“Maradona consumía cocaína desde 1981”: la vida de excesos de Diego comenzó antes de lo que pensamos

Uno de sus amigos más allegados desmonta el mito de su adicción y sus malas compañías

Diego dirigiendo a Racing al lado de Carlos Fren en 1995.
Diego dirigiendo a Racing al lado de Carlos Fren en 1995.
Foto: Getty Images

Carlos Fren, compañero y amigo de Diego Armando Maradona, fue su co equipero en su legendario debut con Argentinos Juniors y muchos años después, parte de su cuerpo técnico, dejaron de hablarse, en parte por los excesos de Diego que según Fren, fueron demasiados y desde hace mucho tiempo.

“Nunca pensé que Diego tendría un final así, como dicen, solo y deprimido. Él vivió a toda orquesta y en sus mejores momentos podía estar tres o cuatro días sin dormir y después hacerlo una semana de corrido. Fue un exceso de un montón de cosas que, a la larga e inexorablemente, te van deteriorando. Hay algo claro: vivió como quería vivir”.

“Era un pibe maravilloso, nada que ver con lo que se convirtió más adelante: humilde, sencillo, hacía caso a los consejos de los más grandes. Después la vida te va cambiando, cuando aparece la fama, el hecho de no poder salir a ningún lado, con 200 personas encima cada día. Hay que pasarlo, debe ser muy difícil. Pensá que lo de él explotó más rápido que cualquier otro del planeta y a las pocas semanas ya no podía estar tranquilo”.

Fren y Maradona rompieron su relación cuando dirigían en conjunto a Racing en 1995, las cosas no andaban bien con el equipo y Carlos decidió dar un paso al costado. También por la relación del “10”con su entonces representante, Guillermo Coppola, de quien no tiene ningún buen recuerdo:

“A mí me volteó Guillermo Coppola. Me dio asco verlo el otro día llevando la primera manija del féretro en el entierro, porque yo estoy seguro de que él nunca lo quiso a Diego. Nunca. Sinceramente no sé cómo Claudia permitió algo así. Siempre estuvo a su lado por la plata, porque no le podés decir que sí a cada cosa. Además, había desaparecido por un montón de tiempo y de golpe estaba ahí…”

Fren asegura que la vida de excesos De Diego no comenzó con su llegada al Barcelona como muchos han asegurado, sino que su entusiasmo por la cocaína empezó más temprano en su carrera:

“Me hacen reír cuando dicen, por ejemplo, que empezó a consumir cocaína en España. Lamentablemente había sido antes, en el momento de jugar en Boca en 1981. Ahí ya entró en ese mundo de porquería que tanto le perturbó la vida”.