¿Cómo evitar que tu pan se ponga duro y cómo ablandarlo?

No guardes el pan a temperatura ambiente en una bolsa de plástico

¿Cómo evitar que tu pan se ponga duro y cómo ablandarlo?
Foto: Pixabay/Pexels
Foto: pixabay / Pexels

Evita que tu pan se ponga duro como una roca y mantenlo tan fresco como sea posible almacenándolo de la manera correcta; y si ya ha perdido esa hermosa textura crujiente por fuera y blando por dentro, también te compartimos unas técnicas simples para ablandarlo rápidamente y devolverle la vida.

¡No lo refrigeres!

La primera regla para mantenerlo y mantener su calidad es no refrigerándolo. El refrigerador es un maravilloso conservador de tus vegetales, carnes y bebidas, pero no de tu pan. El pan refrigerado puede añejarse hasta seis veces más rápido que el pan en el mostrador. Si acaso es una opción para guardar el pan de marcas que tienen conservadores, no lo es para tu pan fresco, artesanal y casero.

En una caja de pan

Si lo comerás en los primeros dos días puedes guardarlo a temperatura ambiente. Almacena en una caja de pan o bolsa de papel para reducir la pérdida de humedad mientras permite que la corteza permanezca crujiente.

Una caja de pan permite un equilibrio de humedad para un interior suave; mientras que la circulación de aire mantendrá su cubierta crujiente.

Evita llenar de pan la caja porque habrá un mayor nivel de humedad.

No guardes el pan en la caja de pan dentro de una bolsa de papel o atrapará más humedad y se dañará la corteza.

Importante: No lo guardes a temperatura ambiente en una bolsa de plástico, ya que esto fomenta el moho.

¡Congelar es lo mejor!

Congelar el pan es la mejor manera de conservarlo con su corteza crujiente y su interior blando. Retrasas el envejecimiento y al recalentarlo sus almidones lo volverán voluminoso. Lo puedes almacenar en el congelador hasta por seis meses.

Congela en rebanadas individuales si no piensas recalentarlo completo de una sola vez. Envuelve muy bien en una bolsa con cierre hermético, sacando la mayor cantidad de aire posible. Descongela a temperatura ambiente o colócalo directamente en la tostadora o en el horno.

¿Cómo ablandar un pan duro?

Siempre y cuando tu pan no sea demasiado viejo, el endurecimiento puede revertirse fácilmente. Puedes hacerlo en el horno convencional como en el microondas, siendo la segunda opción la más rápida.

En el horno: Precalienta el horno a 200 °F o ajuste cálido. Envuelve el pan en una toalla húmeda (sin remojar) y colócalo en una bandeja para hornear durante 5-10 minutos.

En el microondas: envuelva el pan en una toalla húmeda (sin remojar), y coloca en un plato apto para microondas. Calienta a temperatura alta durante 10 segundos. Repite el tiempo si es necesario.

También puedes optar por sacarle provecho al pan duro como el budín de pan, las tostadas francesas o el gazpacho: ¡No lo tires! 5 formas de aprovechar el pan duro

Receta fácil: budín en microondas

Foto: AHH/Cortesía

Ingredientes

  • 1 cucharada de margarina o mantequilla
  • 3 rebanadas de pan (puede ser de molde e integral)
  • 1⁄4 de taza de azúcar morena, finamente empacada
  • 1⁄2 taza de pasas
  • 3 huevos, ligeramente batidos
  • 1 1⁄4 taza de leche 1% o sin grasa
  • 1 cucharadita de canela
  • 1⁄4 de cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de vainilla

Preparación

  1. Unta mantequilla en el pan y corte en cubos pequeños.
  2. Combina el pan cortado y con mantequilla, el azúcar morena y las pasas en un recipiente de 1 cuarto de galón para microondas.
  3. En otro recipiente para microondas o un recipiente para medir, mezcla los huevos, la leche, la sal y la vainilla.
  4. Calienta la mezcla en el microondas a temperatura alta de 2 a 3 minutos hasta que esté caliente, pero no a punto hirviendo.
  5. Vierte el contenido sobre la mezcla de pan y mezcla suavemente.
  6. Cocina toda la mezcla destapada en el microondas a temperatura media (50%) de 5 a 8 minutos, o hasta que los bordes estén firmes y el centro este casi completamente cocido.
  7. Deja reposar el pudín por 10 minutos antes de servir.

Lo puedes comer frío o caliente, acompañado de leche o café.