Test: GMC Canyon AT4

Test: GMC Canyon AT4
Foto: GMC|GMC|GMC|GMC|GMC

En esta ocasión nos encontramos con el GMC Canyon AT4, la pickup mediana que se destaca por su diseño off-road y su capacidad de remolque.

El GMC Canyon AT4 es una alternativa dentro del nutrido segmento conformado por Ford Ranger, Jeep Gladiator y su hermana Chevrolet Colorado, entre otras.

Para esta oportunidad el modelo 2021 ha sumado esta versión evaluada que reemplaza a la All Terrain y trae como novedad una suspensión ajustada como así también unos neumáticos que invitan a la experiencia off-road.

Diseño

También se ha rediseñado su frontal con un estilo un poco más agresivo que le aporta mayor robustez y presencia.

Si bien está orientada al lujo, esta versión en particular reemplaza los cromados por terminaciones en negro, con algo más de rusticidad para entrometerse por los diversos terrenos.

Mecánica

Debajo del capó el GMC Canyon AT4, esconde el propulsor V6 de 3.6 litros que entrega unos 308 caballos de fuerza acompañado de la transmisión automática de 8 relaciones como estándar.

El consumo en ciudad es de 17 mpg y en autopista está establecido en 24 mpg disponibles en su tanque de 21 galones.

Dinámicamente nos ha parecido fácil de conducir, con una sensación estable y suave otorgada por el equilibrio de sus suspensiones.

Ya en el autopista el GMC Canyon AT4 es estable aunque los neumáticos todoterreno no son los más propicios para velocidades altas y pueden ser algo irregular la sensación a bordo.

Dentro del habitáculo, nos encontramos con un ambiente atractivo y funcional. La consola central vertical permite que los distintos comandos sean fáciles para manipular.

Más en Conduciendo.com: Notas GMC

Quizás y más allá de ser confortable uno de sus puntos menos favorables y a tener en cuenta se vislumbra con sus materiales y terminaciones.

Notamos que frente a sus rivales, el GMC Canyon AT4 podría contar con una cabina más refinada y exclusiva.

Seguridad

En seguridad puede incluir varios asistentes como los alertas de cambio de carril y de colisión frontal, aunque no son estándar, sólo disponibles de serie en el tope de gama Denali.

Sí encontramos el sistema OnStar con asistencia online en caso de emergencias, o vehículo robado, entre otras funciones.

Seis bolsas de aire, los controles de estabilidad y tracción, y el mecanismo de presión de neumáticos también forman parte.

Conclusión 

Como veredicto notamos al GMC Canyon AT4, un producto que cumple con su función al desempeñarse de manera óptima tanto para utilizar para la carga como para el tránsito urbano.

Claro que esta versión particular se muestra con un carácter extensible a la aventura para ser aprovechado al máximo.

Su andar sereno permite una conducción agradable y simple en la ciudad como en autopista.

Creemos que las terminaciones del interior podrían mejorarse por tratarse de un GMC y quizás sus asientos no sean del todo cómodos para personas de contextura física considerada.

El GMC Canyon AT4 tampoco ofrece de serie los asistentes de seguridad que ya empiezan a hacer moneda corriente en sus rivales.

Aunque en líneas generales en el plagado segmento de pickups medianas es un representante a considerar.