Diego Armando Maradona: mitad Hombre, mitad Dios

Idolatrado por su desempeño dentro de la cancha y criticado por su radical conducta fuera de ella

Diego MAradona durante una de sus polémicas apariciones en Rusia 2018.
Diego MAradona durante una de sus polémicas apariciones en Rusia 2018.
Foto: EFE

Endiosado, amado, venerado, admirado y respetado, pero también juzgado, criticado y cuestionado: todo eso, y mucho más fue Diego Armando Maradona,

El hombre que falleció este miércoles,  que se volvió un mito en vida gracias al fútbol y a su personalidad avasallante será imposible de olvidar tanto dentro como fuera de la cancha…

Hijo de ‘Doña Tota’ y ‘Don Diego’, el ídolo nació el 30 de octubre de 1960. Fue el quinto hijo de los ocho del matrimonio y el primer varón. Tuvo una infancia con serias carencias y se crió en Villa Fiorito, una de las zonas más marginadas de la provincia de Buenos Aires.

“Cuando llegaba la comida, mi mamá decía que le dolía la panza porque quería que comiéramos nosotros y no alcanzaba. A los 13 años me di cuenta que mi vieja nunca había sufrido del estómago”, reveló alguna vez Maradona.

En 1969, Diego se sumó a ‘Los Cebollitas’, un equipo juvenil de Argentinos Juniors, que arrasó a casi todos los rivales con los que se enfrentó gracias al precoz genio.

Siendo aún un niño empezó a acaparar la atención por su técnica y su desparpajo para jugar. Su debut en la Primera División fue el 20 de octubre de 1976, a diez días de cumplir los 16 años, en un Argentinos Juniors ante Talleres Ingresó con la camiseta número 16 en reemplazo de Rubén Aníbal Giacobetti.

A pesar de su juventud, el ‘Pelusa’ ya era famoso en el club por entretener y sorprender a los hinchas con sus malabares con el balón en el entretiempo de los partidos. Maradona defendió la camiseta del ‘Bicho’ hasta 1981, cuando pasó a su eternamente amado Boca Juniors.

Pese a haber jugado algunos partidos con Argentina, el seleccionador, César Luis Menotti, lo dejó fuera de la Copa del Mundo que la Albiceleste disputó y que ganó en su país en 1978. Al año siguiente, Maradona ganó el Mundial Sub-20 de Japón, también bajo la dirección técnica de Menotti.

A partir de ahí, todo fue histórico con Maradona: Después de deleitar a los hinchas de Argentinos Juniors y Boca, dio el salto al fútbol europeo con el Barcelona, brilló como nadie en el Nápoles y luego, en la parte baja de su carrera militó en el Sevilla y Newell’s Old Boys (1993-1994) antes de volver a Boca. Se retiró en el ‘Xeneize’ el 25 octubre de 1997.

Ganó un Metropolitano (1981) con Boca Juniors, la Copa del Rey (1983), la Copa de la Liga (1983) y la Supercopa de España (1983) con el Barcelona y dos Ligas italianas (1987 y 1990), una Copa de Italia (1987) y una Copa de la UEFA (1989) con el Nápoles.

Con la Albiceleste ganó la Copa del Mundo sub’20 de Japón 1979 y luego, en México 1986, hizo su nombre inmortal al anotar el mejor gol del siglo XX y el tanto con “La mano de Dios” a Inglaterra en cuartos de final del Mundial que Argentina ganó.

Dirigió a Deportivo Mandiyú (1994), a Racing Club (1995), al Al Wasl (2011-2012) y Al Fujairah (2017-2018) de los Emiratos Árabes, a los Dorados de Sinaloa (2018-2019), de la Segunda División de México, y en septiembre de 2019 asumió en Gimnasia y Esgrima La Plata, equipo que dirigía al momento de su muerte.

En 2008 asumió como seleccionador de Argentina y renunció dos años después tras la eliminación en cuartos de final del Mundial de Sudáfrica 2010.

El Diego más humano

Sus declaraciones, peleas y litigios judiciales lo pusieron muchas veces en el ojo de la tormenta.

Maradona denunció penalmente a su exesposa, estuvo años sin reconocer a varios de sus hijos, fue filmado mientras le pegaba a su expareja Rocío Oliva y también fue acusado de abuso sexual por una periodista rusa.

Criticó a la Iglesia católica, a la FIFA, a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y a decenas de entrenadores, jugadores y personajes públicos. Además, tuvo un fuerte compromiso político y partidario, que hizo que fuera amado y odiado.

También recibió múltiples reconocimientos, condujo su propio programa de televisión y coqueteó con la muerte varias veces, hasta que esta lo venció.

El regreso a su país natal en 2019 como entrenador de Gimnasia evidenció que, pese a los años, el amor que siente la gran mayoría de los argentinos por el ídolo futbolístico estaba intacto.

El deceso de Maradona, probablemente el hombre más conocido del planeta, marca un punto final en su historia personal. Sin embargo, su mito y su recuerdo quedará vigente por siempre.

Con información de EFE.