Salma Hayek: “Nunca nos habíamos preguntado tanto cuál es la verdad”

La actriz mexicana estrena "Bliss", un film que enfrenta dos mundos sin dejar claro cuál es el real. Y agradece a sus seguidores de Instagram: "Me tienen en contacto con el mundo"

Owen Wilson y Salma Hayek en Bliss.
Owen Wilson y Salma Hayek en Bliss.
Foto: Hilary Bronwyn Gayle/Amazon Studios / Cortesía

“Bliss” en inglés significa “felicidad”, “alegría”, “dicha”. El término le va como anillo al dedo a Salma Hayek, una actriz a la que en la vida real siempre vemos sonriente y feliz, ya sea en una entrevista o en su activo perfil de Instagram.

Ahora esta mexicana de 54 años protagoniza una película con ese mismo título, “Bliss”, junto a Owen Wilson, disponible en Amazon Prime. Sus personajes forman una curiosa pareja que vive entre dos mundos sin tener la seguridad de cuál es real y cuál una supuesta simulación. Un film que juega con la mente del espectador mientras se adentra en la mente de los personajes.

Pudimos hablar con Salma Hayek sobre “Bliss”. Y sobre el éxito de su cuenta de Instagram.

Pregunta: Recientemente has hecho dos películas, “Bliss” y “The Roads Not Taken”, originales, diferentes y que se adentran en el interior de la mente humana…
Salma Hayek: Son películas que se preguntan qué es real y qué no es real. Algo que en estos momentos que estamos viviendo es muy a tono. Creo que nunca nos habíamos preguntado tanto cuál es la verdad. Inclusive cuando ves las noticias ya no sabe uno qué es real y qué no. La información se contradice constantemente en los medios. Teorías científicas extrañas… la Tierra ya no es redonda, jaja. La cantidad de gente que convierte eso en sus realidades. Creo que aunque “The Roads Not Taken” habla más sobre una enfermedad física, las dos tienen la búsqueda de la verdad.

P.: “Bliss” tiene un guion sorprendente…
S.H.: “Bliss” es muy interesante porque le da al espectador la capacidad de elegir qué película ver. Y te da dos opciones. Una: está viendo una película sobre drogadicción. O dos: estás viendo una película sobre universos paralelos, que es un poco más sci-fi, aunque usa una teoría existente que es la de si estamos viviendo en un mundo que es una simulación. Aunque se puede considerar una película sci-fi, no estamos tratando de salvar el mundo. Simplemente estamos explorando conflictos humanos con los que toda la gente se puede identificar: cómo perdemos la apreciación de las cosas, cómo nos acostumbramos a lo bueno tan rápido, cómo una mujer que lo tiene todo se sigue diciendo “nadie cree en mí”, encontrar a tu alma gemela, la paternidad… tiene muchos temas con los que es muy fácil conectar.

P.: También aborda los problemas de la adicción a las drogas y la salud mental.
S.H.: No sé si se considera un problema de salud mental o simplemente de salud. No sé dónde cae la adicción, que además puede ser hereditaria, igual que muchos problemas mentales. Pero definitivamente acaba destruyéndolo todo, tu cuerpo, tu mente… El director me dijo una cosa muy interesante a la hora de hacer esa toma: que no solamente yo soy adicta, sino que yo soy una adicción, yo soy una droga. Me dijo: “Tienes que interpretar a una droga que va con todo, que no lo deja pensar, que no lo deja tomar decisiones, que le pone una realidad enfrente y le dice ‘tú vas por aquí y haces esto’”. Y eso es lo que hace la droga.

P.: Suena a reto para un actor.
S.H.: Es muy interesante cómo cada una de las posibilidades tenían que funcionar de forma paralela. Por ejemplo, en una escena donde yo tengo un ataque de ansiedad y un desgarramiento emocional, tengo que hacer la adicción de que estoy enloquecida porque no tengo la droga, la adicción de codependencia con el hombre que pienso que me deja, el miedo de perder a mi alma gemela que es muy importante en mi proyecto de vida en Bliss [uno de los dos mundos antes mencionados] porque se está yendo a una realidad que no es… y estoy sintiendo todo esto y tengo que estar destruida, pero al mismo tiempo decir ‘esto no es real, yo no tengo por qué sentir esto, estas emociones no son reales’. Como actor, para tú sentir algo lo tienes que creer. Pero es muy complicado cuando tu propio personaje no cree que eso está pasando y que no es una verdad. Como actor fue una película complicada en todos los niveles.

Los personajes de Hayek y Wilson viven entre dos mundos contrapuestos en Bliss. / Foto: Hilary Bronwyn Gayle/Amazon Studios
Los personajes de Hayek y Wilson viven entre dos mundos contrapuestos en Bliss. / Foto: Hilary Bronwyn Gayle/Amazon Studios

P.: Tienes un éxito tremendo en Instagram, con más de 17 millones de seguidores. ¿Cómo valoras el uso de las redes para estar en contacto con tus fans?
S.H.: No uso mucho las redes sociales, pero sí Instagram. Ha sido una maravillosa manera de interactuar con la gente, de conocernos, de leer lo que piensan, saber lo que les gusta, reírme un poco, asustarme un poco [se ríe], incomodarme un poco… Les estoy muy agradecida. Creo que soy la única celebridad de mi edad, o de las pocas que no son cantantes, que tiene tantos seguidores. Además mis seguidores son bastante jóvenes, de 18 a 25 y de 25 a 35 la mayoría. Ha sido una sorpresa para mí. 50% mujeres y 50% hombres, que también es genial. Me tienen en contacto con el mundo. Me encanta. Me río, me divierto…

A veces es un poco de trabajo. Por ejemplo, ahorita me fui de vacaciones y la primera semana estaba súper motivada, me tomé muchísimas fotos en traje de baño porque me había puesto a dieta, a hacer ejercicio porque venía el 2021… Después de una semana ya no puedo más con las fotos, no puedo estar todo el día con las fotos, se me olvida. Y entonces me dediqué a comer. Pero lo bueno es que ya tenía las fotos en traje de baño, jajajaja, y cuando nos dijeron que nos volvían a encerrar… A mí nada más me dicen “cuarentena” y me da un hambre… Así que ahora voy sacando las fotos, son muy pacientes conmigo, pero ya no estoy de vacaciones. Han de pensar que me voy de vacaciones cada fin de semana. Pero no, aquí estoy encerrada. Lo que pasa es que tengo mis guardaditos. Tengo buena técnica.

P.: Y la mayoría de reacciones son positivas…
S.H.: Tengo mucha suerte, sí. Algunos me regañan de vez en cuando. Y a veces me sorprenden. Puse una foto donde estoy comiéndome un taco toda elegante. La puse de broma. Desesperada después de un año de cuarentena, ya te empiezas a vestir como si fueras a salir. Y todos decían: “Sí, claro, también en Colombia nos vestimos todos los días aunque estemos en cuarentena, nos podemos elegante para cenar”. “Sí, también aquí en Chile nos ponemos elegantes para cocinar aunque estemos en cuarentena”. Yo dije, nooo. Al día siguiente me levanté, me arreglé y me empecé a arreglar desde entonces. Me inspiraron ellos.

Bliss estará disponible en Amazon Prime desde el 5 de febrero.
Bliss estará disponible en Amazon Prime desde el 5 de febrero. / Foto: Hilary Bronwyn Gayle, Amazon Studios