Sierra & Tierra: Nunca antes tantos exigieron algo con tanta urgencia

Sierra es columnista del Sierra Club. Sígalo en Twitter @javier_SC

Manifestación "Fight for Our Future" en Washington, DC

Manifestación "Fight for Our Future" en Washington, D.C. Crédito: Christine Irvine @Christinebydesign | Cortesía

El tiempo vuela, y mucho más cuando cada minuto cuenta para todos los habitantes de nuestro planeta, especialmente para nuestros hijos y nietos.

Mientras las alarmas climáticas suenan con cada vez más estruendo, y los contaminadores climáticos se tapan los oídos con más vigor, el público, incluidos nosotros los latinos, exige actuar ya.

Nuestro planeta habla mucho más claro que los políticos del mundo. Incluso antes del verano, India y Paquistán están sufriendo unas olas de calor sin precedentes que están testando los límites de viabilidad de nuestro planeta, con temperaturas hasta los 140 grados F.

El calentamiento se está notando más en los polos que en cualquier otra región del planeta. En marzo, la plataforma antártica de hielo Conger, más grande que la Isla de Manhattan, colapsó, la primera en hacerlo tras cuatro décadas de observaciones satelitales.

Mientras tanto, el Congreso de Estados Unidos continúa en un imperdonable limbo parlamentario. La bancada demócrata del Senado debe renunciar a negociar con un partido de negacionistas climáticos que siguen tocando el arpa mientras arde nuestro mundo. El senador Kevin Cramer (R-SD), por ejemplo, opina al respecto que “no está clara esta crisis que los alarmistas se han inventado”.

Ya es hora de que el presidente Biden y los líderes demócratas rechacen este sinsentido y cumplan con sus promesas de abordar la crisis climática, y las crisis de cuidado de la salud, los empleos y la justicia social.

En días recientes, decenas de miles de manifestantes por todo el país dijeron “¡ya basta!” al presidente Biden, el Senador mayoritario Chuck Schumer y los congresistas demócratas. Todos han tenido suficiente tiempo para confeccionar un audaz paquete de inversiones climáticas. Ahora, deben actuar para aprobar con premura un presupuesto de reconciliación.

El apoyo a esta audacia climática es abrumador. Según una reciente encuesta de Pew Research Center, el 81% de los votantes latinos apoya abordar la crisis climática, incluyendo casi el 40% que declara que hacerlo es una gran prioridad.

En general, los estadounidenses también defienden abrumadoramente la acción climática. Una encuesta nacional de Gallup revela el apoyo a los créditos fiscales para instalar energía limpia en sus hogares (89%), establecer estándares más exigentes de eficacia de vehículos (71%) y créditos fiscales para la compra de vehículos eléctricos (61%).

Las soluciones son obvias. El 1 de mayo, por primera vez, la energía renovable abasteció por completo las necesidades de California, la quinta economía del mundo.

Una vez más se ha demostrado que la humanidad tiene los recursos, la tecnología y la voluntad popular para solucionar la crisis climática. Pero nos sigue faltando la voluntad política en el Congreso de Washington.

Señoras y señores congresistas, escuchen: Nunca antes tantos exigieron algo con tanta urgencia.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígalo en Twitter @javier_SC

En esta nota

calentamiento global Medio Ambiente

Suscribite al boletín de Política

Recibe gratis las noticias de política e inmigración diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain