Recuerdan en Cypress Park el sacrificio máximo de soldados latinos

El soldado John P. Pérez, Gilbert Sáenz Cedillo y Sadao S. Munemori, recibieron un homenaje póstumo de héroes en el Día de los Caídos

Recuerdan en Cypress Park el sacrificio máximo de soldados latinos
Entregan ramo de flores a Terry Pérez,hija del soldado John P. Pérez.
Foto: Jorge Macías / Impremedia

En el Rio de Los Angeles State Park, autoridades civiles y militares, encabezadas por el alcalde Eric Garcetti, el congresista Jimmy Gómez, la asambleísta Wendy Carrillo, el concejal Gil Cedillo y Bob Ramírez, este último veterano de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, recordaron el máximo sacrificio que hicieron los tres soldados en aras de la defensa de la libertad.

“Agradecemos a aquellos que todavía viven y dan gracias en el Día de los Caídos”, dijo el alcalde Garcetti, quien es parte de los Cuerpos de Dominancia de la Reserva de la Marina de Estados Unidos, en la Unidad de Información.

“Pero este día es para aquellos que no están aquí, para sus familias, sus amigos y comunidades o sus hijos que crecieron sin conocer nunca a su papá”, añadió el alcalde Eric Garcetti ante decenas de miembros del ejército, infantería de marina, armada y la fuerza aérea.

El funcionario señaló que, con demasiada frecuencia en estos días, también las mamás recuerdan a los soldados e infantes de marina, hombres y mujeres, quienes defienden a Estados Unidos con tanta fuerza, “porque saben que la defensa de la libertad no es un ejercicio pasivo y es defendida por las Fuerzas Armadas, pero también es defendida por todos”.

Funcionarios de LA posan con algunos veteranos de guerra. /Jorge Macías

Conocido originalmente como Día de la Decoración, el Día de los Caídos se originó en los años posteriores a la Guerra Civil y se convirtió en un feriado federal oficial en 1971.

“Para mí ha sido un gran privilegio honrar a nuestros veteranos en el Día de los Caídos; ha sido un día tan especial para honrar y llorar al personal militar que sirvió en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos”, expresó el concejal Gil Cedillo a la familia del receptor de la Medalla de Honor del Congreso, John P. Pérez, veterano del ejército de los EE.UU., que desembarcó en la playa de Normandía y ayudó a liberar a Francia de la ocupación de Alemania y quien perdió su batalla contra el covid-19”.

Por su parte, Bob Ramírez, quien presidió la celebración, dijo que “siempre será importante recordar a nuestros héroes y en particular a los latinos del ejercito o cualquier rama de las fuerzas militares”. “La comunidad hispana siempre ha estado representada, y tal vez  más que cualquier otro grupo de personas.  Haber servido a  este país me enorgullece y reconozco que cuando pasa algo malo tenemos historias grises sobre nuestra gente en los medios, pero hoy, estoy orgulloso que nuestros veteranos sean reconocidos”, dijo el ex miembro de las fuerzas aéreas estadounidenses que combatió en la Guerra de Vietnam en 1966 y 1967.

Ayudó a liberar a Francia, pero perdió la batalla con el covid

Terry Pérez, hija del soldado hispano-estadounidense, John P. Pérez, nacido en Cicero, Illinois, recibió la bandera estadounidense durante la conmemoración del Dia de la Recordación, organizada por El Rio de Los Angeles Veterans Collaborative.

John P. Pérez

John P. Pérez el menor de 7 hermanos,  cinco de los cuales sirvieron al ejército de Estados Unidos al mismo tiempo, falleció el 6 de enero de 2021, debido a complicaciones por el coronavirus.

“Tres personas en su casa contrajeron el virus, incluyendo mi padre”, narró a La Opinión, Terry Flores, hija del soldado fallecido.Justo después de Navidad y Año Nuevo 2021, el valiente soldado que desembarcó al segundo día en las playas francesas de Normandía sufrió algo similar a un resfriado; después ya no comía y dio positivo al coronavirus.

John P. Pérez fue admitido en el ejército de los Estados Unidos el 29 de junio de 1943, justo a la edad de 18 años. Fue parte de las tropas estadounidenses que liberaron el país galo, invadido  durante la Segunda Guerra Mundial, por parte del ejército nazi de Adolfo Hitler.

La hija del soldado que fue reconocido por su valor y sacrificio de su vida por el país que lo vio nacer, contó que, en realidad, no era él quien debía enrolarse en el ejército, sino que se ofreció de voluntario, con tal que su hermano Adolph se quedara en casa para atender un negocio que tenían para ayudar al sostenimiento de la familia.

Después de liberar a Francia de la ocupación de Alemania, el soldado John P. Pérez participó en una marcha victoriosa por el Arco de Triunfo en la Avenida de los Campos Elíseos.

Posteriormente, el integrante del 246° Batallón de Combate de Ingenieros al que pertenecía procedió a ser parte de la liberación de Bélgica y Noruega. Fue enviado a Alemania y allí pisó una mina terrestre y resultó gravemente herido.

El soldado John P. Pérez fue dado de baja honorablemente el 9 de agosto de 1945.

“Aun en su enfermedad, mi padre tenía su mente lúcida; desde la ventana de la habitación donde estaba aislado me lanzaba saludos y besos”, dijo Terry Pérez. “Ese es un hermoso recuerdo que tengo de él”.

“A mi padre le gustaba celebrar siempre el Día de los Veteranos y el Día de los Caídos, estaba orgulloso de la bandera del país al que sirvió, así que su recuerdo será por siempre hasta el final de mi vida y nunca desaparecerá”, añadió. “Siempre iba a otras plazas donde reconocían a sus amigos del ejército y además era muy servicial; no solamente estaba orgulloso de haber sido parte del ejército, sino también de su servicio en nuestra parroquia local”.

John P. Pérez había cumplido 75 años de casado con Consuelo Pérez. Tuvieron tres hijas y toda su vida vivieron en Highland Park. Joseph, uno de sus hermanos mayores murió en la Guerra del Pacífico (1937-1945), que significó la caída del Imperio japonés y su rendición incondicional el 15 de agosto de 1945.

Bandera estadounidense a la familia Cedillo

La familia del concejal Gil Cedillo recibió una bandera estadounidense, de manos del congresista Jimmy Gómez, en honor al veterano del ejército, Gilbert Sáenz Cedillo, nacido el 10 de enero de 1929 en Barstow, California.

Durante el tumulto de la Revolución Mexicana, la historia de la familia Cedillo comenzó en Tlahualilo de Zaragoza, Durango, desde donde emigraron a Estados Unidos y se asentaron a un costado de las vías ferroviarias, en Barstow. Alli Gilbert conoció a su esposa María Ruiz, con quien estuvo casado 65 años y tuvieron cinco hijos: Susie, Gilbert, Richard, Phillip y Roseann.

Gilbert Saenz Cedillo

“Gilbert se enlistó en el ejército a los 17 años y fue asignado a la 82a Compañía Aerotransportada y fue entrenado como paracaidista de combate”, dijo el congresista Gómez. “Gilbert estuvo estacionado en Fort Bragg, Carolina del Norte;  fue un trabajador incansable y humilde”.

Gilbert Sáenz Cedillo falleció a los 84 años, en septiembre de 2013.

Japonés-estadounidense salvó la vida de dos compañeros

Sadao Munemori, nacido en 1922 en Los Ángeles, murió en combate durante la Segunda Guerra Mundial, el 5 de abril de 1945. Fue el único japones-americano que recibió la medalla de honor inmediatamente después que terminó la guerra. Era parte del 100° Batallón, 442°.

El sacrificio su vida para salvar las de sus compañeros. Cuando su unidad fue inmovilizada por el fuego en una montaña de Seravezza, Italia, el mando del escuadrón recayó en él porque su líder estaba herido.

Homenaje: Un arma, un casco y etiquetas personalizadas de soldados  caidos en guerras.

“Munemori realizó un ataque frontal solo a través de fuego directo y derribó dos ametralladoras con granadas”, relató Robert Horsting sobre el soldado Munemori.

“Cuando se retiraba del fuego y la lluvia de granadas de los enemigos casi había llegado a un cráter de obús ocupado por dos de sus hombres, fue cuando una granada sin explotar rebotó en su casco y rodó hacia sus compañeros;  él se levantó, se lanzó hacia el misil que venía contra sus compañeros y sofocó la explosión con su cuerpo”, dijo el historiador y autor del documental “Citizen Tanouye”.