Agentes del sheriff le entran al problema del desamparo en LA

Al mismo tiempo buscan detener que siga el avance de los campamentos en los barrios residenciales y frente a los negocios

 Alex Villanueva, sheriff del condado de LA. anuncia que trabajaran duro para buscarles un techo a los desamparados. (Araceli Martínez/La Opinión).
Alex Villanueva, sheriff del condado de LA. anuncia que trabajaran duro para buscarles un techo a los desamparados. (Araceli Martínez/La Opinión).
Foto: Araceli Martínez / Impremedia

El sheriff del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva no piensa quedarse de brazos cruzados mientras el número de desamparados sigue en aumento en Los Ángeles.

“Hemos creado una unidad de 16 agentes para ir a los campamentos de desamparados y ofrecerles la ayuda que necesitan para dejar las calles. De 6 agentes que antes teníamos en la unidad de alcance para los desamparados, la aumentamos a 16,  aun cuando este año la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles nos quitó $145 millones; y para el próximo año otros $143 millones”, dijo el sheriff.

Precisó que la campaña contra el desamparo tiene dos objetivos: ofrecer recursos de ayuda a la población desamparada, pero también reducirla en respuesta a las quejas de residentes, dueños de negocios y al propio turismo.

“Los reportes de quejas se han triplicado porque cada vez estamos peor en cuanto al desamparo debido a que los políticos ofrecen las mismas soluciones que no llevan a nada. No logramos poner a 10,000 en casas, cuando ya tenemos 15,000 nuevos desamparados”.

El presupuesto aprobado por los supervisores no refleja los valores del condado de Los Ángeles. “Una de las amenazas más fuertes a la comunidad es el aumento del crimen violento y el cual se concentra en dos distritos, el de Hilda Solis y el de Holly Mitchell. Y ninguna de ellas mencionó una sola palabra durante los debates del presupuesto sobre cómo las tasas de crímenes violentos con homicidios se han incrementado al triple y cuando tenemos tiroteos entre pandilleros en pleno día”.

Y pese, dijo, a que los supervisores se aumentaron el presupuesto en $2,000 millones, están quitando fondos al sheriff cuando los costos de operación se han ido para arriba.

El sheriff Alex Villanueva le entra al problema del desamparo en Los Ángeles. (Cortesía LASD)

¿Cómo van a trabajar?

Ya empezamos a trabajar en cinco etapas que incluyen establecer las áreas donde vamos a trabajar y  hacer las relaciones con las personas desamparadas. La última fase consistirá en eliminar los campamentos y limpiar las áreas donde estaban, todo esto siguiendo los protocolos de la Autoridad del Desamparo en Los Ángeles“.

La Unidad de Agentes del Sheriff de Los Ángeles irá a los campamentos de desamparados a ofrecerles servicios del condado. “Se les buscará moteles o residencias donde puedan quedarse; y hospitales a quienes sufren de enfermedades mentales o tratamiento para la adicción a las drogas a quienes acepten la ayuda”.

Explicó que el propósito es ir limpiando el condado de campamentos de las personas sin hogar al tiempo que se le ofrece asistencia. “Las casas de campaña de los desamparados están por todas partes. En la autopista 101, la Placita Olvera, el malecón de Venice. Prácticamente se ponen en cualquier banqueta y afectan la economía y el turismo”.

Al mismo tiempo, indicó que los vecinos se quejan de que a la luz del día, muchos de ellos consumen drogas, hacen sus necesidades al aire libre, pero también reportan suciedad, jeringas tiradas en la calle y robos a las casas.

“Los dueños de los negocios se quejan de que el desamparo hace que los clientes se les vayan, pero en general hay un temor a un mayor aumento de la violencia. Algo que ya estamos viendo”.

En Los Ángeles, el sheriff ha decidido intervenir en el crecimiento del desamparo. (Aurelia Ventura/La Opinion)

El sheriff señaló que además del condado, ampliarán la campaña hacia la ciudad de Los Ángeles. “La Constitución de California me da la autoridad para hacerlo y por primera vez en 175 años la vamos a usar. No será de la noche a la mañana, pero vamos a comenzar”.

Hizo ver que lo primero que hace la unidad de alguaciles cuando llegan a un campamento de desamparados, es establecer relaciones y entender los problemas de salud que sufren y sus enfermedades.

Cada día mueren cinco personas sin hogar en Los Ángeles por falta de cuidado de salud. Son 180 al mes y 1,800 al año. Por eso, mientras que los políticos se hacen de la vista gorda y solo piensan en aumentar impuestos para resolver el creciente desamparo, nosotros tenemos un plan”.

El sheriff Villanueva subrayó que hay muchos indigentes que vienen de otros estados a aprovecharse de la buena voluntad de California. “Calculamos que hay más de 10,000 personas que no son de aquí. Estamos hablando de que un 14% de la población de los sin hogar, son de otras partes”.

De acuerdo al alguacil, el problema no se va a resolver con la construcción de casas.

“Primero tenemos que reglamentar el espacio público. Por cobardía, los políticos no quieren hacerlo y lo han cedido a los desamparados que piensan que tienen el derecho de establecerse donde sea. Solo alrededor del edificio donde están las oficinas del sheriff, el cual colinda con la autopista 101, las aceras están llenas de desamparados”.

El sheriff de Los Ángeles, Alex Villanueva se defiende en las redes sociales de las acusaciones de la Junta de Supervisores.  / foto: archivo.

Campaña en contra

En entrevista con La Opinión, el sheriff dijo que continúa la campaña en su contra por parte del establecimiento político que incluye a la Junta de Supervisores, el Inspector General, la Junta de Supervisión Civil y hasta algunos medios de comunicación.  “No me quieren ver ni en pintura. Como represalia, la Junta de Supervisores me ha quitado presupuesto cuando más se necesita porque la violencia, el desamparo y la venta ilegal de marihuana siguen en ascenso”.

Para defenderse de los ataques en su contra, dijo que ha decidido recurrir cada vez a las redes sociales.

Enfatizó que todo esto es porque los supervisores quieren un alguacil al que puedan controlar y sea dependiente de ellos. “El ex sheriff que no era latino dejó un déficit de más de $100 millones y no le importaba el departamento, pero a él, los supervisores no le decían nada”.

Y resaltó que está haciendo lo que prometió en campaña, reformar el departamento del sheriff y restablecer la relación con el público.

Dentro de esas acciones, destacan revelar los nombres de los agentes del sheriff involucrados en tiroteos, 30 días después de la decisión del fiscal del distrito. “Mi plataforma incluye la transparencia y estoy siguiendo la ley que está cambiando mucho”.