Letisia Ruiz: De desamparada a sargenta del LAPD

Nunca se dio por vencida por alcanzar su sueño de mujer policía

Letisia Ruiz, sargenta del LAPD. (Cortesía Letisia Ruiz)

Letisia Ruiz, sargenta del LAPD. (Cortesía Letisia Ruiz) Crédito: Cortesía

El maltrato que su familia sufrió cuando se efectuó un cateo policial en su casa, despertó en Letisia Ruiz sus deseos por hacer una carrera como policía en Los Ángeles, algo que nunca antes había considerado.

“Yo estaba en la high school, y tendría unos 17 años.  Durante el cateo a la casa de mis papás, los policías nos trataron muy mal y nos humillaron. Esa experiencia me hizo abrir los ojos y descubrir que quería convertirme en un policía ejemplar. Un agente de policía en quien la comunidad pudiera confiar, no alguien que humillara e inspirara miedo”, dice.

Pero antes de ser oficial de una de las agencias policiales más poderosas del país, el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), Letisia tuvo que vencer muchas barreras.

La sargento del LAPD, Letisia Ruiz junto a sus padres Jesús y Carmen. (Cortesía sargenta Letisia Ruiz)

Hija de padres inmigrantes mexicanos, nació en Los Ángeles en una familia de 12 hijos. Ella fue la hija número 10 de sus padres Carmen y Jesús, originarios de Michoacán, México. Leticia creció en el barrio de Echo Park en la ciudad de Los Ángeles. Sus padres eran de condición muy humilde. “Mi madre era tamalera; y mi padre, lavaplatos”.

A muy temprana edad, abandonó su hogar. “De los 12 a los 15 años viví con mi novio. Cuando a los 15 años quedé embarazada, mi novio me abandonó y dejé la secundaria”.

Convertida en madre soltera siendo una adolescente, se la vio difícil. Vivió un tiempo en un refugio para personas sin hogar. “Durante 2 años tuve el apoyo del programa La Posada para madres solteras. De no haber sido por ellos, habría vivido en la calle. Hasta los 17 años, dependí de la asistencia pública,  pero luego comencé a trabajar; y con el apoyo de mis padres, hermanos y el day care para mi hijo, pude terminar la secundaria e ir la universidad en espera de ingresar a la Academia de Policía”.

Estaba en la Universidad Cal State Los Ángeles cuando solicitó entrar al LAPD. “Antes del cateo en la casa de mis papás cuando descubrí que quería ser policía, planeaba estudiar para ser farmacéutica”.

La sargenta del LAPD, Letisia Ruiz, 15 años como policía. (Cortesía sargenta Letisia Ruiz)

En 2005, Letisia ingresó a las filas de la agencia policial. “Comencé patrullando las calles de la estación de Hollenbeck en el este de Los Ángeles, un área con mucha violencia y tiroteos”. Se trataba de las mismas calles, en las que muchas veces ayudó a su madre a vender tamales.

En 2015 fue ascendida a sargenta; y desde abril de 2019, es asistente del comandante del Buró de Detectives de las oficinas principales del LAPD en el centro de la ciudad de Los Ángeles. Y parece que no hay quien la pare en su anhelo por superarse profesionalmente.

“Estoy emocionada porque estoy en la lista para ser teniente. Hay cuatro personas delante de mí antes de que llegue mi turno”.

La sargenta Letisia Ruiz quiere ser teniente del LAPD. (Cortesía sargenta Letisia Ruiz)

¿Hasta dónde quieres llegar?

“Hasta lo más alto que se pueda. Mi profesión lo es todo para mi. Mujeres policías latinas somos muchas en el LAPD, pero pocas están en los puestos superiores de mando”.

Letisia confiesa que está contenta por haber vencido los pronósticos adversos que no le auguran nada bueno a las mujeres que se convierten en madres siendo muy jóvenes. “Las estadísticas muestran que no terminamos ni la secundaria. Yo me fui muy chica de mi casa. Hice sufrir a mis padres, pero ahora ellos están muy orgullosos de lo que he logrado y de tener una hija policía”.

Dice que ella quiere demostrar a quienes se convierten en madres en plena adolescencia, que sí pueden salir adelante y alcanzar sus sueños. “Este país es de oportunidades. Yo pude transformar una historia de riesgo en una historia positiva”.

La sargenta Letisia Ruiz cons us hijos Manny y Ace. (Cortesía sargenta Letisia Ruiz)

Claro que para lograrlo, tuvo que hacer muchos sacrificios.

“Por trabajar y estudiar, sacrifiqué tiempo para mi hijo. Pero estoy satisfecha porque a sus 23 años, Manny, mi hijo mayor, es un adulto de bien. Ya vive de manera independiente, y se dedica a la programación. Ver los resultados en él, es mi mayor recompensa”.

Y por supuesto, confiesa que su hijo siempre fue su motivación para superarse y salir adelante, pero también su madre. “Ella siempre me enseñó a luchar, a no darme por vencida y a hacerme valer como mujer”.

Cuando le preguntamos qué piensa de los policías que hacen uso excesivo de la fuerza o abusan de su poder en el ejercicio de su deber.

“En una agencia policial hay de todo. Somos humanos que cometemos errores, pero quienes hacen uso excesivo de la fuerza sin justificación alguna, son investigados y deben atenerse a sufrir las consecuencias de sus actos”.

La sargenta Letisia Ruiz cuando era una niña creciendo en Echo Park. (Cortesía Sargenta Letisia Ruiz)

En su caso, Letisia dice que ella quisiera que la comunidad, se dé cuenta que detrás de su uniforme y su placa de policía, hay un ser humano que es madre, hija y una hermana agradecida con su familia que siempre la apoyaron para alcanzar su sueño. “Incluso mis hermanos mayores se sacrificaron para que yo estudiara”.

En la actualidad, Letisia es madre también de Ace de 6 años de edad; y está contando los días para ser ascendida a teniente del LAPD. “Quiero ser una inspiración para las mujeres y niños porque no importa cuáles sean tus circunstancias, solo tienes que tener el deseo y la motivación para llegar a donde quieres estar”, dice.

 

En esta nota

LAPD mujeres latinas

Suscribite al boletín de Los Ángeles

Recibe gratis las noticias más importantes de Los Ángeles diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain