Nagorno-Karabaj, un conflicto milenario en pleno siglo XXI

Erdogan declara su victoria.

Presidente Recep Tayyip Erdoğan Crédito: Tolga Bozoglu | EFE

Disputas tribales milenarias resucitan en el panorama geopolítico poscovid. El conflicto de la autollamada República de Nagorno Karabaj, 70% de armenios, controlada por Armenia, atacada por el Ejército de Azerbaiyán, de 86,600 Km2., diez millones de musulmanes y presupuesto militar de 2 mil millones de dólares anuales, ejemplifica el retorno a los nacionalismos que la globalización dio por cadáveres.

El Estado-nación, más vivo que nunca, amenaza protagonizar conflictos locales en el noreste del Oriente Medio: Armenia, Azerbaiyán, Georgia, norte de Irán y Turquía, pueblos musulmanes del Cáucaso Ruso como Chechenia, Osetia, Ingushetia, Abjasia, Circasia.

Armenia, 28,000 Km2., tres millones de habitantes cristianos y una diáspora de veinte millones, presupuesto militar de 500 millones de dólares anuales, luchando en desventaja contra Azerbaiyán y aliados como Turquía, Pakistán, Israel (vendedor de armas), y combatientes del Estado Islámico, rodeada territorialmente por Turquía y una frontera con Irán, ha llamado a movilización general.

Es importante el Gasoducto TurkStream que pasa por Azerbaiyán viniendo de Rusia, atravesará Georgia llegando a Turquía en ruta hacia Grecia, Serbia, Italia y el sur de Europa. Tras este proyecto está la nostalgia de revivir el Imperio Otomano y de islamizar la región, fomentando conflictos en los pueblos rusos del Cáucaso.

Francia, Rusia y EUA abogan por un alto al fuego que beneficie a Armenia. La Unión Europea (UE) está contra la injerencia turca en el conflicto, culpable del Holocausto Armenio o Gran Crimen que entre 1915-23 costó la vida a 1,5 millones de armenios asesinados por el ejército y la población turcos, que niegan su culpabilidad, una de las razones que vetan su ingreso a la UE. La diáspora de 1.5 millones de armenios en EUA, 2.5 millones en Rusia y 1 millón en Francia, constituyen apoyos financieros, logísticos y políticos para Armenia. EUA reconoció la culpa de Turquía en el Holocausto armenio en diciembre de 2019 y otros 30 países incluyendo Alemania y Francia.

Turquía apoya con armas y hombres a Azerbaiyán. Su presidente, Recept Erdogan, ha desafiado a Rusia con su injerencia en Siria, Libia, Azerbaiyán, a Irán apoyando a los separatistas sunitas azeríes, a la UE provocando incidentes contra Grecia y Chipre, miembros de la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN), y a EUA comprando sistemas antimisiles S-400, la joya del Ejército ruso que Occidente mira con recelo. Con un millón de soldados, es el ejército más numeroso de la OTAN después de EUA, y podría desestabilizarla por sus provocaciones contra Grecia y Chipre.

El factor Estado-Nación en esta zona similar a un campo minado puede detonar el siguiente polvorín mundial.

En esta nota

Opinión

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain