A un paso de mejorar el cuidado de pacientes y trabajadores en los asilos y centros de la tercera edad

El presupuesto anual de California incluye $10 millones para ayudar a los trabajadores de cuidados a largo plazo; el gobernador tiene hasta el 25 de junio para firmarlo

Trabajadores en los centros de la tercera edad se manifiestan y piden un suledo mínimo de $20.
Trabajadores en los centros de la tercera edad se manifiestan y piden un suledo mínimo de $20.
Foto: SEIU Local 2015 / Cortesía

La semana pasada la legislatura de California aprobó un presupuesto estatal de $300 mil millones el cual está en espera de ser firmado por el gobernador Gavin Newsom antes del 25 de junio.

El presupuesto incluye $10 millones que ayudarán a crear mejores condiciones laborales que beneficiará a los trabajadores de cuidado a largo plazo y a sus pacientes. Esto mediante la creación de una Junta de Estándares de Calidad de Instalaciones de Enfermería Especializada y/u Hogares de Personas Mayores.

La junta compuesta de trabajadores, residentes, defensores de hogares de ancianos trabajará con los reguladores estatales y la industria para establecer estándares mínimos de salarios, beneficios, nivel de personal, protecciones en el lugar de trabajo, capacitación y condiciones de atención de los residentes.

Esta es una muy buena noticia para trabajadores como Robert Ororia quien ha trabajado como enfermero asistente certificado (CNA) desde hace cinco años.

“Soy un gran creyente en la transparencia y espero que esta junta realmente brinde la oportunidad de mostrar que los trabajadores que trabajan en estas instalaciones ayudan a realizar los cambios que deben realizarse”, dijo el enfermero. “Empleados promedio como yo, podremos estar en una junta como esta para ayudar a hacer estos cambios que beneficie a muchos”.

Trabajo difícil que se debe hacer

La casa de convalecencia donde trabaja Ororia está especializada para personas que sufren demencia y Alzheimer, así como reclusos que sufren necesidades médicas enviados de la cárcel Twin Towers en el centro de Los Ángeles.

Esta permanece bajo seguro en todo momento para evitar que las personas puedan salir a la calle y deambular.

Ororia contó que el trabajo puede ser muy difícil cuando no hay suficiente personal. Cuando llegó la pandemia del Covid-19 muchos renuncian por temor a infectarse.

Estadísticas revelan que durante la pandemia del Covid-19, alrededor de 10,000 californianos vulnerables perdieron la vida en los hogares de ancianos.

“Lo peor de todo es que sabemos que esto es prevenible y lo sabemos porque los dueños son compañías privadas que ponen sus ganancias primero antes que el paciente”, dijo Arnulfo de la Cruz, vicepresidente ejecutivo del SEIU Local 2015, sindicato que representa a los trabajadores de cuidados de  la salud.

Trabajadores escriben lo que no pueden costear con sus salarios. (Suministrada)

Ororia reconoció que los trabajadores deben tener mucha pasión para realizar ese trabajo, sobre todo cuando los salarios son el mínimo —de $15 por hora— o unos cuantos centavos por encima del mínimo.

El trabajo puede ser muy laborioso y en ocasiones hasta peligroso cuando los pacientes se ponen agresivos. Recientemente Ororia pasó dos semanas en recuperación después que un residente le aventó un banco de aluminio y le lastimó sus brazos.

Pero también indicó que para muchas personas de la tercera edad, los enfermeros y el personal de las casas convalecientes son sus únicos familiares, así que debe haber un tipo de afinidad y compasión para realizar el trabajo.

El enfermero dijo que ellos necesitan un salario más alto que pueda compensar por lo que hacen.

“El beneficio no solo es para los trabajadores sino también para los pacientes”, dijo Ororia.                         

Ayudando a los más vulnerables

El presupuesto, si es aprobado, tendrá un enorme impacto en la forma en que California trata a sus personas mayores y discapacitadas más vulnerables.

El reto para los trabajadores es trabajar cuidando a más de 10 pacientes por turno a un salario de alrededor de $15, indicó de La Cruz.

“Así que cuando están con sus pacientes todo el día, asegurarse que tienen sus alimentos, que su cama sea cómoda y limpia, dándoles medicina, es demasiado trabajo para que ellos mismos no puedan ni proveer para sus propios familiares”, recalcó. “La pregunta es, estos son los trabajadores que cuidan a California pero ¿quién los cuida a ellos?”

Líderes comunitarios y funcionarios electos entienden la importancia de esta crisis en la comunidad —y que cada vez más trabajadores dejan el empleo— así que la legislatura incluyó los $10 millones en el presupuesto anual.

La junta directiva permitirá a los trabajadores hablar de cómo retener a los trabajadores en estos empleos, el salario que se merecen, los beneficios y el número designado de pacientes que cada enfermero debe tener.

La idea es que los trabajadores que cuidan por los seres queridos de alguien ganen un salario digno que les permita tener beneficios y salarios necesarios.

“Creemos que si hacemos nuestro trabajo al continuar levantando nuestras voces esta semana, el gobernador firmará el presupuesto”, dijo de la Cruz.

El proyecto presupuestario ya se encuentra en el escritorio del gobernador Newsom, quien está preparándose para un acuerdo presupuestario final que debe ser firmado antes de finalizar la semana.