IRS enfrenta críticas por retrasos en envío del tercer cheque de estímulo

Demócratas exigen a la agencia respuestas sobre problemas con emisión de ayuda de $1,400 dólares

IRS enfrenta críticas por retrasos en envío del tercer cheque de estímulo
ill Pascrell Jr. (Nueva Jersey), presidente del Comité de Vigilancia.
Foto: Getty Images

El Departamento del Tesoro enfrenta críticas y está bajo presión ante retrasos en el envío del tercer cheque de estímulo de $1,400 dólares, especialmente a grupos vulnerables.

Demócratas que lideran distintos comités y comisiones en la Cámara de Representantes exigieron respuestas al IRS sobre lo que está ocurriendo con la agencia.

Señalan que ya había un sistema de envío de fondos, utilizado para las anteriores ayudas de $1,200 dólares y $600 a finales.

“Estamos demandando respuestas inmediatas del IRS y la Administración del Seguro Social, por qué caramba están tomando tanto tiempo enviar los pagos de estímulos a varios beneficiarios del Seguro Social, SSI y veteranos. Este dinero necesita irse ahora”, expresó Bill Pascrell Jr. (Nueva Jersey), presidente del Comité de Vigilancia.

La carta está firmada también por Richard Neal (Massachusetts), presidente del Comité de Medios y Arbitrios; John Larson (Connecticut), presidente del subcomité de Seguridad Social, y Danny Davis (Illinois), presidente del Comité de Trabajadores y Soporte Familiar.

“El último año, el IRS y SSA han trabajado de cerca para asegurarse de que las ayudas previas fueran pagadas pronta y automáticamente a estos beneficiarios, incluso si ellos no reportan impuestos”, dice la misiva.

Los demócratas agregaron que el Plan de Rescate Estadounidense de $1.9 billones de dólares fue aprobado para proporcionar ayuda económica a las personas en todo el país “de inmediato”, por lo cual debe acelerarse.

El IRS enfrenta otros problemas y críticas sobre depósitos dividos sin aviso a parejas, así como las fechas efectivas de pago.

La agencia ya está enviando cheques físicos y la emisión de tarjetas de débito, pero esas formas de pago tardarán al menos dos semanas en llegar a los estadounidenses.