El Super apela a multa por no ‘proteger a sus empleados’

La empresa dice que las acusaciones son falsas; algunos empleados subrayan que al supermercado no le interesa el bienestar de sus trabajadores.

El Super en Wilmington es una de las localidades multadas. (Jacqueline García/La Opinión)
El Super en Wilmington es una de las localidades multadas. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: (Jacqueline García/La Opinión) / Impremedia

Con los estantes llenos de abarrotes y productos para elaborar los mejores platillos latinos a finales y principios de año, los supermercados El Super no dan abasto e incluso están solicitando personal adicional.

Pero al mismo tiempo, el supermercado enfrenta una millonaria multa por la Oficina del Comisionado Laboral de California por no proporcionar la licencia por enfermedad con pago suplementario, u otros beneficios a 240 trabajadores en 38 ubicaciones afectadas por covid-19.

Los trabajadores se quejaron con la Oficina del Comisionado Laboral sobre el desconocimiento que había una licencia por enfermedad remunerada suplementaria, en caso de salir infectados por covid-19.

Mientras tanto, El Super asegura que las acusaciones son falsas y tras el anuncio del comisionado laboral, a finales de octubre, entabló una apelación y no ha pagado ninguna multa hasta el momento.

“Estamos esperando nuestro día proverbial en corte. Las multas que recibimos fueron todas parte de una investigación de la División de Cumplimiento de Normas Laborales”, dijo Eric W. Rose, portavoz de El Super.

A mediados del año, los trabajadores miembros del Sindicato Internacional de Trabajadores Comerciales y de Alimentos Unidos (UFCW), que representa a los trabajadores de las tiendas de comestibles, aseguraron que El Super los obligó a trabajar con síntomas de covid, además, no se les permitía faltar hasta que presentaran los resultados de sus pruebas.

A otros se les negó tiempo libre para aislarse cuando los miembros de su hogar habían dado positivo al covid-19, a otros nunca se les pagó por su tiempo libre a causa de haberse contagiado.

La Oficina del Comisionado Laboral abrió una investigación el 9 de septiembre del 2020 y descubrió que a algunos trabajadores se les pidió que solicitaran desempleo o discapacidad, mientras estaban en cuarentena o en aislamiento, al mismo tiempo que otros esperaban meses para recibir su pago.

Esta fue la segunda ocasión que la Oficina del Comisionado Laboral multó al supermercado. En esta ocasión, el monto es de $1,164,500. Las multas incluyen $369,527 en salarios, daños e intereses por no proporcionar una licencia por enfermedad con pago suplementario, de 2020 para los trabajadores del sector alimentario.

Otra multa fue de $42,473 en sueldos, daños e intereses por no proporcionar una licencia conforme a la ley covid-19 de 2021, licencia por enfermedad con goce de sueldo suplementaria para empleadores con 26 o más empleados.

Además, se evaluaron $752,500 por falta de pago o pago atrasado de la licencia por enfermedad suplementaria pagada.

El Super recibió una multa de $447,876 en el mes de julio por violaciones similares que afectaron a 95 trabajadores en tres tiendas.

A favor y en contra

Daniel Marín trabaja en uno de los supermercados El Super, en el sur de Los Ángeles. Expresó que pese a las multas que recibió la compañía los cambios no han llegado.

“El supervisor de nuestra tienda se porta muy grosero”, dijo Marín. “Yo cuando veo a los clientes sin mascaras les digo que se la pongan o no los voy a atender, pero el supervisor dice que no haga eso y él tampoco lo hace”.

Contó que cuando él salió contagiado del covid tuvo que faltar al trabajo 17 días en diciembre del 2020. Y pese a que en múltiples ocasiones llamó para que le mandaran su pago por enfermedad, este no llegó sino que hasta abril del 2021 cuando él ya estaba trabajando de nuevo.

“Yo les decía que tenía gastos que pagar pero no les importó”, recalcó.

Otro empleado del supermercado, quien solo se identificó como José, dijo que él se sintió enfermo de gripe al final del año pasado; no obstante, su supervisor no le tomó importancia. En casa su hermana tenía síntomas de covid-19 y esto le preocupó.

“En el trabajo solo tienen un aparato para checar la temperatura”, explicó José, quien ha trabajado en uno de los supermercados de El Super del condado de Los Ángeles por 10 años.

