Vendedores ambulantes del Corredor Salvadoreño en Pico Union piden que no los dejen sin su sustento de vida

Residentes y negocios del área apoyan proyecto de embellecimiento del área que incluye remover a los vendedores a quienes acusan de tirar mucha basura y malos olores

Silvia Orozco ha vendido en el Corredor Salvadoreño por más de 22 años. (Jacqueline García/La Opinión)
Silvia Orozco ha vendido en el Corredor Salvadoreño por más de 22 años. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: Jacqueline García/La Opinión / Impremedia

La señora Tomasa Chávez ha vendido comida en el Corredor Salvadoreño sobre la calle Vermont, entre la calle 11 y 12, por los pasados 12 años. A sus 60 años aseguró que este es el único sustento para vivir y teme perderlo ya que les están prohibiendo vender en esa área.

Unos 50 vendedores ambulantes, incluyendo a Chávez, han estado por muchos años vendiendo frente al centro comercial Two Guys Plaza, en el 1133 S. Vermont, pero hace unos seis meses la ciudad de Los Ángeles les prohibió vender sobre la acera debido a que estaban obstruyendo el paso peatonal y dejaban mucha basura.  

Two Guys Plaza les ofreció espacios para rentar convirtiendo el estacionamiento en un mercado al aire libre. Sin embargo, el pasado 7 de mayo la Plaza recibió una carta de la ciudad indicando que tras una inspección se verificó que está infringiendo la ley.

“Nos dieron un papel que dice que no está autorizado el estacionamiento para que vendamos aquí”, indicó Chávez quien no sabe a dónde se va a ir si la desalojan de ese lugar.

Tomasa Chávez es vendedora en el Corredor Salvadoreño. (Jacqueline García/La Opinión)

Silvia Orozco es otra vendedora de comida, dijo que desde hace unos seis meses están vendiendo dentro del estacionamiento lo cual no les beneficia. Aseguró que las ventas le han bajado hasta en un 80% ya que las personas no se quieren meter al estacionamiento para comprar y en la calle no hay estacionamiento. Mientras tanto ellos deben pagar $1,500 mensuales de renta por cada espacio de 10×10 pies. Ella renta tres espacios.

Cambio a beneficio de la comunidad

El cambio repentino se debe a un proyecto que lleva varios meses en planes liderado por el concejal representante del área, Gil Cedillo, vecinos del área y varios partidarios que abogan por una mejor calidad de vida de los residentes, negocios y vendedores de Pico-Union.

La oficina del concejal Cedillo indicó que se está realizando un mantenimiento diferido para cumplir con la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) al tener las calles accesibles para que pasen sillas de ruedas, andaderas y otras personas con discapacidades.

El cambio también pretende restaurar la seguridad publica y los vecinos del área ya no tendrán que lidiar con el mal olor que se queda debido por la comida y aceite así como el exceso de basura.

Ambar Ferman, empleada de un puesto de comida ambulante, dijo que ella ha visto algunos vendedores que se exceden al tapar la acera con sus pertenencias pero solo es cuestión de organizarse sin necesidad que los desplacen.

“Que nos pongan en un lugar que ellos consideren más indicado”, dijo Ferman.

Gerardo Zavaleta es vendedor en el Corredor Salvadoreño. (Jacqueline García/La Opinión)

Mientras tanto Gerardo Zavaleta, quien ha vendido en el Corredor Salvadoreño por ocho años, indicó que la belleza del corredor es que la gente llega porque le gusta lo tradicional y les recuerda a su país.

“Saliendo de la autopista 10 hay un anuncio señalando hacia acá que dice que es el Corredor Salvadoreño y si nos quitan ¿de qué sirve ese signo entonces?” cuestionó.

El Departamento de Saneamiento de Los Ángeles (LASAN) y la Oficina de Servicios Viales comenzaron su evaluación de la calle esta semana indicando que se han convertido en un lugar insalubre e inseguro que requiere mejoras y mantenimiento.

El gerente de la división de transporte de agua limpia de LASAN, Kwasi Berko, dijo en un comunicado que LASAN realizará una limpieza de rutina de los sistemas de alcantarillado y drenaje pluvial.

“Accederemos a las líneas de alcantarillado en el medio de la calle entre 11th, 12th, Vermont Ave. y New Hampshire Ave. para la limpieza de alcantarillado”, explicó. “También protegeremos los sumideros durante la limpieza eléctrica de las aceras para evitar que la escorrentía ingrese al sistema de drenaje pluvial”.

El Consejo Vecinal de Pico Union y la Asociación de Vecinos de Berendo son algunos de los grupos residenciales del área que se han solidarizado para ayudar a restaurar la calidad de vida y la seguridad a lo largo del Corredor de Vermont y sus calles residenciales.

“Durante muchos años, la comunidad ha vivido con aceras y calles cubiertas con grasa y escombros que han contaminado los desagües pluviales y generado un mal olor que impregnaba el vecindario”, indicó el concejo vecinal Pico Union en un comunicado. “Esperamos que nuestros residentes y adultos mayores puedan caminar tranquilamente todos los días en un ambiente limpio y seguro que será provisto por este proyecto de mejora del vecindario”.

Los vendedores están instalados temporalmente en un estacionamiento. (Jacqueline García/La Opinión)

El concejal Cedillo dijo que las familias y personas mayores principalmente inmigrantes de bajos ingresos que viven en una de las áreas más densas de Los Ángeles merecen calles y aceras seguras, limpias que cumplan con la ley ADA. De igual forma, los vendedores merecen prosperar, ganarse la vida y estar protegidos de intimidación y extorsión de pandillas.

Para ayudar a ambos dijo que asignó $500,000 para nuevos carritos de venta y permisos que se entregarán a los vendedores.

El Fondo Salvadoreño Americano de Liderazgo y Educación (SALEF) se encargará de ayudar a los vendedores a recibir permisos y material educativo para conocer sus derechos y diversas regulaciones.

“Estoy agradecido por la colaboración positiva con todas las entidades y espero con ansias la culminación de este gran proyecto”, aseveró Cedillo.

Adicionalmente, presentó una moción el 10 de mayo que ordena al Departamento de Desarrollo Económico y Laboral emitir una solicitud de propuestas para implementar el programa de carritos de venta ambulante en la acera e informar al ayuntamiento con el contratista propuesto para liderar el esfuerzo.

La moción fue remitida al Comité de Empleo y Desarrollo Económico.

Los trabajadores ambulantes dijeron que van a protestar constantemente hasta que se les escuche y se les ayude a tener un lugar seguro y accesible para vender sus productos.