Mónica Ramírez, primera latina en dirigir la más grande firma de abogados pro bono en EE UU

'Es una tremenda oportunidad y un sueño hecho realidad', dice la abogada quien creció en Huntington Park

A partir de junio, Mónica Ramírez dirigirá Public Counsel. (Cortesía Mónica Ramírez)
A partir de junio, Mónica Ramírez dirigirá Public Counsel. (Cortesía Mónica Ramírez)
Foto: Cortesía

Mónica Ramírez Almadani se convertirá a partir de junio, en la primera latina en dirigir Public Counsel, la más grande firma de abogados pro bono en Estados Unidos que recientemente cumplió su aniversario número 50.

Pero ¿qué podemos esperar como comunidad latina de la primera latina presidenta de Public Counsel?

“Voy a aportar mi experiencia de trabajo, mi proximidad y conexión personal con la comunidad latina y sus desafíos, en especial en un lugar como Los Ángeles donde la población es muy significativa. Todo eso me da el entendimiento para servir a la comunidad latina, ayudar donde se necesita y nutrir aún más esa relación”, dijo en una entrevista con La Opinión.

Mónica nació en Los Ángeles y creció en Huntington Park. Sus padres son de San José de Gracia en Nayarit, México. Del kinder a la secundaria fue a escuelas públicas, pero sus estudios universitarios los hizo en Harvard. Su licenciatura en derecho la obtuvo en la Universidad de Stanford. 

“Siempre fui una buena estudiante que estuvo involucrada en la asociación de estudiantes y en muchas actividades en la Secundaria de Huntington Park”, dice.

Mónica Ramírez Almadani, es hija de padres inmigrantes mexicanos. (Cortesía Mónica Ramírez Almadani)

Lo que nunca imaginó fue que la aceptarían en la Universidad de Harvard. “Apliqué a Harvard porque quería hacer una diferencia en el mundo y experimentar algo fuera de Huntington Park. Pero no pensé que me aceptarían, solo quería probarme a mí misma. Fui muy afortunada de que me admitieran y me aceptaran en todas las universidades prestigiosas en las que solicité ingreso”.

Mónica cuenta que sus padres fueron increíblemente trabajadores. “Mi padre fue chófer de camión de carga por muchos años en Los Ángeles hasta que se jubiló. Se despertaba como a la una o dos de la madrugada para ir al trabajo y se iba a dormir muy temprano en la tarde. Así que cuando mis hermanos y yo despertábamos, ya se había ido y cuando regresábamos de la escuela, estaba normalmente tomando una siesta después del trabajo”.

La dedicación de su padre al trabajo duro lo convirtió en un ejemplo a seguir. “Yo siempre quise que mi mamá y él se sintieran muy orgullosos de mí y mostrarles que podía hacerla, pero ellos definitivamente que fueron mi inspiración”.

También, dice, fue inspirada por mentores y amigos al aprender sobre el movimiento de derechos civiles.

Cuando se graduó de abogada, trabajó para el juez Warren Ferguson en la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en el condado de Orange. “Me cambió la vida. Era extremadamente amable y progresista. Y aprendí mucho de él como abogado y ser humano”.

Después fue a trabajar como abogada en derechos civiles y de los inmigrantes en la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) durante 4 años. “Trabajé en la investigación de casos por todo el país para ayudar a desarrollar demandas. Mi principal enfoque era investigar los abusos de las agencias policiacas locales y otros agentes de migración”.

Durante la administración Obama, en 2015 comenzó a trabajar en la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos. Y más tarde laboró como asistente especial en el Departamento de Justicia de California cuando Kamala Harris era la procuradora. “Trabajé en migración, derechos civiles y justicia criminal para preparar demandas que ayudaron a avanzar los derechos civiles de las minorías y otros comunidades vulnerables”.

Actualmente es directora de la clínica de derechos de inmigrantes y profesora asistente visitante en la escuela de leyes de la Universidad de California en Irvine. “Estoy entrenando estudiantes de derecho de diferentes trayectorias para que sean defensores y abogados por los derechos de los inmigrantes”.

¿Cómo llega la oportunidad de dirigir Public Counsel?

“Public Council es esencial en la comunidad legal de Los Ángeles  y en la comunidad de derechos civiles e interés público. Siempre he admirado su trabajo y he tenido el privilegio de trabajar con ellos en el pasado”.

Considera que es la persona idónea para el cargo porque realmente comparte sus valores y puede hacer una diferencia.

Me siento honrada y agradecida de haber sido seleccionada como presidenta de una organización muy importante en un momento crítico en la historia del país. Estoy muy emocionada”.

Mónica Ramírez Almadani viene de una comunidad latina de trabajadores y cuenta con una amplia carrera en la defensa de los derechos de inmigrantes. (Cortesía Mónica Ramírez Almadani)

Y ser la primera latina en dirigir Public Counsel la hace sentir aún más entusiasmada. “Es una organización que atrae a defensores muy apasionados quienes vienen  de diferentes trayectorias y aportan una perspectiva única”.

Ella llevará la suya propia: “Sé lo que se siente crecer en una comunidad inmigrante, venir de una familia de bajos ingresos, asistir a escuelas saturadas donde no se recibe mucha atención y ser desanimada mucha veces de alcanzar tus sueños”

Pero además como abogada ha tenido el privilegio de representar a inmigrantes de latinoamérica y todo el mundo. “Toda mi carrera he abogado por las comunidades inmigrantes y estoy muy esperanzada de que mi trayectoria ayude a la organización a crecer aún más fuerte y vibrante”.

Public Counsel es un modelo de organización que trabaja con abogados de compañías y firmas privadas y otros socios para hacer cambios en las políticas.

“Labora en muchas diferentes áreas de manera amplia y holística. No es solo migración sino vivienda, inseguridad económica, derechos de los niños. Por tanto, estoy muy animada por trabajar en todos estos proyectos para avanzar y proteger los derechos de la gente en la comunidad de bajos ingresos, de quienes viven en la pobreza y enfrentan injusticias”.