¿Quiénes ganarán el Óscar, en un año de saqueos y sin taquillas?

Con dos meses de retraso, el premio se celebrará el próximo domingo, posiblemente con baja audiencia televisiva

¿Quiénes ganarán el Óscar, en un año de saqueos y sin taquillas?
"Nomadland" se estrenó en un autocine, sin lujos.
Foto: Amy Sussman / Getty Images

EFE.- Ninguna película logró predecir el nivel de cambios, estrés y bancarrota que podría causar un virus que, de la aparente nada, nació y se esparció por el mundo sin dejar hueso sano. Tampoco ningún guionista imaginó el nivel de corrupción, necedad, chantajes y guerra monetaria que se desataría, mientras “líderes” mundiales, laboratorios, empresas de bioseguridad y telecomunicaciones multiplican sus capitales.

En el ínterin, las salas de cines se cerraron -muchas para siempre-, pero las películas hallaron plataformas para seguir circulando. Así, aunque con dos meses de retraso, la gala del Óscar se celebrará el próximo domingo 25, muy posiblemente con una baja audiencia televisiva.

Y si no hubo taquilla, fiestas de lanzamiento ni alfombras rojas -variables que suelen influir en los premios-, se supone esta vez habría más espacio para la calidad y la sobriedad. ¿Será así?

La primera obvia gran conquista lograda en las nominaciones de 2021 fue el espacio abierto a temas de justicia y minorías, muy a tono con las protestas antipoliciales que encendieron a Estados Unidos estos meses, muchas legítimas, pero también generando demagogia, saqueos, manipulación y ganancia política a derecha e izquierda. Además, las mujeres cineastas y los “extranjeros” siguieron anotándose avances merecidos.

En ese panorama, ¿quiénes ganarán el Óscar este insólito año? ¿Los votantes vieron las películas en mayor o menor proporción esta vez, debido al confinamiento? ¿Mirarlas en casa permite evaluar mejor que en una sala de cine? Como diría Bob Dylan, “la respuesta está en el viento…”

Siempre es más difícil, matemáticamente, ser nominado que ganar, pero todos anhelan el trofeo. De momento, las tendencias apuntan a estos resultados “vacunados”:

ACTRICES: Viola Davis no tenía competencia hasta hace unas semanas, pero el remate se ha complicado con Andra Day, ambas interpretando cantantes legendarias que sufrieron racismo: Gertrude “Ma” Rainey y Billie Holiday. Si el voto afroamericano se divide, la británica Carey Mulligan podría sorprender. Mientras Frances McDormand cabalga fuerte al ser prácticamente el único personaje en “Nomadland”. Será un final de fotografía.

En los roles secundarios, una guerra entre abuelas: la tragicómica de la coreana Youn Yuh-jung representa el voto “de las minorías” y amantes de películas independientes, y su triunfo sería la manera más viable de premiar “Minari” y contrarrestar la xenofobia asiática en boga en Estados Unidos. Pero Glenn Close sigue siendo la actriz con más nominaciones (8) sin haber ganado el Óscar. ¿La dejarán sentada otra vez? Algunos piensan que su abuela en “Hillbilly Elegy” fue magistral, mientras otros le han lanzado tomates, incluyendo una agria nominación al Razzie como “horror del año” junto a Rudolph Guliani. Tal dicotomía nunca había sucedido con una misma actuación (Sandra Bullock logró ambos triunfos de Óscar y “peor actriz” en 2010, pero con películas diferentes).

Chadwick Boseman y Viola Davis en “Ma Rainey’s Black Bottom” / Netflix.

ACTORES: entre protagonistas, Chadwick Boseman luce como el premio más seguro de la noche. Su brillante y corta carrera interrumpida por el cáncer tuvo un cierre excepcional con su papel de músico frustrado en “Ma Rainey’s Black Bottom”. No honrarlo sería un error muy irresponsable.

Entre los actores de reparto, es muy probable que otro afroamericano también corone: por primera vez la “minoría” es mayoría. Hay tres personajes negros nominados, todos roles biográficos. Y aunque esas coincidencias podrían generar un problema matemático por indecisión entre los votantes, el londinense Daniel Kaluuya tiene ventaja al ser el héroe de la película “Judas and the Black Messiah”, y es el único del grupo con una nominación actoral previa. En la otra esquina, los blancos Paul Raci y Sacha Baron Cohen ahora son “minoría” y no dejan de rezar.

DIRECTOR: Chloé Zhao es la gran favorita y en 2017 ganó en Cannes. ¿Hará historia como mujer, joven y extranjera al llevarse este premio por “Nomadland” en pleno clima anti China? Así parece, heredando al coreano Bong Joon-ho, ganador el año pasado por “Parasite”.

GUIONISTAS: entre las historias adaptadas, la balanza sindical está a favor de Sacha Baron Cohen y su mega equipo en “Borat”. Mientras, Chloé Zhao parece tener más chance como cineasta del año. Y en guión original, la británica Emerald Fennell -igualmente nominada como directora- luce imperdible con su mezcla de romance y venganza en “Promising Young Woman”. A no ser que Aaron Sorkin (“The Trial of the Chicago 7”) le arruine la noche.

PELÍCULAS: “Nomadland” lidera sólida. Es una épica humana, una especie de Ilíada con una viuda, de alta calidad y bajo presupuesto, en sintonía con la mirada introspectiva y de desapego material que la pandemia impuso en la colectividad, en medio del desempleo y el éxodo forzado que ya había asomado la crisis por lujuria bancaria de 2008. Las otras finalistas se pierden en el olvido, aunque el tema de justicia social impulsa a “Judas” y “The Trial of the Chicago 7”, y el sudor de los inmigrantes inunda a “Minari”.

“Minari” sí tuvo alfombra roja, antes de la pandemia / Cindy Ord, Getty Images.

En cinta animada, “Soul” luce sin competencia: ha arrasado con otros premios y tiene 3 nominaciones al Óscar.

En producción internacional, hay más espacio para sorpresas porque es un comité aparte, de pocos votantes, y este año hubo reglas peculiares para garantizar que vieran las producciones aún en el confinamiento. La danesa “Another Round” tiene pedigrí, pues logró una nominación muy cotizada para su conocido director Thomas Vinterberg. Pero muy cerca corren la húngara “Quo Vadis, Aida?”, que tiene la ventaja de tocar un tópico de historia internacional -la guerra de ex Yugoslavia-; y “The man who sold his skin” (Tunisia) sobre los refugiados de Siria. Eso ayuda en esta categoría.

En fin, el Óscar es un premio más. No se vale llorar. Mucho más se ha perdido con el coronavirus.

Glenn Close, la eterna finalista del Óscar / Netflix.
Equipo de “Promising Young Woman”, Sundance 2020 / Rich Polk, Getty Images.

Andrés Correa Guatarasma es un corresponsal y dramaturgo venezolano que reside en Nueva York, miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

(Las Tribunas expresan la opinión de los autores, sin que EFE comparta necesariamente sus puntos de vista)