El covid-19 y la posibilidad de un Censo 2020 incompleto afectan a las comunidades pobres

En el Área de la Bahía, el Condado de San Mateo tienen el más altos índice de respuesta del cuestionario del Censo y el Condado de San Francisco el más bajo
El covid-19 y la posibilidad de un Censo 2020 incompleto afectan a las comunidades pobres
Los trabajadores del Censo visitarán los hogares que no han participado.
Foto: Cortesía Oficina del Censo / Cortesía

El covid-19 se ha sumado a los variados problemas que tiene el Censo 2020 para contar debidamente a todos los habitantes del país. A la fecha, el porcentaje de respuestas está  cerca de lo pronosticado por el Censo, una buena noticia, pero la pregunta que se hacen los expertos es si el coronavirus podría de alguna forma estropear un conteo completo del Censo 2020.

Debido a la emergencia de salud provocada por la actual pandemia, el Censo ha postergado la salida a terrenos de sus encuestadores. Ahora se espera que para el nuevo plazo, que termina el 31 de octubre, estos hayan salido a la calle  para golpear todas las puertas necesarias para completar los cuestionarios.

“Queremos cuidar la salud de las personas. Tenemos tiempo para asegurar que todas las comunidades sean contadas… Ahora la gente tiene la opción de que ellos mismos respondan al Censo. Pueden responder a través del Internet en la dirección 2020.census.gov, o responder vía telefónica o vía correo regular”, dijo Keshia Morris Desir, encargada de la Campaña Censo 2020 y de la campaña para terminar con la criminalización y encarcelamientos masivos de la organización Causa Común.

Un Censo  incompleto y el covid-19 tienen algo en común: afectan principalmente a las comunidades pobres. “Estamos viendo algunas disparidades en el conteo”, dijo en una conferencia virtual Morris Desir. A escala de California, la respuesta al censo ha sido 64% a finales de julio, sin golpear puertas aún. Esto significa 4.2 puntos abajo del Censo de 2010.

En lo que va del año, Morris Desir dijo que ya se están viendo los problemas de conteo en las comunidades pobres. “Hemos visto algunos problemas salir a flote nuevamente especialmente con aquellas comunidades que están por debajo de la línea de la pobreza”. La respuesta promedio entre gente en extrema pobreza era de 46.9% en junio, un 14% más bajo del promedio nacional. “Desafortunadamente esta grieta parece lentamente agrandarse a medida que el Censo avanza”, dijo Morris Desir.

El Censo es la base para la distribución de fondos de los programas sociales del gobierno y “debido a las inequidades estructurales en el gobierno vamos a ver que estas inequidades se multiplicarán en todos los demás sistemas”, dijo Jonathan Mehta Stein, abogado de derechos civiles y director ejecutivo de California Causa Común.

Tratar de incluir la pregunta sobre la ciudadanía “fue convertir en Censo en un arma política” y dañó notablemente su credibilidad, “le dio a la gente al impresión de que el Censo podía ser utilizado para [espiar]. Absolutamente redujo la participación en el Censo. Incluso hasta después de que esa pregunta fue rechazada por la Corte Suprema”, dijo Stein.

Los activistas y críticos concuerdan que históricamente hay muchas comunidades que no han sido contadas debidamente. Particularmente las minorías de afroamericanos, latinos y nativos americanos. Tanto en áreas rurales como en áreas urbanas, estas comunidades se están enfrentando al riesgo de no ser contadas. “Pero también sabemos que los arrendatarios y la gente que habita en viviendas multifamiliares, hogares con padres solteros o separados con niños menores de cinco años también, históricamente, no han sido contados debidamente por el Censo. Esto equivale a inequidades en la representación política no solamente por razones étnicas o de raza sino también por razones sociales y económicas”, dijo Morris Desir.

Los datos del censo son utilizados para tomar decisiones sobre como el poder político y el dinero son repartidos equitativamente. Cada año el gobierno federal, guiado por los datos del Censo, destina millones de dólares a salud, programas de asistencia para la vivienda, almuerzos, educación y otros.

El Censo también identifica la población para definir los distritos electorales. Una ley del Congreso aprobada en 1967 requiere que los representantes de la Cámara Baja sean elegidos en y por los distritos electorales que representan.

Por ejemplo, en 2015 California recibió cerca de $55,400 millones del gobierno federal para programas de salud, $3,500 millones para programas de vivienda denominados Sección 8 y $1,200 millones para programas de alimentación a estudiantes. También, un total de $115,000 millones de dólares para programas sociales fueron entregados al estado de California de acuerdo a la información entregada por el Censo.

“Si California tiene una cuenta deficiente de sus ciudadanos entonces recibirá menos de lo que le corresponde… Cuando los comunidades de color, cuando las comunidades que viven en la pobreza son mal contadas, los recursos y la representación política que ellos se merecen se van a otras comunidades más privilegiadas”, dijo Morris Desir.

El Censo en la Bahía

Hasta el 29 de julio de 2020, el porcentaje de respuestas más alto al cuestionario del Censo 2020 en el Área de la Bahía se registra en el Condado de San Mateo con 73.8%, seguido de los condados de Contra Costa y Santa Clara con 72.1% y 72% respectivamente, el Condado de Marin con 71.6% y el Condado de Alameda con 70.1%.  En el Condado de San Francisco la respuesta ha sido de 60.8%.

****

La publicación de este reportaje ha sido posible en parte gracias al apoyo de United Way Bay Area, @UWBayArea.