¿Debate por vacante de jueza del Supremo Ginsburg retrasará aún más posible cheque de estímulo?

Los ingredientes para más controversia entre el Congreso y la Casa Blanca están sobre la mesa

¿Debate por vacante de jueza del Supremo Ginsburg retrasará aún más posible cheque de estímulo?
Ruth Bader Ginsburg, de la Corte Suprema de Estados Unidos en una ceremonia de naturalización en New-York Historical Society.
Foto: Alejandra Morata de Juan / ElDiarioNY

Las diferencias entre demócratas y republicanos por la nominación del juez o la jueza que sustituirá a la fallecida Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo podrían retrasar cualquier discusión al momento sobre un nuevo paquete de estímulo económico que incluya cheques a individuos y familias.

Es el Senado el organismo que debe confirmar al nominado del presidente, en este caso Donald Trump.

Bastaron pocas horas después del anuncio de la muerte de Ginsburg, que fue parte del máximo foro por unos 27 años, para que reportes de medios anticiparan la pugna que se avecina entre las distintas facciones políticas sobre si se debería llenar esa vacante a unos 45 días de las elecciones.

Demócratas como el candidato a la presidencia Joe Biden, y el expresidente Barack Obama se expresaron públicamente en la negativa. Ambos emplazaron directamente al líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, para que desista de la idea de proceder de inmediato con el trámite, y espere hasta que pasen las elecciones.

Biden y Obama recordaron lo que ocurrió en el 2016, después de la muerte del juez conservador Antonin Scalia. En ese entonces, McConnell ignoró al sustituto que había elegido el presidente demócrata y rechazó someter la nominación a votación por considerar que no tenía sentido aprobarlo en un año electoral.

“Hace cuatro años y medio, cuando los republicanos se negaron a realizar una audiencia o un voto a favor o en contra de Merrick Garland, se inventaron el principio de que el Senado no debe llenar una vacante en la Corte Suprema antes de que el presidente juramente”, planteó Obama en declaraciones escritas este sábado.

El nombramiento de un juez al Supremo no es tarea simple, ya que se trata de un puesto vitalicio o de por vida.

El grupo de magistrados además tiene potestad para cambiar las leyes del país durante décadas en temas muy sensibles como  aborto, los derechos de los migrantes y la pena de muerte, entre otros.

McConnell, que debe velar de cerca el proceso de selección de un sustituto, es también uno de los republicanos con más poder de decisión en términos de un nuevo paquete de estímulo económico, al igual que su contraparte en la Cámara, Nancy Pelosi.

Hasta finales de esta semana, ninguno de estos congresistas se expresó sobre algún avance en las conversaciones para aprobar nueva ayuda económica desde el Congreso, a pesar de los supuestos intercambios entre Pelosi y el secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin. Los reportes apuntan a que Pelosi no cede en su postura de que los demócratas no bajarán la cantidad de dinero que esperan sea asignado para un nuevo plan.

Sumado a lo anterior, el presidente Donald Trump instó este sábado a los republicanos a cubrir “sin demora” la vacante dejada en el Supremo.

El republicano tuiteó: “Se nos ha puesto en una posición de poder e importancia para tomar decisiones por la gente que nos eligió con orgullo, de las que la más importante ha sido considerada durante largo tiempo la selección de los jueces del Tribunal Supremo de EEUU. ¡Tenemos esta obligación, sin demora!”

El tema del deceso de la jueza liberal, de impacto nacional e internacional, bien podría convertirse en un nuevo argumento para dejar de lado o en el olvido la discusión por nueva legislación de estímulo, asunto que lleva sin avanzar en el Capitolio federal por más de dos meses.