James Webb: el telescopio completa una secuencia de despliegue épica

Con el despliegue de su gran espejo, el telescopio de US$10.000 millones está camino a comenzar su misión histórica.

Webb ahora está en la configuración diseñada para ver el cosmos.
Webb ahora está en la configuración diseñada para ver el cosmos.
Foto: NASA / copyright

Está hecho. El espejo astronómico más grande jamás enviado al espacio está ensamblado y listo para enfocar.

El reflector dorado, la pieza central del nuevo telescopio James Webb, se enderezó el sábado en su forma cóncava completa de 6,5 metros de ancho.

El espejo había sido doblado como una mesa abatible para el lanzamiento de la misión el día de Navidad.

James Webb ahora está listo para convertirse en una herramienta transformadora en el estudio de todas las partes del cosmos.

Controladores en el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial (STScI)

NASA
Los controladores del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial celebran el despliegue del espejo.

Los científicos tienen la intención de utilizar el observatorio de US$10.000 millones y su extraordinario espejo para capturar eventos que ocurrieron solo un par de cientos de millones de años después del Big Bang. Quieren ver las primeras estrellas que iluminan el Universo.

También entrenarán el gran “ojo” del telescopio en las atmósferas de planetas distantes para ver si esos mundos podrían ser habitables.

“Webb tiene el potencial de sorprender a la gente, incluso a las personas que están acostumbradas a las imágenes del telescopio espacial Hubble, y sé que es difícil de imaginar”, dijo Lee Feinberg, quien dirigió el equipo de desarrollo del espejo Webb en la NASA, la agencia espacial de EE.UU.

“Webb es tan poderoso; casi en cualquier lugar que miremos vamos a abrir nuevos caminos de una manera tremenda“, le dijo a BBC News.

Espejo primario

NASA
Webb fue enviado con los lados de su espejo principal doblados como una mesa de hojas abatibles.

El telescopio es un proyecto conjunto de las agencias espaciales estadounidense, europea y canadiense. Ha llevado 30 años diseñarlo y construirlo, y continuará las reveladociones del Hubble, que ahora se acerca al final de su vida operativa.

Webb lleva tecnologías de última generación. También es mucho más grande. Es tan grande que tuvo que ser compactado para que cupiera dentro de la ojiva del cohete que lo puso en órbita el 25 de diciembre.

El desenvolvimiento durante las últimas dos semanas tuvo a todos conteniendo la respiración. Pero la compleja serie de despliegues, que incluyó el de un parasol del tamaño de una cancha de tenis, transcurrió sin dramatismo.

Pasará a la historia de la exploración espacial como un logro asombroso.

Los controladores, que operan desde el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial (STScI) en Baltimore, Maryland, completaron la secuencia de reordenamiento girando las dos “alas” del espejo principal 90 grados.

La telemetría transmitida desde Webb confirmó que el segundo de estos paneles laterales había sido trabado y bloqueado en su lugar a las 18:16