Por qué algunos obispos de EE.UU. desalientan a los católicos de recibir la vacuna Johnson & Johnson

Te explicamos por qué algunos líderes de la iglesia dicen que la vacuna Johnson & Johnson debe evitarse, si es posible

Por qué algunos obispos de EE.UU. desalientan a los católicos de recibir la vacuna Johnson & Johnson
Una enfermera sostiene una dosis de la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson.
Foto: Michael Ciaglo / Getty Images

La nueva vacuna Johnson & Johnson COVID-19 puede ofrecer la mejor perspectiva para proteger a tantos estadounidenses como sea posible, lo más rápido posible, pero algunos líderes religiosos estadounidenses dicen que tienen preocupaciones morales sobre su desarrollo, según reportó NPR.

A diferencia de las variantes Pfizer o Moderna, la vacuna Johnson & Johnson se produjo en parte mediante el uso de líneas celulares derivadas de un feto humano abortado. En un comunicado emitido esta semana, los líderes de la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU. (USCCB) dijeron que esa característica de la vacuna plantea dudas sobre su permisibilidad.

“Si uno tiene la capacidad de elegir una vacuna, se deben elegir las vacunas de Pfizer o Moderna en lugar de las de Johnson & Johnson”, dijeron el arzobispo de Kansas City Joseph F. Naumann y el obispo de Fort Wayne-South Bend (Indiana) Kevin C. Rhoades.

Naumann preside el Comité de Actividades Pro-Vida de la USCCB y Rhoades preside el Comité de Doctrina de la conferencia.

No, pero sí

Los obispos no llegaron a decirles a los católicos estadounidenses que eviten por completo la vacuna Johnson & Johnson, una posición adoptada por otros líderes religiosos conocidos por su fuerte oposición al aborto.

En la práctica, los estadounidenses que pueden recibir una vacuna COVID-19 generalmente no tienen opción sobre qué variante recibir.

Los centros de vacunación generalmente pueden ofrecer solo aquellas vacunas a las que tienen acceso. Dadas esas circunstancias, el consejo de los líderes religiosos de que las personas deben sentirse libres de usar la vacuna Johnson & Johnson si no hay alternativas disponibles puede ser la parte más importante.

Uso de células fetales

La vacuna Johnson & Johnson se desarrolló con el uso de PER.C6, una línea celular fetal que se originó en un feto de 18 semanas abortado en 1985.

Según un artículo de junio de 2020 en Science Magazine, las células fetales humanas se pueden usar como “‘fábricas en miniatura para generar grandes cantidades de adenovirus… que se utilizan como vehículos para transportar genes del nuevo coronavirus que causa el COVID-19”.

Las vacunas Pfizer y Moderna también utilizan células fetales humanas, pero solo durante las pruebas de la eficacia de la vacuna, un hecho que las hace aceptables para los líderes católicos, según una extensa declaración de los obispos de EE.UU. emitida en diciembre de 2020.

“Si bien ninguna de las vacunas está completamente libre de cualquier conexión con líneas celulares moralmente comprometidas”, dicen los obispos, “en este caso la conexión es muy remota del mal inicial del aborto”.

Un líder católico estadounidense, el obispo Joseph Strickland de Tyler, Texas, ha dicho que se opone al uso de cualquier vacuna COVID-19 con cualquier conexión con fetos humanos abortados, sin importar cuán remota sea, pero su posición extrema sobre el tema es una excepción entre los líderes católicos.

El Papa Francisco y el Papa Emérito Benedicto XVI recibieron vacunas COVID-19 tan pronto como estuvieron disponibles.