Casi 250,000 centroamericanos podrán seguir trabajando en EE.UU gracias a la reciente extensión del TPS

Representantes de los gobiernos de Honduras y de El Salvador celebran la decisión del Gobierno de Trump de ampliar la protección a sus compatriotas

Casi 250,000 centroamericanos podrán seguir trabajando en EE.UU gracias a la reciente extensión del TPS
Los"tepesianos" han mantenido una lucha sin cesar para obtener la residencia.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

Estados Unidos aprobó este lunes una extensión del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para ciudadanos de seis países entre los que se incluye El Salvador, Honduras y Nicaragua. Unos 248,508 centroamericanos (del total de 400,000 “tepesianos”) podrán permanecer en el país y trabajar legalmente hasta el 4 de octubre de 2021, según publicó el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

Qué supone la extensión del TPS

La notificación de USCIS incluye también la prórroga de documentos como la autorización de empleo (formulario I-766) o los registros de entrada y salida de más de 200,000 salvadoreños, unos 44,000 hondureños y 4,508 nicaragüenses, que actualmente gozan de la protección.

Pero esta extensión automática de nueve meses se aplicará “siempre y cuando los beneficiarios afectados sigan siendo individualmente elegibles para el TPS”. Quienes cumplan las condiciones también podrán solicitar nuevas autorizaciones de empleo.

Cómo beneficia a Honduras

El Gobierno hondureño ya pidió el pasado viernes al secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Chad Wolf, una prórroga del permiso de trabajo de los migrantes (que vencía en enero de 2021). El país centroamericano alegaba que el paso de los ciclones Eta e Iota golpeó duramente al Valle de Sula, una región que aporta alrededor de dos tercios del Producto Interno Bruto (PIB).

“Ante los desastres que generaron en el país las tormentas tropicales Eta y Iota, el canciller Lisandro Rosales presentó en Washington una nueva solicitud oficial del Estatus de Protección Temporal“, expuso la cancillería de Honduras en un comunicado. El presidente Juan Orlando Hernández también viajó el pasado jueves a EE.UU. para pedir ayuda.

Fue otro desastre natural, el huracán Mitch de 1998, por el que 44,000 hondureños obtuvieron en 1999 el TPS, que les ha protegido de la deportación y les ha permitido trabajar en Estados Unidos y viajar al extranjero. Pero la Administración del presidente Donald Trump había decretado su final para el próximo 4 de enero.

El canciller Rosales celebró en su cuenta de Twitter la prórroga y añadió que buscarán negociar otro TPS con la futura Administración Biden.

El agradecimiento de Bukele

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, agradeció este mismo martes en conferencia de prensa la ampliación de los permisos de trabajo y residencia para más de 200,000 salvadoreños que viven en EE.UU.

“Estamos contentos con las decisiones que favorecen a nuestros compatriotas. Nuestra diáspora es tan noble que nos ayudó a sostener la economía durante lo más duro de esta pandemia. Por ello, cualquier decisión que los beneficie, venga de la Casa Blanca, de una Corte o del Senado, es algo que nos alegra”, dijo el mandatario salvadoreño.

Bukele añadió que seguirá trabajando para “buscar lo ideal, una solución permanente” para los salvadoreños amparados por el TPS. Los llamados “tepesianos” ya han empezado a hacer presión para que el presidente electo Joe Biden les abra camino hacia la residencia permanente. El presidente del país centroamericano recordó que “Biden prometió en el último debate presidencial una solución para la comunidad latina” y se mostró dispuesto a colaborar con él.

Un “alivio muy grande” para Nicaragua

La defensora de los derechos humanos, Haydée Castillo, afirmó este martes que la extensión del TPS supone un “alivio muy grande” para los ciudadanos de Nicaragua en Estados Unidos. Castillo, muy crítica con el Gobierno del presidente Daniel Ortega, considera que en el país centroamericano no ha condiciones para su regresó, según publicó Efe.

El motivo por el que los 4,508 nicaragüenses están amparados bajo el TPS es el mismo que el de los hondureños: el huracán Mitch de 1998. A esto hay que sumarle también el impacto de los huracanes Eta e Iota. La defensora apuntó también que “para nadie es un secreto que hoy Nicaragua vive una crisis política, económica y social“, que dificultaría la vida de estos “tepesianos” en su país de origen.