Alertan sobre intensas y prolongadas olas de calor en California

Se sentirán en muchas partes del estado y durarán más días

Pronostican severas oleadas de calor debido al cambio climático. (Getty Images)
Pronostican severas oleadas de calor debido al cambio climático. (Getty Images)
Foto: FREDERIC J. BROWN/AFP / Getty Images

La sequedad que vive California es parte de una sequía mucho mayor que abarca todo el oeste de Estados Unidos, por lo que los expertos advierten sobre intensas y largas olas de calor con un mayor riesgo de mortalidad en las comunidades pobres y marginadas.

Daniel Swain, científico del Medio Ambiente del National Center for Atmospheric Research de UCLA fue uno de los expertos en el tema ambiental que hablaron sobre el impacto del cambio climático en el mundo, en el país y en California durante la videoconferencia: “El calentamiento global hace la vida más difícil para EE UU y el mundo entero”, ofrecida por Ethnic Media Services.

“La intensidad de la sequía en California es extremadamente de primer nivel. Estamos en camino de superar la severidad de la última que ocurrió entre 2013 y 2016”, dijo Swain.

Lo que esto significa, explicó, es que los impactos de la sequía se verán reflejados en una serie de olas de calor en muchas partes del estado que durarán más días consecutivos.

Tendremos temperaturas inusualmente cálidas.(Getty Images)

“El aumento de las temperatura inusualmente cálidas se está produciendo durante la noche”.

Y agregó que el calor es mayor en los lugares que están muy secos. “California se está volviendo más cálida con sequías intensas, lo cual tiene muchas implicaciones para los incendios forestales”.

Esto quiere decir, señaló, que la vegetación no solo del bosque sino también los pastizales se vuelven más inflamables y se generan incendios que arden con mayor fuerza, por lo que son más difíciles de controlar y es más probable que amenacen a las personas y los ecosistemas.

Resumió diciendo que lo que tendríamos que hacer es tomar el cambio climático muy en serio.

“Aún si reducimos las emisiones globales de carbono a cero en las próximas dos décadas, habrá un alza significativa de olas de calor extremas y sequías”.

El aire acondicionado contribuye a formar islas urbanas de calor. (Pexels)

El asesino número uno

La doctora Kristie L. Ebi, profesora del Center of Health and the Global Environment de la Universidad de Washington, dijo que alrededor de 5,500 personas mueren a causa del calor cada año en Estados Unidos. “El asesino número uno relacionado con el clima es el calor, pero esto es prevenible aún cuando las oleadas están aumentando en frecuencia, intensidad y duración“.

Explicó que esto tiene que ver con el alza de los gases de efecto invernadero que se crean a través de la quema de combustibles fósiles y la deforestación.

Así que a menos que se tomen medidas, señaló que la mortalidad a causa del calor, aumentará durante el verano.

“Las personas pueden reducir la temperatura de su cuerpo, humedeciendo su piel y encendiendo un ventilador”.

Hizo ver que para salvar vidas, en muchas comunidades se están instalando sistemas de alerta temprana de olas de calor. “Son advertencias para recordarnos que debemos estar hidratados y contar con una buena circulación de aire en el ambiente donde nos encontremos“.

Afirmó que el freno al incremento de la mortalidad debido al calor, dependerá del tipo de inversiones en planeación que se realicen en las ciudades.

“Cuando la gente usa aire acondicionado, se vierte el exceso de calor al medio ambiente y se forman islas urbanas con altas temperaturas”.

Señaló que las áreas donde la gente es más pobre y marginada son más calurosas porque hay menos árboles, sombra y flujo de aire.

Recomiendan mantenerse hidratado durante las altas temperaturas. Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

¿Quiénes corren más riesgos?

La doctora Ebi dice que depende de una amplia gama de factores, pero los adultos mayores de 65 años corren un mayor riesgo así como las personas que no están en forma o que sufren de enfermedades crónicas o toman medicamentos que inhiben el sudor.

“Al acumularse el calor en el cuerpo, se daña el funcionamiento básico de nuestros órganos, comenzamos a sufrir estrés y podemos pasar a un golpe de calor que nos pueden llevar a un ataque cardíaco”.

Por lo que toca a las mujeres, durante las olas de calor pueden tener partos prematuros y bebés con menor peso al nacer.

Como resultado, externo que necesitamos una mayor conciencia de que el calor es un asesino especialmente para las comunidades pobres y marginadas.

Además de mantenernos hidratados, recomendó tener puertas y ventanas abiertas, ventiladores encendidos, no usar ropa pesada y acudir a los centros de enfriamiento para bajar la temperatura corporal.

Enfatizó que la mayor mortalidad relacionada con el calor se encuentra en el estado de Arizona. “Un análisis reciente sobre la temperatura y mortalidad en el mundo, encontró que un tercio de las muertes se debe al cambio climático”.

Las olas de calor aumentan el riesgo de incendios. (Getty Images).

El precio del cambio climático

Aradhna E. Tripati del Institute of the Environment and Sustainability de UCLA, afirmó que ya estamos pagando un precio por el cambio climático.

“Hay niños que perdieron a sus padres y abuelos; y padres a sus hijos durante el huracán Katrina; y hay personas que tuvieron que dejar sus comunidades en diferentes partes del mundo por los impactos del cambio climático”.

Por lo tanto, destacó que tenemos que trabajar para abordar y mitigar el cambio climático de manera equitativa. “Debemos proteger a nuestras comunidades de los desastres, difundir información y reconocer las barreras, pero realmente permitir que las minorías participen en las políticas de cambio climático o en los servicios meteorológicos y climáticos”.

En primer lugar, externó que la información debe ser accesible en varios idiomas y crear estrategias conjuntas con expertos de la comunidad.

Y sostuvo que necesitamos implementar políticas que no exacerben las inequidades existentes.

“Para crear la política climática, necesitamos contar con el apoyo de líderes de color, líderes juveniles, líderes comunitarios en la ciudad, condado, estado y nivel federal”.