‘Le dispararon cuando ya estaba en el suelo’

El abogado de Dijon Kizzee dijo que los agentes del Sheriff apretaron el gatillo cuando el joven afroamericano se retorcía en la banqueta de dolor.

El Sheriff patrulla más de 40 ciudades en el condado de LA.
El Sheriff patrulla más de 40 ciudades en el condado de LA.
Foto: Archivo / Impremedia

Criticando el argumento del departamento del Sheriff, que dijo la semana pasada que un hombre de 29 años recibió un disparo mortal mientras apuntaba con un arma a los agentes, en el área de Westmont, los abogados de la familia de Dijon Kizzee dijeron hoy con los resultados de una autopsia independiente, que la víctima recibió varios disparos mientras “se retorcía en el suelo de dolor”.

Kizzee fue baleado el 31 de agosto por dos agentes del Sheriff, pero el jefe del departamento, Alex Villanueva, presentó la semana pasada una serie de videos que capturan varias partes del enfrentamiento entre Kizzee y los dos oficiales, incluidas imágenes del tiroteo en sí.

El departamento del Sheriff sostiene que Kizzee había dejado caer un arma durante la confrontación inicial con los agentes, luego la recogió y la apunto hacia los oficiales, lo que provocó que abrieran fuego y le dispararan 19 veces.

Los agentes inicialmente intentaron detener a Kizzee mientras andaba en bicicleta, alegando que iba en el lado equivocado de la calle y se abría paso entre el tráfico, según la versión de las autoridades. Cuando los agentes lo alcanzaron, agregaron, se produjo una lucha física donde supuestamente el joven afroamericano le dio un puñetazo en la cara a un agente y dejó caer una pistola que llevaba, escondida en medio de varias prendas de ropa.

dijon kizzee
Dijon Kizzee, abatido por la Policía en Los Ángeles, tenía 29 años.

En una conferencia de prensa el martes en Ladera Heights, los abogados de la familia de Kizzee, incluido el abogado nacional de derechos civiles Ben Crump, denunciaron la versión de las autoridades sobre los hechos presentados en la conferencia, insistiendo en que Kizzee recibió un disparo con las manos en el aire, luego recibió varios disparos mientras estaba en el suelo.

“Trató de entregarse a ellos. Puso sus manos en el aire”, dijo Crump. “Levantó las manos, dejó caer la bolsa y continuaron disparándole, aunque no representaba ninguna amenaza”.

El abogado Carl Douglas explicó que la autopsia independiente realizada por la familia determinó que Kizzee recibió 15 disparos, “siete veces con la espalda dando hacia los agentes.

“Algunos de esos disparos… fueron más profundas porque el señor Kizzee estaba en el suelo cuando le infligieron esas heridas”, subrayó Douglas.

“No murió instantáneamente”, agregó. “Estaba retorciéndose en el suelo de dolor cuando los agentes abrieron fuego sobre él. Por el audio, se puede decir que hubo tres o cuatro disparos y luego una pausa; después de eso siguieron 15 disparos adicionales.

Los testigos confirmaron que no hubo ningún esfuerzo por reducir la escalada de violencia, dijeron los abogados. “Pregúntale a Villanueva sobre eso. Los testigos confirmaron que tampoco hubo llamadas de advertencias. Pregúntale a Villanueva sobre eso… Este show –conferencia- que presentó la semana pasada fue simplemente un esfuerzo por salvarse él mismo”.

El abogado Crump comparó los disparos de Kizzee con los de otros hombres afroamericanos que han perdido la vida a manos de la policía en todo el país.

“Mira estos videos”, dijo. “Míralos y verás que estos hombres negros solo están tratando de escapar de la policía”.

“Mientras Estados Unidos está lidiando con la pandemia de COVID-19, nosotros (afroamericanos) en América estamos lidiando con la pandemia iniciada en 1619”, agregó Crump. “Ese año fue el tiempo en que los primeros esclavos fueron traídos a América, y desde ese tiempo, hasta hoy, 401 años más tarde, hemos estado lidiando con el racismo y la opresión sistemática que nos hace ser testigos de cómo nos matan fuera y dentro de un tribunal en situaciones tan banales como andar en una bicicleta”.

El abogado enfatizó que “He venido hoy aquí para proclamarles a todos en Los Ángeles que no todos son inmunes a la pandemia de 1619, y la prueba es la ejecución de Dijon Kizzee”.

La muerte de Kizzee ha reactivado una serie de protestas contra el abuso policíaco afuera de la estación del Sheriff del sur de Los Ángeles, mismas que han llevado a una docena de arrestos y enfrentamientos entre las autoridades y miembros de la comunidad que han salido a protestar.