Niños migrantes y la terapia de colorear

El libro Coloring Withouth Borders reduce la ansiedad de los pequeños que esperan en los albergues en Tijuana
Niños migrantes y la terapia de colorear
Los expertos indican que pintar es una muy buena terapia para los más pequeños.
Foto: Impremedia

En medio de la pandemia, la pequeña Karina —cuyo nombre fue cambiado con el fin de proteger su identidad— llegó en compañía de su familia migrante a Tijuana, México. La menor presentaba un alto nivel de ansiedad y estrés, ambos devastadores para su edad.

Había sido sexualmente abusada en su país y ese fue uno de los motivos por el cual la familia dejó todo lo que conocía y huyó de Centroamérica.

El psicólogo Christian Romero le regaló el ejemplar de un libro para colorear con el que de manera gradual la niña asumió lo que el profesional define como una actitud adecuada para afrontar.

“Al principio hacía solo rayones sin mucho sentido, pero conforme han pasado las semanas [unas ocho], la niña ha ido superando todos los síntomas del estrés post traumático”, explicó el psicólogo.

“Y esto a través de sesiones virtuales porque por la pandemia, no se pudieron llevar a cabo presencialmente”.

La pequeña Karina comenzó a colorear en un albergue para migrantes en Tijuana y luego pasó a una vivienda rentada por su familia, donde las situaciones difíciles continuaron por la contingencia sanitaria, el desempleo y estar en una tierra extraña. Sin embargo, la actividad recurrente de colorear le ha servido para salir adelante.

En una conversación telefónica con La Opinión, el doctor Romero dice que ahora sigue el proceso que ha llevado a Karina “con otras niñas que sufrieron situaciones similares o que tienen altos niveles de estrés.

Agrega que la terapia de colorear también ha funcionado con dos hermanitos de otra familia migrante que tuvieron que mudarse a una vivienda muy pobre, con piso de tierra y plagas ocasionales.

Lourdes Medrano, de Families Belong Together México, muestra el libro Coloring Without Borders.

¿Cómo nace la idea?

Estos casos no son los únicos de menores a quienes la organización Families Belong Together (FBT) ha ayudado con su libro Coloring Without Borders (Colorear sin fronteras).

La organización tuvo la idea de elaborar un libro para colorear que ayudada a los menores a quienes el gobierno estadounidense separaba de sus familias y enviaba a centros de detenciones, generalmente lejos de sus padres.

En cuanto supo del proyecto, el director de cine mexicano Alfonso Cuarón escribió la dedicatoria.

El grupo convocó a quizás una veintena de artistas gráficos para que proporcionaran los dibujos, pero la respuesta fue que 80 artistas de diversas partes del mundo quisieron colaborar. Como resultado, se publicó un libro para colorear con más de 130 páginas.

De acuerdo con Lourdes Medrano, de FBT México, el libro rebasó todas las expectativas iniciales, tanto por el apoyo solidario de artistas como por el tiraje.

“FBT Estados Unidos pensaba tener un tiraje moderado, de no muchos ejemplares, pero al ver cómo ayudaba a los niños el tiraje se amplió”, comentó.

La organización propuso entonces, que por cada libro que alguien compre, otro ejemplar sea donado a un niño migrante.

Lourdes Medrano dijo que a la fecha, por esa oferta, “se han beneficiado alrededor de 500 niños migrantes en Tijuana, en especial en los albergues Roca de Salvación, Camino de Salvación, Ágape, Espacio Migrante y Embajadores de Jesús”, donde se encuentra La Pequeña Haití.

Quienes más lo han adquirido, son padres de familia y público en general que se solidariza con la ayuda a estos pequeños.

El libro tiene en una página una o dos frases en español, y en la otra hoja, el mismo texto pero en inglés.
El doctor Romero, encargado de FBT para trabajar con el libro, comentó que aprender algunas palabras o frases en inglés es uno de 14 beneficios que ha identificado con Coloring Without Borders.

Esos beneficios se alcanzan aún cuando en esta época de crisis por el COVID-19, el psicólogo se comunica con los menores de manera virtual sin el contacto directo de antes.

Por otra parte hace más de cinco meses que las familias aguardan a que la corte de Migración en San Diego reanude audiencias para casos de asilo.

“A los niños les hace mucho bien estar inmersos en colorear, porque les ayuda a desarrollar la atención y a expresar lo que sienten”, explicó.

Agrega que desde la perspectiva de los adultos, ver un libro con impresos terminados y escribir algo sobre una página puede parecer monótono o automático, pero a los niños pequeños les ayuda aprender a tomar bien un lápiz de color o una crayola y hacer los trazos con la firmeza y la precisión que necesitan.

Para esto, los artistas dejaron los dibujos inconclusos, y los pequeños tienen que terminarlos. Por ejemplo, hay una ilustración de un tigre, pero le faltan las rayas, y los niños tienen que terminar ese dibujo.

El psicólogo Romero explicó que hasta ahora ningún niño migrante en Tijuana ha terminado de colorear todo el libro, pero lo importante no es tanto que lo acaben sino que experimenten el bienestar de colorear sin fronteras.

El libro viene con frases en inglés y en español y tiene diseños de más de 80 artistas./ fotos: Manuel Ocaño.

¿Dónde conseguirlo?

Puedes adquirir el libro Coloring Without Borders y así ayudar a algún niño migrante en Tijuana en Centro 32, una céntrica oficina de FBT en Tijuana, o directamente por internet en store.familiesbelongtogether.org/, donde también aceptan donativos. La organización ayuda a que mujeres migrantes capaciten a otras mujeres, ofrece alimentos a familias sin refugio y tiene otras actividades en apoyo a los migrantes en Baja California.