En libertad un cubano que secuestró un avión de pasajeros hacia Miami en 2003

Adermis Wilson González, de 52 años, señaló que es la primera vez que es una persona libre y prometió hacer “algo positivo” por su país.

Adermis Wilson González, de 52 años, fue el autor del secuestro de un avión de Cubana de Aviación en la isla caribeña.
Adermis Wilson González, de 52 años, fue el autor del secuestro de un avión de Cubana de Aviación en la isla caribeña.
Foto: Cortesía

Corría el año 2003, cuando Adermis Wilson González abordó el vuelo de Cubana de Aviación junto a su esposa y su hijo de 3 años en la Isla de la Juventud de Cuba. Se dirigía a La Habana con 46 pasajeros y cinco tripulantes a bordo.

Usí piezas de cerámica caseras diseñadas para parecerse a granadas, ensamblándolas durante el vuelo con pasadores de metales que su esposa había escondido en su cabello. Veinte minutos después del vuelo, Wilson anunció que llevaba granadas activas y amenazó con detonarlas a menos que el avión fuera a Florida.

La aeronave no tenía suficiente combustible para el viaje, así que el piloto se vio obligado a hacerlo en La Habana. Ahí Wilson permitió que aproximadamente la mitad de los pasajeros -22 personas- desembarcaran tras un enfrentamiento con las autoridades cubanas. El avión voló a Key West, al sur de Florida, al día siguiente y Wilson se entregó a las autoridades. Su esposa no fue acusada de nada y se estableció en Florida.

Te puede interesar: Una exposición sin precedentes sobre Van Gogh aterriza en Miami con una propuesta inmersiva y tridimensional

El hombre, sin embargo, fue sentenciado a 20 años de prisión. Tras cumplir parte de su condena, Wilson tuvo que hacer frente a un proceso de deportación. Eso provocó que tanto su equipo legal como otras organizaciones civiles pelearan para que el hombre no fuera enviado a Cuba.

Alegaban razones humanitarias ya que tiene las piernas paralizadas desde 2017 y padece de hipertensión y otros problemas cardíacos. Finalmente las autoridades autorizaron a Wilson González a establecerse en Houston (Texas) con su familia, pero deberá presentarse regularmente a funcionarios de inmigración para estar controlado en todo momento.