Volvo V90 T6 R Design: lujoso pero discreto

La amplia oferta de utilitarios le hace difícil el camino a este 'wagon'

Volvo V90 T6 R Design: lujoso pero discreto
El Volvo V90 T6 R Design 2020 tiene clase pero mucha competencia.
Foto: Armando Varela / Cortesía

La V90 T6 R Design es un ‘station wagon’, modelo muy apreciado hace unas décadas  por su espacio y funcionalidad pero relegado ahora en EEUU ante el dominio de SUV más robustas y voluminosas.

Resultó de la lógica extensión de un sedán en busca de mayor espacio y las familias de todo el mundo lo adoptaron sin mucho pensarlo. En Europa las llaman combis y todavía son de amplio uso por su practicidad. No así en EEUU donde solo algunas marcas las ofrecen.

La cuestión con esta T6 es que contrario a otras, (recuerdo en especial una Renault TL 18 cuya cola se deslizaba a gusto) su maniobrabilidad no es la mejor y se siente pesada a la hora de las curvas, como si se tratara de un auto de mayores proporciones.

Es clásica si ese es tu estilo y viene con las ayuda de manejo muy similares a cualquier Volvo sedan o utiltario, como las CX (40, 60 0 90) más competitivas para este mercado.

Su precio inicia en los $57,000 pero el modelo que manejamos cuesta alrededor de 69,000, lo que lo sitúa en un rango de lujo como todos los accesorios que ofrece, desde alerta de cruce, monitor de punto ciego y asientos expandibles extra cómodos.

Trae un motor de dos litros super turbo y tracción en las cuatro ruedas, luego no te puedes quejar del empuje. Y tanto sus faros delanteros como su bumper y los rines de aluminio de 19′ le dan un toque más actualizado. Su panorámico amplio la hace ver más espaciosa y brillante.

Su lujoso interior viene en cuero de Napa cosido a la perfección, es amplia en su línea de asientos traseros y su quinta puerta tiene apertura y cierre automático, bienvenido a la hora de cargar los paquetes, que además quedan cubiertos con una tapadera automática que se activa al cerrarse.

Su tablero de comandos, desde donde gradúas su temperatura dual, sus modos de manejo y su equipo de sonido, es amplio y táctil, pero al igual que en otros Volvo no es el más amigable en nuestra opinión.

Es difícil recomendar una ‘wagon frente a la gran oferta de SUVs de hoy día; incluso la misma Volvo se ha encargado de colonizar el mercado con nuevos utilitarios de alta demanda, lo que resulta en su detrimento, en especial si no es un carro que se destaque por su manejo.

Acá, con el dinero en el bolsillo, el comprador es alguien que busca un auto discreto pero elegante y eficiente, en un empaque muy singular y un toque clásico de refinamiento.