‘La pandemia hace florecer la venta de flores’: dice dueña de pequeño negocio

Revela como su negocio crece durante la crisis de salud; considera que la gente aprendió a valorar a sus seres queridos y a halagarlos con flores

Maribelia Duarte, encuentra su vocación en los arreglos florales. (Cortesía)
Maribelia Duarte, encuentra su vocación en los arreglos florales. (Cortesía)
Foto: Cortesía

Maribelia Duarte entró en pánico cuando irrumpió la pandemia de covid-19 en marzo de 2020 y se vio obligada a cerrar durante dos meses su pequeño negocio de flores en la ciudad de Bell Gardens del condado de Los Ángeles.

“No tenía cabeza para pensar en nada. Lo que nunca imaginé es que al reabrir, la venta de flores iba a resurgir como nunca antes. Creo que en parte se debe a que la pandemia nos ha hecho valorar más la vida y a los seres queridos, y la gente está aprovechando cualquier momento de celebración para regalar flores”, dice Maribelia, una madre soltera quien procreó 6 hijos, cuyas edades van de los 31 a los 9 años.

Ella es inmigrante de Guerrero, México. Vino al país hace más de 30 años. “Trabajé haciendo de todo, en la limpieza, de niñera, como empacadora en una congeladora de carnes, hasta que me encontré con una bodega de flores que necesitaba una vendedora”

Dice que su idea al entrar a trabajar a esa empresa, era aprender a diseñar arreglos florales, pero ellos la querían como vendedora para que les abriera nuevas plazas en la venta de flores.

Maribelia Duarte, su negocio repunta con la pandemia. (Cortesía)

En ese trabajo no solo conoció la industria de las flores, sino que descubrió que eso quería hacer para el resto de su vida. Pero no quería trabajar para otros sino convertirse en su propia patrona.

“Lo que sucedió es que yo estaba trabajando entre 12 y 14 horas diarias, dejando a mis hijos mucho tiempo solos, y eso no me gustaba. Estaba cansada”.

Así que con un poco de miedo, pero con muchas ganas, sin saber hacer arreglos flores, hace 10 años, se lanzó a abrir su propia florería a la que dio por nombre Mary’s Flowers.

“Me acuerdo que la primera vez que hice un arreglo, le puse tantas rosas, que cuando llegué a entregarlas, quedaban solo las flores. Aprendí, echando a perder”.

Pero no desistió porque tenía muy claro una frase que la motivaba: “más vale morir en el intento”.

Fue saliendo adelante con su negocio; y le atribuye su éxito a la calidad del servicio y a sus buenos precios.

Y cuando se reabrió la economía en mayo de 2020, después de dos meses de cierre obligado, quedó sorprendida con la reacción de la gente.

“Subió mucho la venta de flores. Antes los mejores épocas del año para vender eran el Día de San Valentín y el Día de las Madres, ahora son todos los días. Antes los mexicanos no compraban flores, ahora cualquier pretexto es bueno para venir por las flores”.

Maribelia dice que ahora cualquier pretexto es bueno para regalar flores. (Cortesía)

Maribelia estima que las ventas se le han duplicado, al grado que ya se recuperó de las pérdidas sufridas por la pandemia. “La ciudad de Bell Gardens me ofreció un subsidio de $10,000, pero cuando vieron mis números y se dieron cuenta que me había ido bien, me dijeron que no calificaba”. 

Mary’s Flores se encuentra en el 6048 de la calle Florence en Bell Gardens, teléfono 562-674-3065.

“Me promuevo mucho en las redes sociales”, dice Maribelia.

Si bien los sepelios contribuyeron al aumento de flores durante la pandemia, dice que las mayores ventas ha sido para celebrar cumpleaños, aniversarios y hacer regalos. 

La verdad que estoy muy contenta. Amo mi negocio y me da mucho gusto que esta crisis de salud nos haya hecho apreciar la importancia de dar flores a las personas que amamos”.

Agrega que la clave para mantener su pequeño negocio ha sido contar con la bendición de Dios. “Cuando tú ayudas de corazón, Dios bendice tu pequeño negocio y a tu familia”.

Maribelia también creó un programa de radio por Internet para ayudar a su comunidad en Guerrero, México. (Cortesía)

Maribelia creó un programa de radio en línea al que ha llamado “Proyecto de Vida” para ayudar a la gente de escasos recursos de su comunidad con despensas y el pago de parte del gasto de sus cirugías, medicinas y estudios. 

“Además semanalmente hago un concurso en la radio para regalar $50”.

Añade que siempre ha sido su sueño ayudar al más necesitado del pueblo de Guayameo y de las rancherías vecinas. “No nací ahí, pero queda cerca de El Mesías, la ranchería donde nací, solo que ya no existe”.

A través de La Consentida Radio Guayameo, el público la apoya con donativos para llevar apoyos a los pueblos de su natal Guerrero. “Tengo 6 locutores que transmiten desde México; y yo de aquí de Los Ángeles”.