‘No permitiremos que se roben la elección’

Manifestantes en LA, quienes estaban en contra de la marcha MAGA, piden respetar los resultados

‘No permitiremos que se roben la elección’
‘La teoría de los supremacistas blancos nunca es legítima’ indicaban sus pósters. / fotos: Jorge Luis Macías.
Foto: Impremedia

Decenas de ruidosos manifestantes salieron este sábado a marcha por varias calles de la zona céntrica de Los Ángeles para respaldar la victoria del presidente electo, Joe Biden, y denunciar los intentos del presidente Donald Trump, de “querer robarse la elección”.

Así como miles de simpatizantes del presidente Donald Trump se congregaron en Washington, D.C. para la llamada MAGA Marcha, los miembros de la organización “Rechazo al Fascismo, Fuera la Administración Trump-Pence” tuvieron contra protestas en diversas partes de Estados Unidos, entre ellas aquí en Los Ángeles.

Durante la marcha denunciaron las presuntas falsas afirmaciones del mandatario de “fraude electoral masivo” en las elecciones generales del 3 de noviembre, que cuentan con el apoyo de algunos republicanos en el Congreso.

“Después de que Trump perdió la elección, quieren ignorar la realidad y por ningún motivo vamos a permitir que se roben la elección”, dijo “Noche” Díaz, un joven de origen puertorriqueño que participó en la manifestación.

“Eso no va a suceder y debemos mantenernos vigilantes en las calles del país hasta que se acaben las amenazas y el [Trump] se haya ido”.

Las críticas a Trump surgen por sus presuntas afirmaciones de fraude electoral, antes, durante y después de su derrota en las urnas. Sus declaraciones, hasta ahora, no han sido respaldadas por pruebas fehacientes que pudieran revertir su derrota.

Los manifestantes llevaron sus carteles en alución a la derrota de Trump.

El presidente electo, Joe Biden ganó el voto popular con un récord de 77 millones de votos, casi 5.3 millones más que Trump, y también la mayoría de los votos electorales: 290 a 232.

El viernes, Biden solidificó su victoria con el triunfo proyectado en el estado de Georgia, lo que lo convirtió en el primer candidato demócrata ganar ese estado desde 1992.

“Sin Trump podemos tener un mejor mundo y estar en una mejor situación que vivir bajo un régimen de supremacía blanca”, añadió Díaz.

Desde Pershing Square, en la intersección de las calles 5th y Hill, hasta las calles Main, Spring y Los Ángeles, los miembros de RefuseFascism.org repartieron volantes de su “Promesa a Todas las Personas del Mundo”.

En dichos escritos, declaran que -en nombre de la humanidad- rechazan el fascismo y que hablarán y estarán de pie, gritaran y marcharan juntos “para detener a un régimen que pone en peligro a la gente del mundo y a la tierra misma”.

Allí se presentó de improviso un joven afroamericano que se identificó como Lucas “The Abstract”, para discutir con los miembros de Refuse Fascism.

“Nuestro presidente no es racista; Donald Trump es lo mejor que le pasó a América”, dijo Lucas, quien es parte de un grupo de afroamericanos conservadores que defiende al mandatario de quienes le califican de “racista”.

Pidieron respetar los resultados de la elección.

“Yo también estoy en contra del fascismo”, le dijo a una joven que lo confrontó.

“Si es así, entonces ¿por qué no te unes con nosotros que estamos en contra del régimen fascista de Trump y Pence?”.

De inmediato, Lucas se retiró y se perdió en la estación del metro.

Hasta ahora, Trump se ha negado a conceder la victoria de Biden y su administración ha lanzado una serie de desafíos legales en estados clave para ser “reelegido”, pero sus esfuerzos hasta ahora no han tenido éxito.

“Sabemos que existe la evidencia de que Trump perdió, pero él no quiere irse de la Casa Blanca”, expresó Michelle Xai, otra manifestante.

Destacó que, a pesar de la victoria de Biden, “nosotros tendremos que seguir peleando para acabar con la política cruel de cero tolerancia de Trump, porque (Jeff) Sessions (exfiscal federal) y ellos estaban conscientes del daño que harían a las familias cuando las separaban en la frontera; yo ni siquiera puedo imaginar el dolor de los padres a quienes les arrebataron a sus hijos. Eso es un crimen contra la humanidad”.

A la marcha pacífica se sumó el guatemalteco Edgar Barrios, de 52 años, quien dijo sentirse orgulloso que su hijo Bryan, de 18 años pudo votar el 3 de noviembre.

“Sabíamos que si ganaba Biden puede haber una oportunidad para los inmigrantes de arreglar sus papeles”, dijo. “Yo, lamentablemente no pude ir a despedirme de mi padre cuando falleció el año pasado”.

A los manifestantes le seguía una caravana de automovilistas que sonaron el claxon para llamar la atención del público.

“Don’t let the Nazis win the day. In the streets is where we’ll stay”. (No dejes que los nazis ganen el día.
En las calles es donde nos quedaremos), clamaron a través de un megáfono.

“Don’t you even dare, you’re gone, you got to go”. (Ni siquiera te atrevas, estás acabado, tienes que irte”, agregaron en contra de Trump.

El esfuerzo de Trump por revertir la elección ha sufrido varios reveses: En Arizona, su equipo retiró una demanda solicitando una revisión de las papeletas emitidas el día de las elecciones después de que quedó claro que la ventaja de Biden era insuperable.

En Michigan, un juez rechazó una solicitud de dos observadores electorales republicanos, que reclamaron presunto fraude en el condado de Wayne e intentaron bloquear la certificación de los resultados de las elecciones en Detroit.

Mientras que en Filadelfia, Pensilvania, se rechazaron las solicitudes de la campaña de Trump para invalidar varios lotes de boletas que fueron enviadas por correo.