Rashel Díaz lo dice todo, la conductora con elegancia cuenta toda la verdad tras su despido 

Rashel se ha marchado con dignidad, sin armar escándalos ni gritar. La cubana se ha retirado después de su despido dándole las gracias a todos
Rashel Díaz lo dice todo, la conductora con elegancia cuenta toda la verdad tras su despido 
Rashel Díaz.
Foto: Alexander Tamargo / Getty Images

Rashel Díaz nuevamente dio muestras de la honestidad que la caracteriza y a través de un Live en su cuenta de Instagram explicó qué lo que pasó el día cinco de agosto, cuando le comunicaron que su trayectoria en Telemundo llegaba a su final.

“Yo fui a trabajar como un día normal. Cuando terminó el programa recibo un mensaje que tenía una reunión, me conecté. Precisamente estaban las personas que debían estar, mi ex-jefa y alguien de recursos humanos. Y me dieron la noticia. Me dijeron: ‘Mira, por recortes esto es lo que sucede y tu plaza quedó liberada‘”, expresó la cubana.

La tranquilidad de Rashel al exponer los hechos ha hecho que muchos de sus seguidores aplaudan su entereza, pero su sobre todo que destaquen su elegancia. Porque en ningún ha querido echar por tierra a la producción de su antiguo programa, ni a la cadena hispana, Telemundo.

No hay nada malo“, dijo Rashel. “No hay ninguna cuarta pata del gato que hay que buscarle, como dicen popularmente. Todo lo contrario y eso quiero dejarlo claro”, aseveró.

Rashel, que es una mujer de fe, reconoció ante sus seguidores que Dios ya le había mostrado este camino, lo que le dio fuerzas para prepararse y así en el día de la prueba obrar con serenidad y transparencia. “A mí Cristo me mostró este final hace algunos meses y yo lo sabía y me preparó emocionalmente y espiritualmente para que yo pudiera estar en paz“, expuso Rashel Díaz, quien también indica que ella misma ya presentía que esto iba a suceder.

Más allá del hecho de que en la actualidad ha perdido su trabajo, es decir, ya no es más conductora de Un Nuevo Día, ni talento de Telemundo, Rashel mantiene la entereza y la elegancia. La cubana se retira diciendo: “Gracias”. No promete acciones legales, ni averiguaciones de fondo. Tampoco señala a ningún ex compañero o un ex jefe. Todo lo contrario, para todos tiene palabras de agradecimiento.

Yo no puedo decir nada que no sea gracias, gracias y gracias porque cada persona con la que yo me topaba en Telemundo a mí me trataba bien. Me trataba con una sonrisa. Me escuchaba. Me decía ‘qué tú quieres hacer’ y en lo que podían me complacieron. Ahora no había nada más que hacer“.

Fue rotunda en este punto: “No tengo por qué hablar mal de nadie. Eso no significa ni que yo haya hecho algo mal, ni que la compañía esté actuando mal. Hay una realidad: la economía está muy mal en este instante y los recortes son cosa necesaria y me tocó a mí“.

Llegaron las lágrimas, más no para dar lástima

Rashel Díaz se quebrantó al reconocer su nueva realidad, pero no por tristeza, sino por darse cuenta de que ahora vive y vivirá una etapa distinta junto a su familia. Ahora podrá desayunar con todos ellos, sin tener que irse de casa de madrugada porque debe madrugar.

Ahora puede dormirse tarde, hablar con ellos horas, ver películas y no irse a la cama cortando la velada por su responsabilidad laboral del siguiente día.

Ante esto reconoce la importante de la templanza de sus hijos y de su pareja ante esta nueva situación. Reconoce y destaca que su familia son su apoyo vital. Pero también advierte que pase lo que pase y pese a todo esto no es un final, porque ella no se va rendir.

Algo más viene para Rashel Díaz.  

“Mom, al fin vamos a poder desayunar juntos”, le dijeron sus hijos. Esto lo dijo Rashel cuando también expresó cómo la abrazaron después de dichas palabras. “Ellos saben que jamás yo me voy a rendir. Lo saben”, destacó.

El paso de Cristo en su vida, y la conversión que esto supuso ha hecho que Rashel Díaz ahora tenga la fortaleza para aceptar lo sucedido y sentirse en paz. Esto la ha ayudado a comprender que su vida no es su trabajo. El trabajo es eso, trabajo, nada más.