El Condado debe renovar su contrato con 211 LA

En 211 LA, ayudamos a personas de todas las edades; el espíritu de unión es lo que nos hace algo tan especial

Sello del Condado de Los Ángeles
Sello del Condado de Los Ángeles
Foto: Cortesía

Como parte de mi trabajo en 211 LA, tengo el honor de trabajar directamente con personas de la tercera edad en mi comunidad para asegurar que tengan acceso a comida, cuidado médico y alojamiento. Ha cambiado mi vida, y sé que ha cambiado las vidas de numerosas familias, muchas de las cuales nunca conoceré.

Mi trabajo es muy personal. Me encargo del cuidado de mi madre anciana, y entiendo lo importante que es tener acceso a servicios y saber que hay alguien con quien pueda hablar.

Pero ahora, 211 LA, la organización sin fines de lucro que opera el servicio 2-1-1 para el condado de Los Ángeles está amenazada.

Durante los últimos 40 años, 211 LA ha ayudado a cualquier persona que llama al 2-1-1 y que busca servicios. Pero líderes del condado han propuesto darle las operaciones de 2-1-1 a una empresa privada que dará preferencia a las ganancias y no al pueblo.

Me preocupa lo que pasará si 211 LA no estará para recoger el teléfono. Mis compañeras y yo hemos dedicado nuestras vidas a ayudar a las personas necesitadas. Conocemos nuestra comunidad y sabemos cómo hacerlo. Nací y crecí en Los Ángeles y conozco nuestra región a fondo.

Por ejemplo, encontrar servicios para nuestras personas mayores es una batalla, incluyendo para mi propia madre. En 211 LA, trabajo con personas de la tercera edad, que son frágiles, para asegurar que puedan conseguir servicios sociales para mejorar su calidad de vida. 

En el programa de personas mayores, hablamos diariamente con personas de la tercera edad y las registramos directamente a servicios. En este último año solamente, en 211 LA nos asociamos con otras organizaciones locales para registrar a más de 11,000 personas de la tercera edad en programas de alimentación y entrega de comida.

A menos que el condado de Los Angeles renueve el contrato, 211 LA podría cerrarse y trabajadoras como yo podrían perder sus trabajos. La mayor parte de mis compañeras son latinas y otras mujeres de color de varias comunidades del area de Los Angeles. Algunas hemos hecho este trabajo por 40 años. No sabemos quien nos reemplazará pero se que nuestra historia y experiencia se perdería.

El condado de Los Ángeles no debe perder este conocimiento de nuestras comunidades y lo que hace a cada vecindario tan especial. Sé que nuestras familias y comunidades no podrán perder los buenos trabajos de unión que tenemos en 211 LA.

¿Y qué harán nuestros ancianos? El año pasado, recibimos más de 80,000 llamadas de denuncias de maltrato a los ancianos, un servicio que hemos dado por más de 30 años y que hoy está en peligro de desaparecer.

En 211 LA, ayudamos a personas de todas las edades. Desde jóvenes a personas mayores, a comprender todo, desde asistencia en caso de desastre hasta servicios de salud pública. Necesitamos que la gente en Los Ángeles no se detenga cuando ven algo malo, sino que sepan cómo responder cuando hay un problema en la comunidad. El espíritu de unión es lo que hace a la guía 211 LA algo tan especial. Hay que mantenerlo así.

Yenny Garcia es una consejera de recursos comunitarios en 211 LA.