Avalancha de migrantes intenta entrar por un cruce fronterizo en California tras decisión de una jueza federal

La magistrada dictaminó que es ilegal que el gobierno limite el número de peticiones de asilo que procesa en los puertos fronterizos, y un falso rumor al respecto provocó un intento de entrada masivo en San Diego

La garita de San Ysidro es el puesto fronterizo más congestionado.
La garita de San Ysidro es el puesto fronterizo más congestionado.
Foto: GUILLERMO ARIAS / AFP / Getty Images

Un falso rumor provocó este viernes una avalancha de inmigrantes en un puerto de entrada de la frontera entre México y Estados Unidos, con sus maletas y documentos listos para pedir asilo, y, como consecuencia, el cierre temporal de uno de los cruces más activos y congestionados.

La información circuló rápidamente en la mañana entre cientos de inmigrantes de un campamento al norte de la ciudad mexicana de Tijuana, en Baja California: los agentes fronterizos les iban a permitir cruzar a Estados Unidos en en el puerto de entrada de San Ysidro.

Para el mediodía, decenas de familias, muchas con niños y bebés pequeños, comenzaron a acumularse en el ingreso al paso peatonal que conecta con San Diego.

Entre los migrantes había mexicanos y centroamericanos, convencidos que se abriría el paso. “Nos dijeron que nos darían una oportunidad”, repetían algunos en videos compartidos por medios locales.

Estados Unidos dejó de aceptar solicitudes de asilo en los cruces internacionales en marzo de 2020, con pocas excepciones, por una orden relacionada con la pandemia de coronavirus conocida como Título 42.

Como consecuencia, decenas de miles de personas están en listas de espera en ciudades fronterizas mexicanas.

“Me dijeron que anoche se aprobó una ley que nos permitía a nosotros los del Chaparral entrar al país”, contó una inmigrante hondureña al diario El Sol de Tijuana.

Una jueza federal declaró este jueves que el Gobierno federal no puede limitar el acceso de los solicitantes de asilo en la frontera alegando falta de recursos para procesarlos, dictaminando así en contra del conocido como metering, que reduce a unas decenas o cientos de inmigrantes al día la oportunidad de presentarse ante las autoridades estadounidenses con su petición.

El rechazo de las familias en San Ysidro generó en horas del mediodía una protesta de una decena de migrantes, más de una treintena, reportaron medios locales.

Ante el avance de los inmigrantes, oficiales de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) y de la Policía Municipal pusieron en marcha un operativo para evitar un cruce masivo: extendieron un cerco de seguridad y cerraron el paso peatonal y varios carriles para vehículos.

Algunos inmigrantes se resistieron a abandonar el lugar y uno de ellos, de entre 20 y 25 años, fue detenido, según dio a conocer el diario La Jornada.

Para las dos de la tarde, el cruce había quedado parcialmente cerrado y prácticamente paralizado. El cierre se extendió por una hora, pero el tráfico no volvió inmediatamente a su normalidad cuando se reabrió.

El paso fronterizo, abierto para ciudadanos y residentes de EE.UU. así como inmigrantes con visas, entre otros, tiene una demora usual de 60 minutos para vehículos, de acuerdo con la CBP. Pero tras el corte temporal, el tiempo de espera era más del doble en la tarde del viernes.

El incidente ocurre en medio de fuertes críticas hacia las autoridades de México por la represión violenta a migrantes que intentan avanzar por el país hacia Estados Unidos. Al menos tres caravanas han sido desintegradas con violencia por la Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración de México.

Con información de NoticiasYaLa Jornada Baja California y El Sol de Tijuana.