Cómo ablandar las legumbres en poco tiempo

Cómo hacer remojo exprés de frijoles; reduces tiempo de cocción y provocan menos gases
Cómo ablandar las legumbres en poco tiempo
Remojar los frijoles favorece una mejor digestión y absorción de sus nutrientes.
Foto: Ariel Núñez Guzmán / Pixabay

Son varias las razones para remojar las legumbres como los frijoles, las lentejas, los garbanzos y otras. Se recomienda que permanezcan en agua entre cuatro y ocho horas y enjuagarlas antes de cocinarlas, porque:

1. Reducen su tiempo de cocción.

2. Reducen propensión a causar hinchazón y flatulencias. El remojo reduce los oligosacáridos, que se descomponen por medio de fermentación bacterial y en algunas personas provocan gases en el tracto digestivo.

3. Se digieren más fácil y hay mejor absorción de nutrientes. Remojar legumbres secas durante varias horas las vuelve a la vida al activar sus enzimas. También se reducen los antinutrientes (fitatos, lectinas, saponinas y los glucosinolatos) capaces de bloquear la absorción de nutrientes como hierro, fósforo, zinc, magnesio, calcio y yodo.

La forma más común de ablandar los frijoles secos es sumergiéndolos en agua a temperatura ambiente. El agua ingresa inicialmente al frijol a través del hilio, o cicatriz, donde el frijol se unió al tallo de la vaina y luego comenzará a empapar la cubierta. Las legumbres con capas más delgadas, como las lentejas o los guisantes, se ablandarán más rápido que las que tienen membranas más gruesas.

Si por alguna razón no pusiste en remojo tus legumbres con las horas de anticipación necesarias te presentamos unos consejos para un remojo exprés.

Remojo rápido

Cuanto más caliente esté el agua, más rápido la absorberá el frijol.

  1. Enjuaga los frijoles varias veces y desecha los que flotan.
  2. En una olla grande, cubre los frijoles con 4 tazas de agua por cada taza de frijoles. Hierve, luego reduce el fuego y cocina por 2 a 10 minutos.
  3. Apaga el fuego, tapa y dejar reposar una hora.
  4. Enjuaga y tus frijoles estarán listos para cocinarlos de manera habitual en tus recetas favoritas.

En microondas. Calienta los frijoles y el agua juntos hasta que el agua esté hirviendo y luego déjalos en remojo durante aproximadamente una hora a una hora y media.

Algunos frijoles se resisten a ablandarse aunque los remojes toda la noche y los cocines a fuego lento por muchas horas. Esto puede deberse a su edad o a que no se almacenaron en las condiciones ideales.

Lo óptimo es que almacenes tus legumbres en un recipiente hermético en un lugar fresco, oscuro y seco. No lavar hasta justo antes de usar.

Cocinar frijoles viejos

  1. Déjalos remojar toda la noche. Luego, si crees que podrían estar duros aun con el remojo:
  2. Ponlos en agua a hervir, apaga el fuego y agrega poco menos de media cucharadita de bicarbonato de sodio por cada 3 tazas de agua (3 tazas de agua por una de frijoles).
  3. Enjuaga, cubre de nuevo con agua y cocina como de costumbre.

Si aún con los pasos anteriores, tus frijoles están duros, cocinarlos en una olla a presión podrá terminar el trabajo.