Qué tratamientos existen para las manchas en las axilas y cuello

En algunos casos, las manchas y rayas oscuras pueden desaparecer por sí solas

Qué tratamientos existen para las manchas en las axilas y cuello
Foto: Pixabay

Muchas veces, las manchas en las axilas y en el cuello se deben a una afección de la piel conocida como acantosis nigricans. A continuación detallaremos más esta afección, y también mencionaremos los tratamientos que son efectivos contra ella.

¿Qué es la acantosis nigricans?

Según la organización Kids Health, la acantosis nigricans es una afección de la piel que ocasiona manchas o rayas gruesas y oscuras en las articulaciones y la zonas de la piel que tienen muchos pliegues, como estas:

  • Nudillos
  • Codos
  • Axilas
  • Rodillas

No obstante, hay personas que tienen acantosis nigricans en las palmas de las manos, ingle y labios. En casos excepcionales, esta afección se puede presentar en las zonas del cuerpo que no tienen pliegues, como rostro, brazos, espalda y piernas.

Esta no es una afección infecciosa ni tampoco contagiosa, y tampoco produce ningún daño, con excepción de una posible picazón leve que se presenta principalmente en los niños. No obstante, el médico hará análisis médicos con el fin de descartar anomalías que requieran un tratamiento particular.

Foto: Shutterstock

Tratamientos

No hay un tratamiento establecido para la acantosis nigricans, sin embargo, la mayoría de los casos no requieren tratamiento dado que la piel oscura se aclara por sí sola.

Si la acantosis nigricans es provocada por otra condición, el tratamiento respectivo para dicha condición debería ser suficiente para también erradicar las manchas y rayas de la piel, o aclararlas un poco.

Es posible que la acantosis nigricans sea ocasionada por la ingesta de un grupo específico de medicamentos. En estos casos, lo más recomendable es suspender el uso de dichos fármacos y reemplazarlos por otros si es posible.

Como ves, las manchas en las axilas y la piel causadas por la acantosis nigricans pueden desaparecer por sí solas, y como no están relacionadas con ningún dolor o molestia, se puede decir que no son un problema grave de salud.