Cómo hace Chipotle el guacamole, ¡preferirás hacerlo en casa!

La magia del guacamole de Chipotle está en sus seis ingredientes básicos

El guacamole es una salsa de orígen prehispánico.
El guacamole es una salsa de orígen prehispánico.
Foto: Shutterstock

El guacamole es una de las salsas mexicanas más populares en Estados Unidos. Ha conquistado por su sabor y la increíble textura cremosa del aguacate. Es una preparación que tiene todas las ventajas, pocos ingredientes, fácil y rápida de hacer.

Sabiendo lo mucho que amamos el guacamole, Chipotle decidió compartir su receta en Instagram para que podamos prepararla en casa. ¿Y sabes qué?, no hay ningún ingrediente secreto.

La magia del guacamole está en los ingredientes que conocemos como los seis pilares del guacamole: aguacates, chile jalapeño, cebolla, cilantro, limón y sal. Si te preguntas por el tomate, no, no es imprescindible en la salsa y no siempre suele usarse.

Hay que mencionar que existen variantes del guacamole en algunas regiones de México donde suelen agregar frutas como durazno, uva, granada; hierbas aromáticas como hojas de aguacate; e insectos como jumiles o chapulines, señala el diccionario Larousse Gastronomique. 

En cuanto a la sencilla pero gustada receta de Chipotle, en la preparación guiada por el chef ejecutivo Chad Brauze, se usan los seis ingredientes básicos. Las pequeñas variaciones están en la cebolla y en la sal, usa cebolla morada y sal kosher.

Ingredientes

  • 2 aguacates Hass maduros
  • 2 cucharaditas de jugo de limón
  • 4 cucharadas de cilantro picado
  • 1/4 taza de cebolla morada picada
  • 1/2 jalapeño con semillas
  • 1/4 de cucharadita de sal kosher

Preparación 

  1. Corta los aguacates, coloca la pulpa en un tazón y martaja (aunque el chef lo mezcla con un batidor o globo).
  2. Pica finamente la cebolla, el chile y el cilantro; coloca en un recipiente, mezcla, añade el jugo de limón e integra nuevamente.
  3. Agrega la sal al aguacate y revuelve, posteriormente integra los demás ingredientes, mezcla y ajusta de sal u otro ingrediente de ser necesario.

Como ves, es realmente fácil preparar el guacamole, y definitivamente más económico que ordenarlo. Prepara la salsa en casa, para disfrutar con tus tacos, burritos, tostadas, carne, fajitas de pollo, quesadillas, chicharrones, en fin, lo que se te antoje.

Consejos para evitar arruinar tu guacamole

Usa aguacates maduros (cuidando no estén pasados). Exprime muy suavemente la fruta en la palma de tu mano. La fruta madura y lista para comer será firme pero cederá a una presión suave.

No lo hagas en licuadora. Lo ideal es hacerlo en un molcajete, pero puedes hacerlo en un bowl y triturar a mano con un tenedor o ayudarte de un machacador de papas. No machaques demasiado el aguacate, deja unos pequeños trozos.

No agregues demasiado limón a tu salsa o tendrá un desequilibrio por el exceso de acidez. Agrega el jugo de medio limón por cada aguacate.

Prepáralo unos minutos antes de consumirlo. El limón puede detener un poco la oxidación, pero el color, textura y sabor ideales del guacamole se disfrutan cuando está recién hecho. Aunque si se ha puesto color marrón la superficie, solo retira esa parte y puedes comerlo sin problema.