Toda gran leyenda tiene un gran comienzo: la increíble historia del primer gol del Rey Pelé

La primera página del reinado de Pelé se escribió un 7 de septiembre de 1956

Toda gran leyenda tiene un gran comienzo: la increíble historia del primer gol del Rey Pelé
Pelé cambió la historia del fútbol hace casi 65 años.
Foto: EFE

El mundo del fútbol está de fiesta: el Rey Pelé cumple 80 años de edad y alrededor de 64 de haber cambiado para siempre la historia del fútbol, pero como toda gran historia, esta tuvo un principio también colosal.

La primera página del reinado de Pelé se escribió un 7 de septiembre de 1956. Ese día, festivo en Brasil, un chico de 15 años debutaba con el primer equipo del Santos en un estadio que hoy ni siquiera existe y marcaba su primer gol: “Nadie imaginaba que iba a ser el mejor del mundo”, recuerda uno de sus rivales.

Pelé debutó en un amistoso contra el Corinthians de Santo André.

Antonio Schank Filho, volante de ese modesto club de la región metropolitana de Sao Paulo, aún recuerda con detalle el debut goleador de Edson Arantes do Nascimento: él sufrió en primera persona las primeras diabluras de un adolescente al que entonces no se le conocía por Pelé y sí como ‘Gasolina’, mote que le puso el vestuario del Santos por su rapidez.

Era un día soleado y la expectación era máxima en el estadio Américo Guazzelli, convertido hoy en un conjunto de instalaciones polideportivas. El Santos había sido invitado por la Alcaldía de Santo André para un amistoso con motivo del Día de la Independencia.

Pelé, quien hacía apenas un mes que acababa de firmar su primer contrato profesional con el club albinegro por 6.000 cruzeiros al mes, menos de dos salarios mínimos, fue convocado para el encuentro, pero empezó en el banquillo.

“La estrella de ese Santos era Del Vecchio”, explica Antonio, hoy con 85 años, en su casa de Sao Bernardo do Campo, cerca de Sao Paulo, donde guarda todos los reportajes sobre ese partido histórico en el que él también fue protagonista.

El técnico Lula saltó con un once formado por Manga, Hélvio, Ivan, Ramiro, Urubatao, Zito, Alfredinho, Álvaro, Del Vecchio; Jair y Tite.

Antonio dice que se fueron al descanso perdiendo por 3-1, aunque las sensaciones del equipo eran buenas. Todavía Confiaban en la remontada para el segundo tiempo.

Los locales todavía se animaron más cuando el sonido local anunció que abandonaba el campo la estrella Emmanuele Del Vecchio y entraba un tal ‘Gasolina’.

“¿Gasolina? Me dirigí a Zito y le dije: ‘Acabaron las prisas, salió Del Vecchio'”, relata Antonio, a quien en la época llamaban ‘Tonico’.

Sin Del Vecchio la remontada parecía más cerca, pero no fue así: la entrada de Pelé dinamitó el partido. Comenzó el baile para el Santos y el infierno para el Corinthians de Santo André.

“Cuando agarró la pelota….”, recuerda el exvolante dibujando en su cabeza las carreras del jovencísimo delantero “Era un jugador que regateaba e iba hacia delante. Neymar, por ejemplo, regatea y vuelve para volver hacer otro regate. Pelé era diferente”, analiza.

En el minuto 81 llegó el primero de los 1.091 goles que marcó con el Santos, en el que militó durante 18 años. Una jugada antológica que mezcló magia y potencia, de esas que hoy se calificarían de “maradonianas”.

“Me regateó a mí”, superó a Zito, Dati y “cuando el portero salió, le metió la pelota entre las piernas”, recuerda “Tonico”.

En el arco del Corinthians estaba Zaluar, que entró en sustitución de Antoninho, y que pasó a la historia como la primera “víctima” de Pelé. Falleció en 1995, pero en vida siempre compartió con orgullo el hecho de haber encajado el primer gol del astro brasileño.

El partido terminó con victoria para el Santos por 1-7: “Nadie imaginaba que iba a ser el mejor jugador del mundo”, señala Antonio sobre la bandera de salida ara una carrera meteórica que permitió al Santos convertirse en uno de los clubes más respetados del mundo y a Brasil en el “país del fútbol”.

La cuenta se cerró en 1977, cuando se retiró. Pelé asegura que anotó 1.283 goles, ningún otro jugador en la historia ha alcanzado esa cifra.