EE.UU. revisa los incidentes del “síndrome de La Habana”, a medida que aumentan los casos sospechosos de la CIA

Nuevos incidentes de funcionarios de EE.UU. en el exterior que enferman por lo que se sospecha que sean ataques sónicos, han obligado a intensificar la investigación de estos raros ataques

EE.UU. revisa los incidentes del “síndrome de La Habana”, a medida que aumentan los casos sospechosos de la CIA
Los primeros ataques sónicos ocurrieron en la Embajada de EE.UU. en La Habana.
Foto: YAMIL LAGE / AFP / Getty Images

Más de una docena de oficiales de la CIA que prestan servicio en múltiples ubicaciones en el extranjero han regresado a Estados Unidos para buscar atención médica este año después de informar síntomas consistentes con el “síndrome de La Habana”, la misteriosa y debilitante enfermedad que se cree que ya ha afectado a decenas de personal estadounidense desde 2016, según revelaron a CBS News funcionarios actuales y anteriores y personas familiarizadas con el asunto.

Los nuevos incidentes sospechosos de ser ataques sónicos ocurrieron en los primeros meses de 2021, y al menos uno ocurrió en marzo, según tres fuentes.

En muchos de los casos, los oficiales se sintieron tan enfermos, tan repentinamente, que requirieron una evacuación médica de emergencia, dijeron dos personas familiarizadas con el asunto. Los incidentes recientes han tenido lugar en tres continentes, según una de las personas.

Los casos denunciados son los últimos de lo que los legisladores de ambos partidos han dicho que es un patrón “creciente” de presuntos “ataques” a funcionarios estadounidenses, que han incluido a diplomáticos, oficiales de inteligencia y personal militar, y que han provocado varias investigaciones gubernamentales en la CIA , el Departamento de Estado y el Pentágono.

Un portavoz de la Casa Blanca dijo que la causa de los incidentes es un área de “investigación activa” y que el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) ha estado coordinando un “esfuerzo de todo el gobierno” desde el inicio de la Administración Biden para determinar quién es responsable y asegurarse de que los afectados reciban evaluaciones médicas y la atención adecuada.

El Congreso exige acción

Tanto los legisladores republicanos como los demócratas expresaron recientemente su frustración con la CIA en particular, por lo que ven como una ofuscación del alcance y la gravedad de un problema cuya existencia se conoce desde hace años.

El miércoles pasado, un equipo de información de la CIA fue fuertemente reprendido por miembros del Comité de Inteligencia del Senado, quienes reaccionaron con enojo ante la falta de respuestas de los funcionarios y el progreso vacilante de la agencia.

Los senadores exigieron que los funcionarios de la CIA que pudieran haber retrasado a los oficiales que informaron sentirse enfermos para que recibieran tratamiento médico urgente, fueran responsabilizados.

Qué es el llamado síndrome de La Habana

Las personas afectadas por el síndrome de La Habana han informado una variedad de síntomas neurológicos, que incluyen vértigo, mareos, dolor de oído y estallidos, náuseas y dolores de cabeza intensos y persistentes. Se ha determinado que algunos padecen una lesión cerebral traumática (LCT).

El síndrome recibe su nombre de las primeras instancias conocidas de la enfermedad, que en 2016 y 2017 enfermó a más de una docena de funcionarios de la embajada y los servicios de inteligencia de Estados Unidos en Cuba.

Una evaluación de las Academias Nacionales de Ciencias, completada a pedido del Departamento de Estado y publicada a fines del año pasado, dijo que la causa “más plausible” de los síntomas de los funcionarios era “energía de radiofrecuencia dirigida, pulsada”.

Aunque se cree ampliamente que el gobierno ruso está detrás de los incidentes, el gobierno de Estados Unidos no ha hecho ninguna atribución oficial y las agencias de inteligencia de Estados Unidos no han llegado a una conclusión sobre su origen, según funcionarios estadounidenses actuales y anteriores informados sobre el asunto.

Algunos funcionarios estadounidenses también han culpado informalmente a China, donde, en 2018, los diplomáticos estadounidenses se enfermaron con síntomas similares.

Sin embargo, funcionarios estadounidenses actuales y anteriores familiarizados con las investigaciones del gobierno también han advertido que persisten importantes incógnitas sobre los incidentes, incluidos al menos dos que se informó que tuvieron lugar en suelo estadounidense. Los funcionarios dijeron que no estaba claro si todos los incidentes están conectados y si todos son el resultado de ataques energéticos dirigidos reales.