada y un estilo de vida saludable, que se distinga por actividad física diaria y regular el estrés.

Cuando se trata de prevenir la pre-diabetes y controlar una condición ya existente, el objetivo principal es mantener los niveles de azúcar en la sangre bien controlados. Es por ello de suma importancia consumir alimentos que pueden ayudar a prevenir las complicaciones de la diabetes.

¿Cómo se puede controlar la diabetes a través de la alimentación?

Según información liberada por la Fundación para la Diabetes la pauta de alimentación más recomendada por especialistas en medicina y nutrición para la prevención de la diabetes tipo 2 ha sido la clásica dieta hipocalórica. Este tipo de dieta se basa en reducir las calorías totales de la alimentación a base de restringir la cantidad de grasas y alimentos proteicos, también es fundamental mantener una correcta proporción en el consumo de hidratos de carbono. 

En los últimos años se han liberado diversos trabajos de investigación que brindan información importante que señala los beneficios de otros tipos de pautas alimentarias por encima de la tradicional dieta hipocalórica.

Con base en esto se ha encontrado que la dieta mediterránea es el tipo de alimentación que más se relaciona con beneficios para prevenir y eliminar la diabetes. De hecho se estima que reduce el numero de casos nuevos de diabetes un 50% más que la popular pauta hipocalórica.

También existen otras referencias que señalan los beneficios de seguir dietas con un menor contenido en hidratos de carbono que las tradicionales. Se basa en crear modelos de alimentación equilibrada, en la cual se reduce la cantidad y frecuencia en el consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono, como es el caso evidente de alimentos como dulces y azúcares, aunque también se incluyen alimentos ricos en harinas como es el caso del arroz, pasta, cereales, legumbres, pan y papas. 

Algunas recomendaciones alimentarias:

Los especialistas en nutrición coinciden en las recomendaciones alimentarias infalibles para controlar los niveles de glucosa en la sangre y poner a raya la diabetes.

  • Incrementa el consumo de pescados grasos: Son considerados como parte de los alimentos más saludables del planeta. Integra pescados como el salmón, atún, sardinas, arenque, anchoas y macarela, son extraordinarias fuentes de ácidos grasos Omega 3. Se asocian con grandes beneficios para la salud cardíaca y reducen los marcadores de inflamación. 
  • Vegetales de hoja verde: No pueden faltar como complemento de una dieta especial en la prevención y control de la diabetes. Son extremadamente nutritivos, bajos en calorías y carbohidratos digeribles, los cuales se asocian con elevar los niveles de azúcar en la sangre. También son una grandiosa fuente de vitaminas y minerales, antioxidantes luteína y zeaxantina.
  • Huevos: Los huevos han sido víctimas de muchos juicios injustos, lo cierto es que destacan por ser alimentos muy saludables y benéficos para la salud. Son saciantes e integrarlos en la dieta ayuda a reducir el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca. Disminuyen la inflamación y mejoran la sensibilidad a la insulina. 
  • Semillas de chía: Son uno de los alimentos más recomendados para las personas con diabetes, esto se debe a su extraordinario contenido en fibra y bajo aporte en carbohidratos digeribles. Tienen la genialidad de reducir los altos niveles de azúcar en la sangre al disminuir la velocidad a la que los alimentos se mueven por el intestino.
  • Frutos secos: Son uno de los grupos de alimentos que más se asocia con beneficios para la salud, son saciantes, deliciosos y nutritivos. Están llenos de energía y fibra, y son bajos en carbohidratos digeribles. Reducen la inflamación y regulan de manera natural los altos niveles de azúcar en la sangre. 
  • Aceite de oliva extra virgen: Oro líquido para la salud y uno de los ingredientes clave en la dieta mediterránea. Contiene ácido oleico, un tipo de grasa monoinsaturada que se ha demostrado que mejora los triglicéridos y el HDL, que a menudo están en niveles poco saludables en personas con diabetes tipo 2.

Complementario a estos consejos es importante optar por aumentar el consumo de vegetales y frutas, beber agua suficiente, evitar el alcohol, las grasas saturadas, harinas refinadas, azúcares y todo tipo de alimentos procesados.Es importante integrar alimentos de gran poder terapéutico como es el caso de las especias y hierbas medicinales, las más recomendadas son la canela, jengibre, cúrcuma, menta, el ajo y romero.