El Senado votará un nuevo plan de ayuda: qué pasará con el cheque de $1,200

Los republicanos anuncian una votación el miércoles de un paquete que ya fracasó. En paralelo, se negocia otro plan distinto. Y en juego está el cheque de $1,200 dólares

El Senado votará un nuevo plan de ayuda: qué pasará con el cheque de $1,200
El plan que se votará el miércoles incluye ayuda de desempleo.
Foto: MICHAEL REYNOLDS / EFE

El Senado votará el próximo martes un proyecto de ley para extender los recursos del Programa de Protección Salarial (PPP, en inglés), que ofrece ayudas a pequeñas empresas para pagar los salarios y resistir la crisis causada por la pandemia del coronavirus; y al día siguiente, el miércoles, intentará aprobar un paquete de ayuda económica de medio billón de dólares que ya fracasó en septiembre por la oposición demócrata.

El presidente, Donald Trump, se ha mostrado en Twitter contrario a este plan, porque prefiere propuestas más ambiciosas que incluyan un segundo cheque de $1,200 dólares para los ciudadanos; y los demócratas tampoco lo respaldan porque defienden un proyecto de aún mayor cuantía que incluya beneficios sociales para los golpeados por la brutal recesión económica.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, indicó este sábado que el proyecto que se votará el miércoles incluye nuevos subsidios de desempleo (como los aprobados por el Congreso en primavera de 600 dólares semanales, que se acabaron en julio, aunque de menor cuantía), además de fondos para pequeñas empresas, para incrementar la cantidad de pruebas de diagnóstico, y mejorar las medidas de protección en escuelas.

McConnell criticó hoy de nuevo al Partido Demócrata, y en particular a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, por el estancamiento en las negociaciones.

Los demócratas, sin embargo, han aprobado su plan en la Cámara de Representantes, de $2.2 billones de dólares y con un cheque de $1,200 dólares para los ciudadanos y ayudas de $600 dólares para los desempleados. Pero quedó estancado en el Senado por la oposición de los republicanos, de forma que la falta de entendimiento y el bloqueo es mutuo.

“Nadie piensa que esta propuesta de más de 500,000 millones de dólares resolverá todos los problemas para siempre. Brindaría enormes cantidades de ayuda adicional a los trabajadores y las familias en este momento mientras Washington sigue discutiendo sobre el resto”, dijo en cualquier caso McConnell en un comunicado.

Pelosi, por su parte, ha criticado al presidente por sus posturas cambiantes respecto al plan de reactivación económica; hace unos días, tras recuperarse del COVID-19, Trump dijo que ya no buscaría la aprobación del paquete de ayuda, y tuvo que rectificar poco después ante las críticas incluso en su partido; ahora presiona al Senado para aprobar un plan que incluya el cheque de 1,200 dólares, mientras McConnell actúa en dirección contraria.

“Todo lo que quiere el presidente es su nombre en un cheque. Y eso. Estamos acá para honrar a nuestros héroes, aplastar el virus, meter dinero en los bolsillos del pueblo estadounidense, más allá de un cheque con su nombre”, aseguró Pelosi en la cadena ABC.

Quedan apenas unas semanas para las elecciones del 3 de noviembre, donde se decide si Trump sigue en la Casa Blanca, además de renovarse la Cámara de Representantes y más de un tercio del Senado.

Esta semana, se reportaron avances en el plan tras una conversación entre Pelosi y Steve Mnuchin, secretario del Tesoro, que dijo que aceptará “con pequeñas modificaciones” la propuesta demócrata sobre pruebas, seguimiento y vigilancia del virus, según el portavoz de la líder de la Cámara de Representantes, Drew Hammill.

En tanto, las solicitudes de beneficios por desempleo en Estados Unidos llegaron esta semana a 898,000, de acuerdo con un reporte del Departamento del Trabajo. Además, aún queda pendiente recuperar 10.7 millones de los 22 millones empleos que se han perdido durante la crisis económica provocada por la pandemia, según la agencia Associated Press.

Economistas coinciden que, de no existir un acuerdo entre el Congreso y la administración Trump, las consecuencias serían graves para la economía del país, según reportó CNN.

Con información de CNN y AP.