México se replantea nuevas medidas sanitarias y de distanciamiento social ante la llegada de la influenza

México se encuentra en una encrucijada ante la pandemia que lo azota por el Covid-19. La última cifra que brindó el gobierno refiere que 73,258 personas han muerto por el virus y 694,121 han sido reportadas con la enfermedad
México se replantea nuevas medidas sanitarias y de distanciamiento social ante la llegada de la influenza
Hugo López-Gatell .
Foto: Gobierno de México

MÉXICO – México se encuentra en una encrucijada ante la pandemia que lo azota por el Covid-19. La última cifra que brindó el gobierno refiere que 73,258 personas han muerto por el virus y 694,121 han sido reportadas con la enfermedad.

A este panorama se le suma la época invernal que está por llegar al país y lo que trae consigo una activa oleada de influenza. Ante ello, la Secretaría de Salud está repensando las nuevas medidas sanitarias que se implementarán, así como las restricciones de movilidad y de la sana distancia.

Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, dijo que la pandemia por el nuevo coronavirus no ha terminado y que se prevé que, en octubre, con la llegada de la influenza, aumenten los casos de SarsCov2.

“Lo seguiremos recordando, la pandemia no ha acabado, mantengámonos en casa, si lo logramos, vamos a manejar la epidemia como pueblo, de manera más ordenada hasta que disminuya, con el riesgo de que, en octubre, cuando venga la influenza podamos tener una exacerbación de casos y podría ser que necesitemos nuevas medidas de restricción, por eso hay que administrar el riesgo disminuyendo lo más posible los contagios”, advirtió.

También habló sobre los rebrotes que han ocurrido en algunos países europeos como España, Bélgica, Francia y Alemania y dijo que en el caso de una pandemia no había fórmulas únicas.

Reconoció que había “francos y claros rebrotes” pero con una “mortalidad sustancialmente menor”.

Aseguró que la realidad social en un país es crucial para tomar en cuenta, porque hay un riesgo elevado de confrontación social cuando se utiliza a la fuerza pública para hacer que se respeten los confinamientos decretados para bajar los contagios.

“Las distintas medidas de control son muy semejantes entre países, contención, detectar casos, hacer pruebas, buscar contactos y buscar que contagien más allá de pequeños grupos”, dijo.

Y reiteró que, por esta razón, en México se optó por no usar a la fuerza pública. Sin embargo, explicó que en la nación mexicana se ha logrado que no haya una saturación hospitalaria mientras que en Europa sí se desbordó la demanda de atención médica especializada.

“Al producirse más contagios y más personas enfermas en necesidad de hospitalización, comparado con la disponibilidad de camas, se saturaron los hospitales y hubo situaciones muy difíciles para enfrentar la epidemia”, aseguró López-Gatell.