NASA halla evidencia de que dos planetas chocaron para formar la Luna

Casi nunca nos preguntamos cómo se formó La Luna, acostumbrados a que siempre está ahí

NASA halla evidencia de que dos planetas chocaron para formar la Luna
La ilustración creada por un artista muestra la colisión de dos planetas.
Foto: NASA

Cuando vemos la Luna en el cielo nocturno, parece tan vieja que parece que siempre ha estado allí. Pero, ¿cómo se formó originalmente la Luna?

Los hallazgos de un nuevo estudio de rocas lunares de la NASA proporcionan evidencia de una teoría que la Luna fue creada después de que otro planeta se estrellara contra una Tierra joven y fundida hace miles de millones de años.

“Existe una gran diferencia entre la composición elemental moderna de la Tierra y la Luna y queríamos saber por qué”, dijo el científico planetario de la NASA Justin Simon. “Ahora, sabemos que la Luna era muy diferente desde el principio, y probablemente se deba a la teoría del ‘Impacto Gigante'”.

Simon y el graduado Tony Gargano, ambos de la división de Ciencias de Exploración y Investigación de Astromateriales de la agencia en el Centro Espacial Johnson en Houston, dirigieron la investigación y publicaron recientemente los resultados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

El impacto gigante

Los científicos han propuesto muchas ideas sobre cómo se formó la Luna.

Luna llena. /Foto: Pixabay

Una idea líder es la teoría del impacto gigante, que especula que cuando la Tierra era un planeta joven y apenas comenzaba a formarse, fue golpeada por otro planeta emergente llamado Theia, ubicado cerca.

La colisión provocó que ambos planetas se separaran temporalmente en globos de gas, magma y elementos químicos antes de reformarse en los cuerpos que hoy conocemos como la Tierra y la Luna. La investigación de Simon y Gargano está agregando apoyo que confirma aún más esta teoría.

Con piedras de la Luna

Simon, Gargano y su equipo de investigación encontraron evidencia de la teoría de la colisión cuando estaban realizando un estudio para comprender las diferencias significativas en la composición química entre las rocas de la Tierra y la Luna. Las muestras lunares provienen de rocas recolectadas hace 50 años por las misiones Apolo y guardadas para la investigación en el futuro, cuando estuvieran disponibles nuevas técnicas y herramientas.

Lo que encontraron es que las rocas de la Luna contienen una mayor concentración de cloro pesado, mientras que las rocas de la Tierra son más ricas en cloro ligero.

“La pérdida de cloro de la Luna probablemente ocurrió durante un evento de alta energía y calor, lo que apunta a la teoría del Impacto Gigante”, dijo Gargano.

La evidencia puede no parecer tan impresionante para un no científico: un pequeño exceso de una variante más pesada del elemento zinc en las rocas lunares. P

ero el enriquecimiento probablemente surgió porque los átomos de zinc más pesados se condensaron fuera de la nube turbulenta de roca vaporizada creada por una colisión catastrófica, más rápido que los átomos de zinc más ligeros, y el vapor restante escapó antes de que pudiera condensarse, creando así el cuerpo celeste que nos acompaña en este viaje por el espacio.