Proposición 23: Tratamientos de diálisis

Proposición 23: Tratamientos de diálisis
La proposición 23 busca imponer ciertos requisitos en las clínicas de diálisis.
Foto: shutterstock

Al acudir a las urnas este año, muchos californianos notarán que algunas de las proposiciones actuales son similares a algunas de las proposiciones de las elecciones pasadas. Un ejemplo de esto es la proposición 23, relacionada a los tratamientos de diálisis.

En 2018, la proposición 8, que fue rechazada por un 59.9 por ciento de los votantes, hubiese requerido a las clínicas que realizan diálisis que reembolsen a los pacientes y a los seguros médicos de los pacientes cuando sus ganancias superaran el 115 por ciento de los costos. Este año, la proposición 23 también está relacionada a las clínicas de diálisis, pero en lugar de las ganancias de estas, se refiere al personal necesario, al reporte de información y al cierre de clínicas.

Un voto a favor de la proposición 23 es un voto a favor de que las clínicas de diálisis tengan un médico en sus instalaciones mientras los pacientes reciben sus tratamientos. La iniciativa también propone que no se discrimine a los pacientes basándose en su fuente de pago, que las clínicas reporten información sobre las infecciones relacionadas a los tratamientos de diálisis y que obtengan el consentimiento del departamento de salud del estado, antes de cerrar una clínica.

Un voto en contra de la iniciativa significa que las clínicas de diálisis no tienen que cumplir con dichos requisitos.

En contra de la proposición 23

Según el sitio No a la 23 (https://noprop23.com/), requerir la presencia de un médico en las clínicas de diálisis aumentaría la falta de doctores en el estado, forzando a los californianos a esperar más tiempo para ver a un doctor.

Quienes se oponen a la iniciativa también alegan que esta forzaría a algunas clínicas a cerrar sus puertas, resultando en más visitas de los pacientes a las salas de emergencia.

También alegan que ya existen suficientes regulaciones estatales y federales para las cínicas y que los requisitos de la proposición resultarían en aumentos en el costo de los tratamientos para los seguros médicos y los seguros médicos del gobierno, lo que a su vez se traduciría en mayores impuestos a los contribuyentes y en el aumento en el precio de seguros de salud.

“La proposición 23 sacaría a miles de doctores de clínicas y hospitales donde son necesitados, para ubicarlos en puestos burocráticos de clínicas de diálisis donde no lo son. Este no es un momento para empeorar la escasez de médicos”, indica en la página en contra de la medida el doctor Peter Bretan, presidente de la Asociación Médica de California.

Otras organizaciones que se oponen a la proposición 23 son las corporaciones DaVita, Inc., Fresenius Medical Care, la Asociación Americana de enfermeras de California y la Academia Americana de Asistentes de Médicos Nefrólogos, entre muchos otros.