Los Teamsters se oponen a la destitución del gobernador Gavin Newsom

Con tanto en juego, es más importante que nunca derrotar este elección revocatoria imprudente para que el gobernador Newsom firme las leyes SB 338, AB 794 y SB 700 una vez que pasen por la legislatura estatal

Gobernador de California Gavin Newsom. (Getty Images)
Gobernador de California Gavin Newsom. (Getty Images)
Foto: AMY OSBORNE / AFP / Getty Images

El futuro de los trabajadores más vulnerables de California está en juego en la elección revocatoria del gobernador Gavin Newsom.

Durante años, los Teamsters ha organizado mano a mano con los trabajadores, ha impulsado legislación y ha establecido nuevos precedentes legales que han ganado protecciones para conductores malclasificados que sirven al complejo portuario más grande de nuestra nación en Los Ángeles y Long Beach, California.

A través de este enfoque, los Teamsters han avanzado tres leyes críticas en el Capitolio del Estado: SB 338, AB 794 y SB 700. Juntos, estos proyectos de ley protegerían a los conductores de camiones del puerto de California al responsabilizar tanto a las empresas de transporte como a las corporaciones, creando incentivos para los subsidios gubernamentales en la compra de flotas de camiones limpios y mecanismos de aplicación que nivelen el campo de juego y aseguren que California cumpla con sus objetivos en lo que respecta a proteger nuestro medio ambiente y tener estándares sólidos en el lugar de trabajo.

Todo esto está en riesgo si se retira al gobernador Newsom. El Partido Republicano y sus donantes que están financiando este esfuerzo divisivo también están conectados con grupos de interés que han atacado las protecciones ambientales y de los trabajadores durante décadas. Ahora no es el momento para el odio y la división. Si los tiempos actuales nos han enseñado algo, es que debemos actuar con valentía y solidaridad para proteger a los más vulnerables y que han caído por los huecos de la red de seguridad.

Estamos en una coyuntura crítica en la historia de Estados Unidos. La desigualdad de ingresos está en su punto más alto y nuestro medio ambiente está sufriendo las consecuencias de una contaminación absoluta. Las corporaciones están obteniendo miles de millones de dólares en ganancias mientras las familias trabajadoras comunes viven en comunidades altamente contaminadas y luchan por poner comida en la mesa.

En ningún lugar es más evidente esta disparidad que en los puertos de Los Ángeles y Long Beach, donde trabajadores transportan el 40 por ciento de las importaciones de nuestra nación. Desde 1980, el salario medio de los conductores de camiones se ha desplomado entre un 21 y un 50 por ciento, en gran parte el resultado de un plan para desindicalizar la industria tras la desregulación de la industria que ha resultado en una clasificación errónea generalizada de los conductores como “contratistas independientes”.

Esta clasificación errónea de los conductores ha trasladado los costos de mantenimiento de los camiones a los hombros de los conductores en lugar de las empresas que los emplean. Eso incluye a conductores inmigrantes trabajadores como Domingo Avalos, quien ha soportado décadas de malaclasificación y ha soportado injustamente los costos hasta el punto de sufrir grandes dificultades financieras, y como Juan Carlos Giraldo, un conductor que lucha por su derecho a formar un sindicato.

La epidemia de robo de salarios en el transporte por camión ha permitido que gigantes corporaciones como Amazon, Walmart y Target generen ganancias explosivas a expensas de las familias trabajadoras y las comunidades en las que viven. Las comunidades en las que viven estos trabajadores se encuentran entre las más empobrecidas y contaminadas de Estados Unidos. La mayoría de estos trabajadores son inmigrantes y personas de color y enfrentan la peor parte del asalto a las familias trabajadoras y nuestro medio ambiente.

Con tanto en juego, es más importante que nunca derrotar este elección revocatoria imprudente para que el gobernador Newsom firme las leyes SB 338, AB 794 y SB 700 una vez que pasen por la legislatura estatal. Debemos asegurarnos de que la transición de la industria de camiones a camiones limpios no se realice a expensas de los trabajadores y nuestro medio ambiente. Las empresas que reciben subsidios gubernamentales deben tratar a sus trabajadores con dignidad y respetar sus derechos legales. Esto ayudará a garantizar que California no solo cumpla con sus objetivos climáticos, sino que nivele el campo para los trabajadores más esenciales de California lo antes posible.

Ron Herrera es el Director de la División Portuaria de la Hermandad Internacional de Camioneros (Teamsters)