Preocupa a inquilinos incremento de la renta en la vivienda

Reporte subraya aumentos del 13% en los arrendamientos en LA y Orange

(Archivo)
(Archivo)
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

A principios del 2020 Verónica Arias y su familia habían recibido una orden de su arrendatario que la renta de su apartamento aumentaría por más de $300. Sin embargo, la pandemia del Covid-19 detuvo el proceso por dos años el cual expiró hasta este año y pronto recibirán otra carta notificando en cuanto aumentará su renta.

La familia de cuatro actualmente paga $997 en el apartamento localizado en Los Ángeles.

“Este es un edificio de bajos recursos y uno paga dependiendo de cuánto gana el inquilino”, dijo Arias, de 51 años.

Ella contó que en el 2019 su esposo tuvo buenas ganancias, razón por la cual se les anunció el aumento de renta. Sin embargo, al llegar la pandemia Arias se quedó sin empleo ya que es cosmetóloga y los salones de belleza cerraron.

“También vimos otras unidades donde los inquilinos han perdido empleos y creemos que no debería haber aumentos de renta”, añadió.

La situación de Arias y los inquilinos de su edificio es algo que se ha estado viendo más a menudo durante los últimos años.

El reporte “2021 California Affordable Housing Needs Report” (Informe de necesidades de vivienda asequible de California 2021) indica que los impactos de la pandemia solo han empeorado una situación ya insostenible que enfrentan los inquilinos de bajos ingresos de California, con un aumento de la falta de vivienda y cargas de costos que conducen a una mayor fragilidad de la vivienda y deterioro de la desigualdad racial.

 El reporte creado por la California Housing Partnership (CHP), una entidad de expertos en financiación de vivienda asequible, abogacía y política, indicó que el 78% de los hogares con arrendatarios de ingresos extremadamente bajos pagan más de la mitad de sus ingresos en costos de vivienda en comparación con el 6% de los hogares arrendados de ingresos moderados.

El alquiler medio en California ha aumentado un 35% desde el 2000, mientras que el ingreso familiar medio de los inquilinos solo ha aumentado un 6% (ajustado por inflación), según el reporte. Además, se subraya que los inquilinos deberían ganar casi tres veces el salario mínimo estatal para pagar el alquiler promedio solicitado en el estado.

La compañía de mercado inmobiliario en línea Zillow indicó que usualmente los aumentos anuales de alquiler son de 5%, pero entre enero de 2021 y enero de 2022, los aumentos han sido extraordinarios. Las áreas metropolitanas de Los Ángeles y Orange enfrentaron un aumento del 13%, la zona de Ventura obtuvo un 14% de aumento y en Inland Empire se experimentó un aumento del 18%.

Guadalupe González, organizadora de inquilinos con la Alliance of Californians for Community Empowerment (ACCE), dijo que el problema más común que existe es que muchos hogares de renta no tienen Ordenanza de Estabilización de Rentas (RSO); una situación que se da porque las viviendas fueron construidas después de 1978.

“Poco antes de que entrara en efecto el control de renta estatal que no permite a los dueños de propiedades subir la mensualidad más de un 10%, a un inquilino que conocemos le subieron el 100% de renta”, contó González.

El inquilino que trabaja como jornalero pagaba $600 y ahora está pagando $1,200 por un apartamento estilo estudio. Pese a que le subieron el doble, él no tuvo otra opción más que adherirse a los cambios ya que no pudo encontrar ninguna otra vivienda más barata, contó la organizadora.

Posibles soluciones

González explicó se deben aprobar las enmiendas de las ordenanzas para detener el acoso en contra de los inquilinos. También cree que si el fiscal de la ciudad multara a los dueños que no están siguiendo las ordenanzas llevaría un mensaje para todos aquellos que se rehúsan a seguir la ley.

“De la única razón que los dueños entienden es con dinero, así que van a pensar y van a decir, ‘esto me va a pegar en el bolsillo’”, dijo González. “Se puede decir que el 90% de los dueños cumplen con los requisitos porque no quieren problemas con la ley, pero al 10% de los dueños no les importa”.

El estudio creado por California Affordable Partnership indica que el estado necesita 1.2 millones de viviendas de alquiler más asequibles para 2030 para mantener el ritmo de la demanda. Esto equivale a aproximadamente 120,000 unidades por año durante la próxima década, lo que significa que el estado necesita una acción urgente lo más antes posible.

Recomendaciones

El Eviction Defense Network recomienda a los inquilinos que tomen en cuenta puntos muy importantes como leer el contrato y hacer preguntas de lo que no entienda antes de firmarlo. Tome fotos antes de mudar sus pertenencias a la vivienda para documentar si hay algo que no sirve antes que se entrar a vivir a la propiedad. No mienta en su solicitud, por ejemplo, con el número de personas que van a vivir ahí o si tiene mascotas.