Cuando le mencionó sus sospechas a su supervisor, éste lo regresó a que continuara trabajando. Después fue a hacerse la prueba en su tiempo libre y sus sospechas fueron comprobadas, estaba contagiado de covid-19.

Aseveró que para él no fue ninguna sorpresa enterarse de las quejas presentadas en contra de del supermercado porque él enfrentó las injusticias contra los trabajadores.

“Yo sabía que si salíamos enfermos nos tenían que pagar las dos semanas de enfermedad por covid”, dijo José. “Nos dijo el sindicato”.

José, quien eventualmente recibió su pago por enfermedad, dijo que se siente mal estar en un empleo donde los supervisores no les toman importancia como personas, solo como parte de un proceso para sacar la productividad.

“Les importa más la mercancía que la calidad de trabajo”, dijo José.

Añadió que a él sí le gustaría ver cambios en su trabajo principalmente cuando se trata de la salud de los empleados en medio de una pandemia.

“Si alguien sale enfermo del covid que lo manden a la casa y que los dejen que se vayan a hacer el examen”, explicó José. “Porque cuando yo le decía que si podía irme a hacer la prueba del covid en mi almuerzo o en mi descanso, el supervisor siempre se hacía el ocupado o que estaba hablando con alguien”.

Por su parte otro empleado de El Super de Los Ángeles, dijo que no tiene ningún problema con la tienda; él cree que todo el problema de las multas comenzó con una compañera de trabajo que se infectó y así llegó a trabajar sin avisarle a la supervisora.

“Yo no conozco sus necesidades, pero tal vez no podía dejar de trabajar por no perder el día, pero ahí empezó todo”, contó el trabajador quien prefirió no dar su nombre.

Agregó que para su fortuna, El Super en donde él trabaja no tiene sindicato, lo cual les previene de realizar movimientos de protestas las cuales, en su opinión, a veces no valen la pena.

“Le pagas tu mensualidad a los sindicatos para que te representen, pero ellos solo llegan a un contrato de un aumento de 10 centavos por año. A mí me han llegado a ofrecer la compañías directamente 50 centavos o hasta $1 sin contratos”, aseguró.

Buena decisión

Kathy Finn, secretaria y tesorera del sindicato United Food and Commercial Workers (UFCW) Local 770, que representa a empleados de cuatro supermercados El Super, dijo que están contentos de saber que la empresa es obligada a cumplir con la ley porque han venido escuchando quejas de los trabajadores por meses.

“Nuestros miembros desde el comienzo de esta pandemia han estado [trabajando] en primera línea, siendo expuestos todos los días y más que nadie al público en general”, dijo Finn. “Ellos desconocen si los clientes llegan infectados de covid-19. Así que ha sido muy aterrador y muy traumático para ellos [los trabajadores]”.

Finn explicó que la licencia por enfermedad con pago complementario fue algo muy útil, pero escucharon de sus miembros que con frecuencia que la empresa no les pagaba el dinero al que tenían derecho.

“Así que estamos muy contentos de que el comisionado laboral se presentó e investigó y salió con estas multas. Con suerte nuestros miembros serán compensados ahora por el tiempo que faltaron al trabajo”, dijo Finn.

La ley de licencia por enfermedad remunerada suplementaria de 2021, que entró en vigor el 29 de marzo y es retroactiva al 1 de enero de 2021, requiere que los trabajadores de California reciban hasta dos semanas de licencia por enfermedad si se ven afectados por covid-19.  

La ley expiró el 30 de septiembre de 2021.

Apelando la decisión

Rose, el portavoz de El Super, indicó que la empresa siempre ha estado comprometido con el cumplimiento de las leyes laborales. Aseguró que la reputación y relaciones con los empleados se han desarrollado durante más de dos décadas.

“El Comisionado Laboral ignora que hemos pagado más de $1,600 millones en licencias por covid-19 a nuestros valiosos empleados”.

Aseguró que por más de un año, El Super ha intentado trabajar con el Comisionado Laboral para proporcionar pruebas de cumplimiento total en cuanto a la licencia por enfermedad remunerada suplementaria (SPSL).

“Nuestros esfuerzos han sido ignorados y las últimas citas rozan la frivolidad. Es lamentable que, a pesar de nuestros esfuerzos de buena fe para resolver estos malentendidos”, dijo Rose. “El Comisionado del Trabajo actuó sin completar su investigación. Confiamos en que cuando se conozcan todos los hechos, prevaleceremos en la Corte”.