Estímulo millonario para distritos escolares que inicien la educación presencial

Se planea la apertura para inicios de abril; padres de familia preocupados sobre la seguridad sanitaria de sus hijos.

Estímulo millonario para distritos escolares que inicien la educación presencial
Karla Franco (d) junto a sus hijos y esposo. (Suministrada)
Foto: Familia Franco / Cortesía

Un acuerdo entre la legislatura y el gobernador de California podría otorgar $2 mil millones a los distritos escolares que comiencen sus clases en persona para el próximo mes.

La noticia se anunció el lunes, mismo día en que la vacuna contra el COVID-19 se hizo accesible para educadores. El gobernador Gavin Newsom, dijo que en California se han administrado 9.1 millones de vacunas y los casos de contagio han reducido significativamente.

“Hace seis semanas, estábamos anunciando más de 50,000 casos de COVID, [el domingo] solo 3,500”, dijo Newsom en conferencia de prensa. “Las hospitalizaciones y la unidad de cuidados intensivos se redujo coincidentemente en un período de 14 días en 42.1%, por lo que las cosas se están moviendo en la dirección correcta”.

Debido a estos números el gobernador dijo que esperan que para abril todos los jardines de niños de transición (TK) y escuelas hasta el segundo grado vuelvan a abrir sus puertas.

El incentivo financiero para los distritos escolares es parte del proyecto de ley estatal AB86, titulado COVID-19 relief and school reopening, reporting, and public health requirements, para que ofrezcan instrucción en persona en condados con menos de 25 nuevos casos confirmados diarios del COVID-19 por cada 100,000 residentes.

El plan de $6.60 mil millones se divide en $2 mil millones para las escuelas que regresen a clases presenciales el próximo mes. Otros  $4.60 mil millones serán para distribuir entre las escuelas cuyos estudiantes han tenido perdida de aprendizaje. Esto pudiera ser mediante intervenciones o la extensión del año escolar, entre otras opciones.

Padres preocupados

Juanita García, de 70 años, es abuela y tutora legal de sus dos nietos de 17 y 15 años. Ambos adolescentes tienen discapacidades de aprendizaje y están en clases de educación especial.

García aseguró que las clases virtuales durante el año han sido estresantes para ella, pero para sus nietos han sido “el tiro de gracia” ya que su educación se redujo a prácticamente nada.

“Ellos sufren ataques de ansiedad, les afecta demasiado estar mucho tiempo frente a la computadora”, indicó García.

No obstante, ella se rehúsa rotundamente a regresarlos a clases en persona sin que antes sean vacunados.

García dijo que en diciembre ella resultó infectada del COVID-19 y su nieto mayor que la atendía también resultó infectado, pero fue asintomático. Ahora ella cuestiona si al regresar a clases sus nietos pudieran ser infectados y no mostrar síntomas, cargando así el virus hacia otras personas.

“Para mí lo mejor sería que se sigan todos los requisitos parejo y que vacunen a todo el mundo”, dijo García. “Ya perdieron un año y vamos a aventarnos otro a la buena de Dios”.

Juanita García y sus nietos. (Suministrada)

García, quien ha sido voluntaria de varias escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) y fue maestra de educación temprana, dijo que le preocupan sus nietos pero también le preocupan los hijos de sus vecinos y los hijos de sus amigos.

Por su parte, Karla Franco, de 40 años, tiene cuatro hijos y dos asisten a escuelas del LAUSD en el noveno y sexto grado en la ciudad de South Gate.

Ella aseveró que el aprendizaje en línea ha sido un “fracaso rotundo” y el LAUSD les ha fallado completamente a los estudiantes de bajos ingresos. Aseguró que si en tantos años el personal  no ha podido controlar lo que se ve, cómo van a controlar lo que no se ve.

“En las escuelas entran con drogas, entran con armas, hay peleas, hay bullying y eso no lo pueden controlar, ¿Cómo le van a hacer si los niños contraen el virus? Eso nadie lo puede ver si el niño no tiene síntomas”, indicó furiosa Franco.

Añadió que hasta el momento tanto el LAUSD como el sindicato de maestros se preocupan por el bienestar de los adultos, pero nadie se ha puesto a pensar en el bienestar de los niños.

“Según dicen que van a implementar un plan para desinfectar y van a tomar la temperatura. ¿Cómo piensan hacer eso si ni siquiera podían impedir cuando los estudiantes se brincaban la barda [de la escuela] en sus caras?”, cuestionó Franco.

Tanto Franco como García son parte del grupo de padres “Nuestra voz: Comunidades para una educación de calidad”, un grupo de padres líderes que intenta darle voz a todos padres latinos.

Franco dijo que las autoridades escolares no deben subestimar a los padres de familia de bajos recursos, ni tildarlos de ignorantes o removerlos de planes que afectan a sus hijos.

“Queremos que nos incluyan en el plan de seguridad y que este sea aprobado por los padres no el distrito. El problema es que ellos ven a nuestros hijos como símbolos de dólares”, dijo Franco.

“El LAUSD está llegando a un acuerdo con la unión de maestros pero nadie está tomando en consideración a los estudiantes”, añadió García.

La propagación del virus entre niños y adolescentes

El doctor José Mayorga, director ejecutivo del UCI Health Family Health Center en el condado de Orange, dijo que es bien sabido que los niños se enferman cuando hay otros niños enfermos. Sin embargo, siempre y cuando haya un régimen para protegerse, los padres no deben temer.

“Aunque los niños pueden enfermarse por COVID-19 y transmitir el virus a otros, menos del 10% de los casos en Estados Unidos han ocurrido entre los niños y adolescentes de 5 a 17 años”, dijo Mayorga.

Añadió que es entendible la preocupación de los padres ya que usualmente los niños suelen ser asintomáticos o presentar síntomas leves, pero pudieran transmitir el virus a sus padres o abuelos.

“Pero tenemos que entender que en otros países donde han regresado los niños a la escuela no ha habido brotes significantes”, dijo Mayorga.

El doctor agregó que para tener un regreso seguro a clases, él recomienda que se sigan las estrategias de prevención. Estas incluyen el uso de cubrebocas, limpieza, buena ventilación en los salones de clases y cafeterías, el uso de gel antibacterial y lo más importante por ahora, la vacunación de los educadores.

Hasta el momento la vacuna contra el COVID-19 solo ha sido aprobada para mayores de 16 años. Mayorga dijo que ya se están haciendo más estudios para personas de 12 a 18 años, pero él duda que esté lista para el próximo semestre ya que se necesitan hacer mucho más estudios.