Líderes de DHS ordenaron quitar importancia a amenazas de Rusia y supremacistas blancos, según denuncia

La razón para minimizar los dos temas era supuestamente que "hacían quedar mal al presidente"

Líderes de DHS ordenaron quitar importancia a amenazas de Rusia y supremacistas blancos, según denuncia
Una de las acusaciones más graves recae sobre Chad Wolf.
Foto: BRENDAN SMIALOWSKI / AFP / Getty Images

Un antiguo subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) acusó a altos funcionarios de la agencia federal le ordenaron dejar de compartir evaluaciones de inteligencia sobre los esfuerzos de Rusia para interferir en las elecciones estadounidenses porque “hacían quedar mal al presidente“.

La denuncia la presentó Brian Murphy, exjefe de la Oficina de Inteligencia y Análisis de DHS, que dijo que los altos mandos también le dijeron que restara importancia al análisis sobre la amenaza del supremacismo blanco.

El documento de Murphy describe un “patrón repetido de abuso de autoridad, intento de censura del análisis de inteligencia y administración inadecuada de un programa de inteligencia relacionado con los esfuerzos rusos para influir y minar los intereses de Estados Unidos“.

Una de las acusaciones más serias recae sobre el secretario interino Chad Wolf, que supuestamente instruyó a Murphy a principios de año “para dejar de proporcionar evaluaciones de inteligencia sobre la amenaza de interferencia rusa en Estados Unidos y, en cambio, comenzar a informar sobre las actividades de interferencia de China e Irán”.

Según la denuncia, Wolf dijo a Murphy que la orden llegaba directamente del asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, Robert O’Brien. Murphy aseguró rechazar seguir las citadas instrucciones.

El portavoz del departamento, Alexei Woltornist, dijo que el DHS niega las acusaciones de Murphy.

Seguridad Nacional “está trabajando para abordar todas las amenazas a la patria independientemente de la ideología. El secretario interino se concentra en frustrar la interferencia electoral de cualquier potencia extranjera y los ataques de cualquier grupo extremista ”, dijo Woltornist en un comunicado del que se hizo eco CNBC.