Junta de Supervisores aprueba moción sobre efectos a largo plazo del COVID-19

El Departamento de Salud reportará los hallazgos dentro de un mes para determinar los servicios necesarios para la comunidad

Junta de Supervisores aprueba moción sobre efectos a largo plazo del COVID-19
Los síntomas continúan por meses.
Foto: Heidi de Marco / EFE

Un año atrás, nadie sabía del COVID-19, de sus síntomas, su gravedad o de sus efectos a largo plazo. Día a día la comunidad científica descubre nueva información sobre el coronavirus. Según información de la Organización Mundial de la Salud (World Health Organization), hasta este martes 13 de octubre, se habían reportado más de 38 millones de casos y más de 1,089,000 muertos por COVID-19.

A medida que transcurre la pandemia, los médicos descubren nuevos síntomas y derriban mitos iniciales. Nueva evidencia confirma que las personas que contrajeron COVID-19 pueden presentar efectos relacionados a la enfermedad, incluso meses después de haberse recuperado.

“Desafortunadamente, existe una creciente evidencia de que los efectos del COVID-19 pueden durar semanas o meses entre los sobrevivientes, y muchos a menudo no pueden regresar a su vida diaria”, indicó la Supervisora Hilda Solís en un comunicado.

Es por ello que la supervisora del distrito 1 del condado de Los Angeles presentó una moción, que fue aprobada esta semana, para recabar información sobre cómo el virus afecta a la comunidad a largo plazo. Una vez recabada dicha información, será posible planear los servicios necesarios para tratar dichos síntomas y ofrecer los recursos a la comunidad.

Como resultado de dicha moción, el Departamento de Salud Mental, en colaboración con el Departamento de Servicios de Salud reportarán en 30 días a la Junta de Supervisores sobre los efectos a largo plazo del virus y la necesidad de servicios para los sobrevivientes, incluyendo la posibilidad de recolectar información sobre los distintos casos.

“En todo el mundo, incluso aquellos con una enfermedad inicialmente leve informan de problemas continuos. El impacto de estos síntomas, conocido popularmente como “COVID a largo plazo”, es sustancial, a veces más grave que la enfermedad inicial en sí”, indicó Solís. “La causa subyacente y los factores de riesgo del COVID a largo plazo no se comprenden bien y no hay información pública sobre los índices que existen  entre los residentes del condado de Los Ángeles.  Con la aprobación de esta moción, el condado de Los Ángeles espera aprender más sobre cómo este virus está afectando a nuestras comunidades a largo plazo, y planificar posibles servicios específicos”, agregó.

 

Efectos del COVID-19 que perduran con el tiempo

  • Según información de la Universidad de Harvard, las muertes por COVID-19 se deben a serias complicaciones en los pulmones, pero el coronavirus también impacta negativamente al sistema nervioso. Médicos de un centro en Chicago reportaron que más del 40 por ciento de los pacientes con COVID-19 habían tenido manifestaciones neurológicas al comienzo de la enfermedad.
  • El COVID-19 puede causar daño cerebral por encefalitis o falta de oxígeno, impactando negativamente y a largo plazo las habilidades cognitivas del individuo, incluso después de meses de haberse recuperado.
  • Según información de los Centros de Control de Enfermedades, el COVID-19 también causa inflamación y daño al corazón, o miocarditis, así como inflamación de la membrana que cubre al corazón, o pericarditis. Esto es especialmente riesgoso entre personas de la tercera edad, o con condiciones médicas pre-existentes.
  • sEtos daños causados por el coronavirus se manifiestan a largo plazo en la forma de dolor de pecho, palpitaciones del corazón y dificultad para respirar.
  • Otros síntomas que continúan por largo tiempo incluyen fatiga, dolores de cabeza, dolores en las articulaciones y tos.