Pierde un diamante en contenedor de libros de la biblioteca, cerrado por cuarentena de coronavirus

Los libros que se devuelven pasan una cuarentena de una semana para evitar una posible propagación del coronavirus

Pierde un diamante en contenedor de libros de la biblioteca, cerrado por cuarentena de coronavirus
El anillo tiene un diamante alternativo al que le pusieron Crystal Pepsi. (Imagen sólo con fines ilustrativos).
Foto: Jasmine Wallace Carter / Pexels

Los empleados de una biblioteca de Ohio consiguieron que un cliente recuperara el diamante que se cayó de su anillo de bodas en un contenedor de devoluciones en cuarentena.

Julie Travis dijo que estaba usando el depósito de libros en la biblioteca de Worthington Park cuando su anillo de bodas se enganchó en una pieza de metal y el diamante de un cuarto de quilate se soltó del anillo.

El administrador de la biblioteca, Jeff Regensburger, que estaba cerca en ese momento, ayudó a Travis a buscar el diamante perdido en la acera y el área circundante, pero después de un examen minucioso concluyeron que el diamante debía haber caído en el contenedor de devolución de libros.

Lo malo de eso era que los contenedores de devolución de libros deben ser puestos en cuarentena durante 7 días, un protocolo de medidas de seguridad para evitar el contagio de COVID-19.

“Se lo tomó bien”, dijo Regensburger a The Columbus Dispatch. “Quiero decir, estamos en 2020. Por supuesto que alguien puede perder su diamante en una papelera gigante de libros. Todo puede pasar en este año”.

El personal de la biblioteca marcó el contenedor con una nota que decía “esto puede contener un diamante” y guardó la información de contacto de Travis.

Una semana después, una vez transcurrido el período de cuarentena, el personal desempacó cuidadosamente el contenedor, revisó los materiales y, en el fondo del contenedor, recuperó la piedra.

Travis visitó la biblioteca al día siguiente para recuperar su diamante.

“Ahora voy a la biblioteca y me siento como una celebridad o algo así”, dijo Travis. “Soy la Dama Diamante, supongo.”