Tutoría, consejería y compromiso, las armas de una escuela de bajos recursos

Plantel enfocado en las ciencias exactas logra que el 91% del alumnado se gradúe y sea aceptado en la universidad

Tutoría, consejería y compromiso, las armas de una escuela de bajos recursos
Jasmine Hernández (i), Raquel Alvarado (c) y la consejera Geraldine Jovel. (Suministrada)
Foto: MSCP / Cortesía

Raquel Alvarado, hija de inmigrantes guatemaltecos, comenzará sus clases en la universidad Vanderbilt en el estado de Tennessee para obtener su licenciatura en ciencias de la computación.

La joven de 17 años está muy emocionada debido a que es la primera en su familia en asistir a la universidad y sobre todo porque su carrera es una mezcla de las materias Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM).

Alvarado reconoce que gran parte de su éxito ha tenido que ver en el apoyo que ha recibido en su preparatoria Math & Science College Prep (MSCP) en el sur de Los Ángeles.

Ella considera que la atención personalizada de sus consejeros y la tutoría después de escuela para ayudarla en las materias difíciles, fueron las mejores opciones para no darse por vencida.

“Me di cuenta de que no todas las escuelas ponen tanta dedicación y enfoque en sus estudiantes como en la mía y me siento muy afortunada”, dijo la joven. “Ellos quieren que tengamos éxito y es muy impresionante por lo solidarios que son todos”.

La mayoría de los alumnos de la escuela son de origen latino. (Suministrada)

Jasmin Hernández  también se graduará este semestre de MSCP y comenzará el otoño en UCLA para obtener su licenciatura en microbiología y genética molecular. Su enfoque a futuro es incursionar en el campo de la medicina.

“La mayoría de los estudiantes [graduados] somos de origen latino y algunos somos los primeros en ir a la universidad, así que la mayoría de nosotros nos sentimos emocionados por todos los demás”, dijo la joven de raíces salvadoreñas.

La preparatoria MSCP es parte de STEM Preparatory Schools, la cual opera tres escuelas públicas autónomas en los vecindarios de West Adams y Jefferson Park en el sur de Los Ángeles; una primaria, una escuela intermedia y la preparatoria.

Ambas estudiantes son parte de la clase del 2021, la cual celebra este año que hubo una tasa de aceptación muy alta de sus estudiantes al menos a una universidad de cuatro años. MSCP cuenta con una población estudiantil que es 90.7% latinos y 8.3% afroamericanos.

STEM Preparatory Schools graduó su primera clase de preparatoria en el 2017 con una tasa de aceptación universitaria del 80%. La promoción de este año, la quinta, cuenta con un salto del 11% con una tasa de aceptación del 91%.

De 120 estudiantes de último año que se gradúan, el 60% fueron aceptados y asistirán a un campus de la Universidad Estatal de California (CSU) o de la Universidad de California (UC), el 30% asistirá a un colegio comunitario, el 2% ingresará al ejército y el 2% a la fuerza laboral.

Lo más significativo es que el 56% de la clase solicitó ingresar a la universidad con una especialización STEM, que es más competitiva.

Mientras que las preparatorias por todo el país experimentan tasas más bajas de asistencia a la universidad entre los estudiantes como resultado de la pandemia global, MSCP recientemente fue nombrada Escuela Distinguida de California y una de las mejores preparatorias del estado, según US News & World Reports.

 Esfuerzo de los consejeros

El éxito, según la preparatoria, es debido al comprometido cuerpo de consejeros. La escuela se compromete a incluir desde el inicio un presupuesto para los consejeros.

Frances Olivia Chanco, directora de consejería en las escuelas preparatorias STEM, dijo que desde que los estudiantes entran al noveno grado tienen reuniones individualizadas con consejeros cada semestre para discutir sus metas, promedios de calificaciones (GPA), opciones universitarias, alternativas profesionales y más.

“Para cuando están en el doceavo grado, los estudiantes deberían haber hablado sobre la planificación universitaria por octava vez”, indicó Chanco.

También se encargan de incluir a los padres de familia en lo más que se pueda. Chanco dijo que hacen seminarios específicamente para aquellos padres que no pueden asistir por razones de trabajo o personal, les llaman directamente por teléfono para contestar sus dudas.

Geraldine Jovel es una de cuatro consejeros en la escuela MSCP. Ella aseguró que al ser una escuela pequeña les permite ofrecer más atención personalizada a los estudiantes.

Para muchos jóvenes que buscan ser la primera generación en obtener una educación superior,  las preguntas que más les agobia es saber cómo van a pagar la universidad y cuál es la diferencia entre los diferentes tipos de universidades.

Jovel dijo que ellos se encargan de proveer recursos para que los estudiantes puedan acceder a ayuda financiera. Eso les quita un peso de encima de los padres, asegura.

“También hablamos de sus opciones en la universidad y cuál es su plan”, expresa Jovel. “Muchos estudiantes están aquí porque quieren sobresalir”.

La estudiante Hernández aceptó que una de sus materias más difícil fue matemáticas, pero ella sabía que no se trataba de que le gustara o no la clase, se trataba de aprobarla.

“Yo asistí a tutoría y ahí había un consejero ayudándome a cada paso del camino”, indicó la joven.

El esfuerzo ha valido la pena y ahora Hernández quiere demostrar a otros alumnos que hay oportunidades, pero es su responsabilidad buscarlas.

“Aunque seamos parte de un grupo minoritario no significa que seamos personas que no estamos logrando nada, solo se necesita tenacidad”, indicó la futura universitaria.

La consejera Chanco agregó que muchos de los estudiantes de primera generación necesitan apoyo y orientación adicionales.

“Especialmente mientras buscan títulos competitivos en los campos STEM”, expresó. “Les ayudamos a desarrollar confianza y adquirir habilidades críticas para que no tengan dificultades durante los dos primeros años de la universidad en los cursos de ingeniería”.

Chanco dijo que intentan hacer todo lo posible para que una vez que los estudiantes lleguen al colegio se sientan capaces de navegar el sistema. “Los guiamos y les decimos que busquen grupos o clubes que llamen su atención”.

Emilio Pack, director ejecutivo de STEM Preparatory Schools, indicó que el enfoque es adaptar la mentalidad de “manos a la obra”.

“Hemos aumentado el apoyo de los consejeros y el personal, ampliado los talleres disponibles para los estudiantes, aumentado la comunicación con los padres y facilitado el acceso virtual a los estudiantes, padres y maestros”, dijo Pack. “Queremos que nuestros estudiantes tengan éxito, tengan acceso a trabajos bien remunerados y carreras emocionantes”.

Los funcionarios escolares dijeron que eliminar el ACT, un requisito de examen estandarizado utilizado por los colegios y universidades para determinar la admisión de estudiantes, marcó una diferencia porque permitió a los estudiantes que no pueden pagar una preparación de exámenes costosa, acceso equitativo a un título de cuatro años.