Con la pandemia, muchos californianos ya no ganan lo suficiente para cubrir sus gastos

Los altos costos de las rentas y los efectos de la emergencia sanitaria no permiten ver un futuro prometedor a profesionales en California.

Sarah Rivas tuvo que regresar a vivir con sus padres.
Sarah Rivas tuvo que regresar a vivir con sus padres.
Foto: Anne Wernikoff / Cortesía

Sarah Rivas apenas ganaba lo suficiente para el alquiler desde que se mudó a la ciudad de Sunnyvale, en Silicon Valley, California. Cuando, tres meses después de la pandemia, se despertó con un correo electrónico de su escuela que anunciaba un recorte de casi un 7% en el salario de los maestros, lucha que abandonó luego de tres años.

“Me mudé a la casa de mis padres”, dijo Rivas, quien ha estado enseñando al grado 12 en una escuela de Sacramento, a tres horas de su ahora hogar. “No es lo que todos los jóvenes de 26 años quieren hacer, pero no me queda otra”.

Rivas gana por encima del ingreso familiar promedio en Estados Unidos. Y no ha perdido su trabajo debido al cierre de una pandemia; sin embargo, la complejidad para sobrevivir económicamente es la manifestación de una fractura económica fundamental entre los que tienen y los que no tienen [dinero] en California. Para muchos trabajadores de ingresos medios, la pandemia marcó el final de “apenas sobrevivir”

Sarah Rivas convive con sus padres. (Anne Wernikoff-CalMatters)

Hogar de 166 multimillonarios que ganaron más de $235 mil millones desde el comienzo de la pandemia, el estado Dorado también tiene la tasa de pobreza más alta: 17.2% cuando se ajusta por el costo de vida, según un análisis reciente de la Oficina del Censo.

Incluso con un salario de $66,129 anuales,  Rivas no podía pagar su renta de más de $2,000 en el valle tecnológico. Según datos de 2017, el ingreso familiar medio en Sunnyvale es de $134.234 y la renta promedio es de $2.390.

“¿Cómo puede ser uno normal cuando eso es lo que se necesita?”, dijo la maestra. Si la escuela chárter Summit Denali reabre este año, Rivas tendrá que enfrentarse a una decisión difícil: renunciar a su trabajo o buscar un nuevo lugar para vivir en Silicon Valley.

“Nunca podré comprar una casa, nunca podré criar cómodamente una familia en esa área”, expresó.

Ella no es la única que está luchando por sobrevivir: una maestra de la escuela secundaria de Mill Valley, que pidió no ser identificada, describió que contemplaba el trabajo sexual para llenar los vacíos que dejaba su salario de aproximadamente $65,000. Otros cambiaron a trabajos parciales o de más bajo salario.

A los expertos les preocupa que, además de la creciente angustia de la gente de bajos recursos, la clase media del estado, que ya se está reduciendo, también esté sufriendo un duro golpe.

“Ya teníamos un vacío en la clase media, y esta situación no va a ayudar”, dijo la Dra. Sylvia Allegretto, economista laboral y co-presidenta del Centro de Dinámica de Salarios y Empleo de la Universidad de California, Berkeley. “Esto va a ser perjudicial para las familias, veremos más inseguridad alimentaria y luego se vendrán los desalojos”.

En el Área de la Bahía, lo que solía ser el estacionamiento abarrotado de los Gigantes de San Francisco ahora es una despensa de alimentos improvisada. Refrigeradores colectivos de alimentos aparecieron frente a las casas de Oakland para que las personas que no tenían para comprar comida, pudieran comer.

Uno de cada cuatro californianos solicitó desempleo desde marzo, y la tasa de desempleo del estado en agosto todavía era tres puntos más alta que el resto del país, con un 11.4%, según el Departamento de Desarrollo del Empleo del estado.

Algunos encontraron un nuevo trabajo, pero el crecimiento del empleo ha sido lento y muchos han tenido que conformarse con los trabajos con bajos salarios disponibles más bajos en el mercado, a menudo sin perspectivas de carrera en la empresa.

Rivas, que se enteró en septiembre, meses después de que se había mudado, que la escuela restablecería el salario completo de los maestros, no está segura de poder encontrar una nueva vivienda. Los alquileres no han bajado, dice, y podría convertirse en una trabajadora más de California que no pueda permitirse vivir donde trabaja, sin importar cuánto le guste su trabajo o lo buena que sea en él.

“Creo que una de las cosas clave a reconocer es que el valor económico se basa cada vez más en la información y el conocimiento, no en el trabajo”, dijo Chris Benner, profesor de sociología de la Universidad de California en Santa Cruz. Por lo tanto, el trabajo arduo y las largas horas no se recompensan tan generosamente como las ideas y la información, y en el Área de la Bahía, las ideas de las personas a menudo valen mucho en forma de inversiones, riqueza y patrimonio neto. Pero Benner señala que nuestro sistema grava los ingresos, no el patrimonio neto, lo que lleva a una mayor disparidad de la riqueza.

“No sirve para redistribuir la riqueza, sirve para aumentar los ingresos del gobierno”, agrega Patricia Cain, profesora de derecho tributario de la Facultad de Derecho de la Universidad de Santa Clara. Como resultado, el crecimiento económico no se traduce en inclusión social.

La brecha de riqueza está impulsada por dos fuerzas principales, dijo Cain: la creciente concentración de la riqueza y el gasto público en redes de seguridad social.

En el Área de la Bahía, el cheque federal único de $1,200 más $500 adicionales por niño apenas cubre el alquiler de un mes para muchos. Gracias al último Programa federal de asistencia para los trabajadores que perdieron el trabajo ahora pueden solicitar $300 adicionales (el programa anterior proporcionaba $600), aunque los solicitantes ya deben estar recibiendo $100 o más del desempleo.

Otros programas gubernamentales de emergencia, como el cheque de estímulo federal por única vez y la Transferencia de Beneficios de Pandemic Electronics, que proporcionaba a las familias elegibles hasta $365 en dinero para comestibles, han expirado o están a punto de expirar. También lo son muchas prohibiciones de desalojo locales que aún protegen a los inquilinos de tener que pagar una cuarta parte de su alquiler, un requisito según la nueva regulación estatal del gobernador Newsom.

Entre marzo y julio, la cantidad promedio que los californianos recibieron por desempleo fue de $339, el equivalente a menos de $20,000 al año. Para muchos, eso podría no ser suficiente para tener un techo.

“Es mucho sufrimiento y no se cubre mucho”, dijo Michael Katz, coordinador regional de East Bay Works, un proveedor de programas de fuerza laboral financiado por el estado.

Para muchos, las calles del Área de la Bahía son famosas tanto por la duradera crisis de las personas sin hogar como por los reconocidos gigantes tecnológicos de Silicon Valley. En medio de todo esto, la clase media de California no ha terminado de reducirse; maestros, artistas, camareros y trabajadores de conciertos están esperando para saber que será de su destino, muy a menudo, están a un paso de un programa del gobierno para tener que aceptar un trabajo de salario mínimo o perder su hogar.

“Amo mi trabajo, amo a estos niños, pero esto es estresante. Esto es doloroso”, dijo Rivas.

El artículo es parte de The California Divide, una colaboración de varias salas de redacción que examina la desigualdad del ingreso en California.